¿Dónde se manifiestan los primeros indicios de muchas enfermedades?

La boca juega un papel fundamental en nuestra salud y bienestar general. (Foto: Getty)
La boca juega un papel fundamental en nuestra salud y bienestar general. (Foto: Getty)

Existe una estrecha relación entre la salud bucodental y la salud general del organismo. La boca, al igual que la piel, es un indicador externo de nuestro estado de salud, y nuestra encías, dientes y lengua pueden mostrar indicios y síntomas de lo que sucede en nuestro organismo.

Sin embargo, según los últimos datos sacados por el INE, a nivel nacional sólo la mitad de los niños se cepilla los dientes cada día y menos de la mitad de los adultos (el 43 por ciento) sigue hábitos constantes de prevención.

La boca está llena de bacterias, más de 400 tipos diferentes incluyendo aquellas relacionadas con las caries dentales, las enfermedades periodontales y enfermedades sistémicas. (Foto: Getty)
La boca está llena de bacterias, más de 400 tipos diferentes incluyendo aquellas relacionadas con las caries dentales, las enfermedades periodontales y enfermedades sistémicas. (Foto: Getty)

Prevenir enfermedades

Según la publicación especializada Dentistry Today, “muchas enfermedades que afectan al organismo en su conjunto tienen su primera manifestación en la cavidad bucal”.

Y es que el cuidado de la salud bucodental ayuda al control de la diabetes, a prevenir las enfermedades cardiovasculares y respiratorias. Además, la observación de determinados aspectos bucodentales puede revelar problemas renales, ansiedad, anorexia, trastornos digestivos… incluso un diagnóstico precoz del cáncer de boca.

Ecosistema complejo

La boca es un ecosistema complejo en el que están presentes muchas bacterias, que se mantienen en equilibro cuando el ecosistema permanece sano. Sin embargo, el desequilibrio biológico provoca que las bacterias responsables de las caries dentales, las enfermedades periodontales e, incluso, de enfermedades sistémicas que afectan a la salud general encuentran en la cavidad bucal una vía de entrada al torrente sanguíneo.

Para mantener el equilibrio en el ecosistema bucodental es necesaria una buena higiene bucal, basada en el cepillado y el uso hilo dental diario”, explica Alba Castañé, presidenta de Compromiso y Seguridad Dental.

La relación entre salud general y salud bucodental es bidireccional, las personas con sistemas inmunológicos débiles tienen más probabilidades de tener mayores niveles de infecciones en la boca. Un ejemplo de ello son los fuegos labiales o el algodoncillo que se puede presentar tanto en niños como adultos.

Las enfermedades gastrointestinales, respiratorias y vasculares también afectan al estado de salud bucodental. Los medicamentos y la carencia de determinados nutrientes también generan problemas en nuestra boca.

Es importante incluir en nuestros hábitos de cuidado de la salud, las revisiones periódicas de nuestra boca, a modo preventivo y como parte del cuidado de nuestra salud en general. Es recomendable acudir al dentista cada 6 meses. Una práctica buena para la salud y para el bolsillo, ya que la prevención y la detección precoz evitará multitud de tratamientos y nos permitirá mantener nuestra dentadura mucho más tiempo.

Aprender la técnica del cepillado es importante para asegurarse una correcta higiene bucal. (Foto: Getty)
Aprender la técnica del cepillado es importante para asegurarse una correcta higiene bucal. (Foto: Getty)

Sin embargo y a pesar de las recomendaciones científicas, acudir de forma preventiva al odontólogo no es un hábito muy instaurado en nuestro país. Según un estudio de 2016 de la Universidad de Murcia, el 77,4 por ciento de las mujeres acude alguna vez al dentista a realizarse revisiones a pesar de no tener ningún problema bucodental o estar sometidas a algún tratamiento, frente al 52,8 por ciento de los hombres. Entre las razones para no ir con más frecuencia al odontólogo, la principal es el precio.

Desde el Colegio Oficial de Odontólogos y Estomatólogos de la I Región (COEM) nos recuerdan los beneficios de visitar al dentista al menos dos veces al año.

Permite la detección temprana de enfermedades graves: visitar periódicamente al dentista permite a los profesionales detectar lesiones malignas o pre-malignas en la boca y alertamos así de un problema de salud grave, como puede ser el cáncer oral.

Reduce el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares: los pacientes con algún tipo de enfermedad en las encías tienen entre un 25 y un 50 por ciento más de posibilidades de padecer un trastorno cardiovascular.

Aumenta la calidad y “cantidad” de vida: poder comer de todo, no sufrir por tu boca y lucir una sonrisa sana, forma parte de una vida saludable y de calidad. Esto influye de forma positiva en la esperanza de vida.

Ayuda a disminuir la gravedad de enfermedades metabólicas como la diabetes: la enfermedad periodontal, además de provocar la pérdida de dientes, también puede afectar a la diabetes, perjudicando el control del azúcar en la sangre.

Hace posible una tercera edad plena y saludable: muchos de los problemas bucales que se achacan a un deterioro natural no son propios de la tercera edad. La falta de dientes o las prótesis mal ajustada generan problemas de salud que pueden y deben ser detectados y solucionados.

Evita partos prematuros durante el embarazo: existe una clara relación entre las enfermedades periodontales y el nacimiento prematuro del bebé. Por esta razón, la salud bucodental durante el embarazo es muy importante para las futuras madres.

Detecta enfermedades renales: las enfermedades renales pueden ser detectadas en una revisión odontológica ya que, cuando los riñones no funcionan bien, se suele tener mal aliento y un sabor desagradable en la boca.

Favorece un descanso y un sueño más reparador: controlar el bruxismo, o el hábito de apretar y/o rechinar los dientes, evita dolores de cabeza, contracturas cervicales, tensión, sensibilidad dentinaria e insomnio.

Permite el correcto desarrollo bucal en los niños y educa en salud: la visita al dentista cada seis meses desde una edad temprana contribuye a crear hábitos saludables en la infancia y en la adolescencia.

También puede interesarte:

¿Has comprado tu férula dental por Internet?

Las consecuencias de tener unas encías enfermas (en distintas partes del cuerpo)

¿Cuántas veces al año debemos ir al dentista?

Por qué te duelen los dientes

Las gafas que te ayudan a superar el miedo al dentista

Si haces esto (solo) una vez al año vas a tener cáncer oral

Si no cuidas esta parte del cuerpo puedes sufrir un parto prematuro

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente