¿Dónde está Messi en el momento más importante de la temporada?

Marcelo desactiva una oportunidad clara de gol ante Leo Messi. (Foto JAVIER SORIANO / AFP) (Photo by JAVIER SORIANO/AFP via Getty Images)

Leo Messi disputó en el Santiago Bernabéu uno de los clásicos más intrascendentes que se le recuerdan en los últimos años. Con dos claras ocasiones de gol falladas ante Thibaut Courtois, el argentino no fue capaz de poner de cara un partido vital para el devenir de la Liga 2019/20, un hecho que dio vida al Real Madrid y que acabó con el conjunto de Zinedine Zidane rebasando al Barça en todos los aspectos del juego.

Para encontrar las causas del bajón en el rendimiento que ha sufrido el rosarino en esta semana clave para la entidad del Camp Nou, hay que apuntar diversos aspectos. El primero refleja la falta de jerarquía que demuestran la mayoría de futbolistas del XI azulgrana, donde algunos fichajes que deberían alterar el rumbo del equipo, como Frenkie de Jong o Antoine Griezmann, tienen pánico a tomar sus propias decisiones en campo rival.

En este sentido, tanto el neerlandés como el francés buscan al argentino en todas las jugadas pese a que ni sea la mejor opción ni se encuentre en una situación ventajosa. Así, no solo cargan toda la responsabilidad del gol a Messi, si no que además permiten a los rivales anticiparse a las jugadas y concentrar la mayoría de sus esfuerzos en trenzar planes para frenar en seco al ‘10’ culé.

Por otra parte, la planificación deportiva ha diseñado una plantilla desequilibrada, tuerta y huérfana de desborde y de regate. Por este motivo y a sus 32 años, Messi se ve obligado a multiplicarse en el campo tanto en la zona de creación para dotar de velocidad a la circulación de balón como en el último tercio, donde debe aportar el grado de fantasía en el uno contra uno que nadie más posee.

Por último, también es necesario resaltar las decisiones del cuerpo técnico. Desde la llegada de Quique Setién y ante los problemas del equipo para acelerar y desacelerar cuando desease, el técnico cántabro movió ficha para bajar a ‘10’ azulgrana hasta el centro del campo. Con ello, ha incrementado el número de intervenciones del rosarino, pero también ha aumentado el desgaste de Messi y la dependencia hacia él por parte de sus compañeros.

Diversos son los factores que han llevado a Leo Messi ha descender su rendimiento en la semana más fundamental en lo que llevamos de temporada, pero mismo el resultado y nulas las soluciones. A medida que envejece y sus capacidades físicas sufren un progresivo descenso como es normal, el Barça de Quique Setién, inmerso en un período de reconstrucción, necesita aún más a su estrella. Por primera vez, Messi ha dado síntomas de ser mortal en la entidad catalana.


Más historias que te pueden interesar: