Doom Patrol: ¿Esta serie de HBO es mejor que The Umbrella Academy en Netflix?

Por Rafael Galán
Photo credit: Smallz + Raskind

From Esquire

Doom Patrol (HBO) habría sido impensable en tiempos de Smallville, la malograda serie sobre la juventud de Superman (la serie, en sí, ha envejecido mal, y, encima, la trama truculenta, pero que muy truculenta, de la actriz Allison Mack y la secta sexual en la que estaba metida, le ha hecho un flaco favor a la serie, que tenía toda una base de los fans pendientes de su personaje). Ni te cuento en tiempos de El gran héroe americano. Qué narices, esta serie habría sido impensable hace cinco años. Más aún, habría sido impensable hace dos años, antes del 3 de febrero de 2017. Luego vamos con esa fecha. Y quien dice Doom Patrol, dice The Umbrella Academy (Netflix), dos joyas del entretenimiento televisivo que tienen su origen en los cómics y los superhéroes. Pero decir eso es quedarse corto. Son dos series inclasificables, en tanto que los superhéroes son más bien anti-heróes y proponen historias complejas, tanto por los conflictos de los personajes, como por las historias en sí. Si eres aficionado a los cómics, no es difícil entrar en su mundo, pero si no lo eres requieren un acto de fe. Que luego compensa, pero requieren un acto de fe, sí o sí. Porque eso de viajar a otras dimensiones a través del esófago de un burro, que envía mensajes en sus flatulencias como si fuera un biplano acrobático de esos que escriben en el cielo cosas como Te quiero, Mari Carmen o S.O.S., requiere de confianza. Aunque luego merezca la pena.

Y ahora vamos ya con lo de la fecha. Aunque ya llevamos casi siete años con el boom de las series de superhéroes en lo que podríamos denominar como la televisión moderna, que comenzó con la serie Arrow, no fue hasta que se estrenó Legión (es de FX, pero también está en HBO) que quedó demostrado que las historias de superhéroes podían tener un código propio, pero sobre todo que podían romper nuevos límites (en ese caso, recuperando a un personaje menor de los X-Men y contando historias que no eran las habituales). La segunda temporada echó por tierra todo lo que había sembrado la primera, pero sirvió para abonar el camino para series venideras. Como Luke Cage o Jessica Jones, en Netflix (Daredevil es una gran serie, pero no deja de tener un formato clásico, lo mismo que le ocurre a Punisher, que es más convencional aún). Pero los extremos a los que han ido The Umbrella Academy y Doom Patrol no tienen nada que ver. Esto es arriesgarse en televisión y lo demás son tonterías.

Soy fan de la Patrulla Condenada (qué gusto da llamarles así, aunque solo sea en una frase de este artículo), desde tiempos inmemoriales. Para que te hagas una idea, me compraba en inglés los números escritos por Grant Morrison. Los devoraba. No me enteraba de nada, pero me fascinaban (y no era por el inglés, sino porque era un mico). Cuando leí que Cliff Steele y el resto de la pandilla iban a salir en una serie de televisión pensé: No way, man. Y, fíjate, tú, que ahora te digo: Thank you, man. Creía que Cliff Steele, Niles Caulder y Crazy Jane y televisión eran términos antitéticos. ¿Flex Mentallo? Venga, hombre, cómo va a funcionar eso. Y funciona.

Lo mismo, exactamente, lo mismo pensé cuando leí que adaptaban The Umbrella Academy. A este paso, ya lo sé, nunca seré showrunner de nada. Pero pensaba: ¿Klaus y Ben en televisión, venga ya? Y vaya si me equivocaba. Porque de pensar eso a escribir ¿Cuál es tu frase favorita de Klaus en The Umbrella Academy? va un verdadero abismo. Pero bueno, equivocarse es muy sano.

El caso es que son las dos series de superhéroes que más han arriesgado en televisión, y la jugada les ha salido redonda. Ya se está trabajando en la segunda temporada de The Umbrella Academy y no me cabe ninguna duda de que van a renovar Doom Patrol. Las dos series se parecen en cuanto a su ambición narrativa, en cuanto a su anhelo de romper con los límites establecidos para el género (que The Umbrella Academy rompe también de tantas formas, empezando por esa imbricación en la acción de la música estilo Tarantino). Las dos son historias de anti-héroes. Las dos tienen un puntito gore que no les sienta nada mal (tenemos a Cliff arrancando extremidades y utilizándolas como cachiporra por un lado, y a Cha-Cha y Hazel torturando por el otro).

Que The Umbrella Academy bebe de los cómics de Doom Patrol está claro. ¿Se parecen los personajes de la Patrulla Condenada a los personajes de The Umbrella Academy? Buena pregunta. A ver, está Niles Caulder, el Jefe, que oculta unos misteriosos planes al resto del equipo. Hmmmmm... ¿Papá Hargreeves? ¿Luther? Luego esta Cliff Steele, un cerebro atrapado en un cuerpo robótico. ¿Una cabeza atrapada en otro cuerpo...? Hmmmm. ¿Luther, otra vez? Luego está Crazy Jane, que tiene más de 60 personalidades diferentes, cada una con un poder diferente. Ejem, ¿algo que ver con Klaus? Dorothy Spinner es una adolescente recién llegada a la pubertad con rostro de simio, y la capacidad de dar forma física a los seres que imagina y a los miedos de su subconsciente. Vaya, vaya, vaya: alguien que consigue que lo que imagina se haga realidad... ¿Allison? A ver, que recuerda, pero tampoco es que sean lo mismo. (Si quieres saber en quién están realmente inspirados los personajes de The Umbrella Academy, pincha aquí.) Pero no, está claro que no son los mismos personajes.

The Umbrella Academy, basada en el cómic Dark Horse co-creado por Gerard Way de My Chemical Romance (otro apasionado de la Doom Patrol que se ha convertido también en guionista de su serie de cómics) nos cuenta la historia una familia de ex superhéroes infantiles que se reúnen después de la muerte de su padre adoptivo, solo para descubrir que tienen unos pocos días por delante para evitar el fin de el mundo. Doom Patrol cuenta la historia de un grupo de monstruos reunidos para proteger a 0un mundo que se burla de ellos. Ambas series presentan a personajes extraños que no son muy habituales en televisión. Estamos hablando, por ejemplo, de un héroe americano, de un ex piloto de pruebas desfigurado llamado Larry Trainor, homosexual reprimido, que va por la vida vendado nivel Nefertiti y que puede liberar un ser hecho de energía pura sobre el que no tiene control. Y luego está lo del esófago del burro, y lo de sus pedos, también.

Y ahora viene la pregunta: ¿Es mejor o peor Doom Patrol que The Umbrella Academy? Lo primero que te podemos decir es que si no la has visto, que la veas, y luego te vamos a decir, que sí, que es mejor. Y es mejor porque sabe que la apuesta es tan alta, que no se toma en serio. Nunca una serie ha sido tan consciente de que va a ser complicado que salga airosa, pero lo va a intentar de todas formas. Porque es una serie rara. Es ciencia ficción rara. Porque cuando ya estás asentado te meten al personaje de Cyborg (es un órdago que podría haber salido mal, pero que sale bien). Pero está bien contada. Y los personajes son interesantes. Y la serie navega a gusto en su rareza. Porque el narrador rompe la cuarta pared, algo a lo que no estábamos acostumbrados en este género en televisión y que, en el fondo, está en la naturaleza de los cómics. Pero es que la trama integra eso mismo en la serie, y eso es un ejercicio de valentía que no puede quedar sin recompensa.

Los personajes son más atractivos. La alineación de esta Doom Patrol es principalmente el grupo clásico de los años sesenta: Negative Man (interpretado por Matthew Zuk debajo de las vendas, aunque Matt Bomer proporciona la voz y interpreta a Trainor en flashbacks); Robotman (Brendan Fraser como la voz y el cuerpo del flashback, Riley Shanahan interpretándolo en el presente), un ex piloto de NASCAR cuyo cerebro ha sido colocado dentro de una carcasa metálica; Rita Farr (April Bowlby), una ex estrella de cine cuyo cuerpo ahora es elástico; Crazy Jane (Diane Guerrero), que tiene 64 personalidades diferentes y un superpoder para cada una de ellas, y Niles Caulder (Timothy Dalton), el cerebrito Big Bang Theory inmortal en silla de ruedas.

Mientras que The Umbrella Academy se toma en serio, como se toma en serio a sí misma una película de Wes Anderson, Doom Patrol es consciente de que hay un absurdo fundamental en estas historias de superhéroes, y puedes (pero, sobre todo, debes) aceptar esto cuando das forma a tus personajes.