Dormir sin tocarse y no pegar ojo en toda la noche, motivo de ruptura

Cómo afecta el sueño a tu relación de pareja

image

Pasar una mala noche puede empeorar tu vida sexual y minar tu relación.

Así lo constató una encuesta realizada por la Universidad de Hertfordshire de Reino Unido. Independiente de la postura, las parejas que duermen a poco más de dos centímetros de separación son más felices que aquellas que lo hacen a más de 60 centímetros.

image

Mantener el contacto físico, también mientras duermes, es importante para la supervivencia de la pareja. (Foto: Getty Images)

Los resultados también indicaron que la mayoría de las parejas (el 94 por ciento) que mantenían algún contacto mientras dormían eran felices en su relación, mientras que solo el 68 por ciento de los que no se tocaban mientras dormían tenían el mismo estado de satisfacción.

Y es que dormir en la misma cama (bien pegaditos) nos proporciona una sensación de unidad y conexión emocional. A pesar de que a veces conlleve dificultades para descansar, si la otra persona ronca y o se mueve continuamente, dormir en pareja tiene un componente de intimidad beneficioso para la pareja.

image

Una cama compartida puede significar desde sexo casual hasta un espacio de comunicación, según cuenta Michael Breus, doctor especializado en sueño y columnista del Huffington Post.

Por otro lado, una mala noche puede ser precursora de un conflicto de pareja, asegura un estudio de la Universidad de California publicado en 2013 en la revista Social Psychological and Personality Science.

De hecho, si no has pegado ojo en toda la noche es probable que acabes discutiendo al día siguiente con tu pareja. La falta de sueño puede generar una pérdida de las habilidades para leer las emociones de la pareja e incrementa los sentimientos negativos.

image

¿Está de morros contigo? Hacerle un cariñito antes de dormir puede hacer que se le pase el mosqueo. (Foto: Getty Images)

Otra investigación, llevada a cabo en la Universidad de Berkeley, llegó a la mismo conclusión: las parejas que pasan una noche agitada sienten menos aprecio por su relación y tienen menos demostraciones de cariño al día siguiente.

Esto sucede porque la falta de sueño conduce a respuestas amplificadas a los estímulos emocionales negativos, así como al incremento de sentimientos negativos como la ira. Es decir, las personas que duermen mal suelen reaccionar con agresividad a problemas en sus relaciones.

Por eso, los expertos consideran que existe una conexión lógica entre la falta de sueño y el conflicto en la relación.

image

Por tanto, consideran que los trastornos del sueño promueven las discusiones pudiendo llegar a ser un factor clave en el desarrollo de conflictos de pareja, y hasta pueden poner en riesgo la relación.

“La falta de sueño nos hace más egoístas porque nos lleva a priorizar nuestras necesidades sobre las de nuestros compañeros”, explica Amie Gordon, autora del estudio.

En este sentido, la investigación encontró que una mala noche de sueño deja a las personas menos en sintonía con los estados de ánimo y la sensibilidad de su pareja.

Y estar muy cansados puede ser el motivo por el que se deje de decir gracias, lo cual hace que el otro piensa que su pareja lo está dando por sentado. “Al final probablemente ambos terminarán malhumorados”, concluye la experta.

También te puede interesar:

La compatibilidad sexual no es lo único esencial en la pareja

Susurrarle al oído derecho, el truco (indetectable) para que coma de tu mano

Las mujeres duermen (cada noche) 30 minutos más que los hombres

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente