Donald Trump da un discurso muy propio de él en la boda de su hija

Donald Trump con su hija Tiffany el día antes de su boda credit:Bang Showbiz
Donald Trump con su hija Tiffany el día antes de su boda credit:Bang Showbiz

Este fin de semana Donald Trump consiguió robarle parte del protagonismo a su hija Tiffany en su propia boda porque todo el mundo estaba pendiente de sus gestos para ver si los resultados de las elecciones legislativas habían arruinado su buen humor al no haber conseguido la abrumadora victoria de los republicanos que él había pronosticado.

Sin embargo, Trump supo dejar de lado la política por un día para apoyar a la cuarta de sus cinco hijos, y la única que tiene con su segunda esposa Marla Maples, con quien antes de casarse había mantenido un idilio que acabó con su primer matrimonio con la fallecida Ivana Trump. El millonario clan decidió dejar atrás las desavenencias del pasado con motivo del gran día de Tiffany y la novia pudo posar con sus padres, su madrastra Melania y su hermanastra mayor Ivanka como una gran familia feliz.

El empresario se encargó de acompañarla camino del altar para que le diera el 'sí quiero' al rico heredero Michael Boulos y también cumplió con la tradición de ofrecer un discurso muy en su línea durante el banquete posterior. Por una parte, alabó a su nuevo yerno asegurando que es una persona muy madura para sus años y no dejó escapar la oportunidad de presumir de su influencia desvelando que él, personalmente, le ha visto "codearse con gente muy importante". Y por otra, le hizo una advertencia medio en serio medio en broma asegurándole que más le valía tratar bien a Tiffany.

También hizo alusión al huracán que había estado a punto de arruinar la boda para afirmar que él había tomado la decisión de arriesgarse y no prepararse para la posible lluvia.

"Estaban muy preocupados. Me dijeron que iban a construir una gran carpa sobre la piscina. Yo no quería ninguna carpa porque, si levantas una, sucederán dos cosas. En primer lugar, te costará dinero, ¿Y quién quiere gastar dinero? Además, no es lo mismo. Así que le dije a Tiff: 'Vamos a arriesgarnos'". Al final Trump tuvo suerte y el tiempo les dio una tregua el sábado.