La cruzada de Trump contra los lavavajillas, retretes, duchas y bombillas de bajo consumo

Faltan más de nueves meses para las elecciones presidenciales en Estados Unidos, pero Donald Trump ya está de campaña. Mientras que sus rivales demócratas intentan dilucidar quién será el candidato, el presidente tiene la capacidad de marcar la agenda social.

Y en estas últimas semanas no ha sido ni el muro con México, ni la investigación que está viviendo los protagonistas de sus críticas. El magnate ha empezado una campaña contra los lavavajillas, las cisternas y las bombillas de bajo consumo. El motivo es claro: atacar las regulaciones de eficiencia energética que hay en Estados Unidos.

Donald Trump. (AP Photo/Eric Gay)

Su último discurso en Milwaukee ha sido la mejor prueba de que su cruzada va muy en serio. El presidente ha asegurado que está a punto de aprobar “nuevos lavaplatos” que “echan más agua para que puedas lavar y enjuagar tus platos sin tener que hacerlo diez veces”.

Trump siempre se ha mostrado partidario de los modelos antiguos que según él eran “una explosión de agua”. Obvia, claro está, que también eran mucho menos sostenibles y que no contribuían a reducir las emisiones a la atmósfera.

Misma nostalgia está mostrando con los retretes y las duchas antiguos. Sobre los primeros, sus críticas se han centrado en que hay que tirar “10 o 15 veces” de la cisterna para que el chorro de agua sea suficiente; mientras que de los segundos sus reproches están dirigidos a que los filtros hacen que solo caigan gotas y no un chorro completo para lavar “esta hermosa cabellera”.

Finalmente, las nuevas bombillas de bajo consumo tampoco son del agrado del magnate, ya que “cuestan cinco veces más y hacen que se te vea naranja”.

Las bombillas LED son muy criticadas por Trump (Getty Creative)

El motivo de sus reivindicaciones

Todos estos chascarrillos, comentarios a priori inocentes con los que Trump intenta acercarse a algunas de las situaciones diarias que pueden vivir sus votantes, tienen en el fondo un profundo trasfondo. Y este es poner en duda los estándares de ahorro de agua y eficiencia energética que están supervisados por el Departamento de Energía, tal y como cuenta Eldiario.es.

Estas medidas, sobre las que hay un consenso no solo nacional, sino también internacional, ayudan a frenar las emisiones de gases de efecto invernadero a la atmósfera y frenan los efectos del cambio climático.

Lo que está haciendo Trump poniéndolas en la diana es abrir un debate que no existía e intentar que cambien las regulaciones. Pese a que el magnate lo está utilizando para atacar a los demócratas, lo cierto es que estas medidas son anteriores al mandato de Obama y se han aplicado también en Gobiernos republicanos.

Las elecciones serán las que dicten sentencia, lo que parece claro es que de la mano de Trump el negacionismo climático sigue ganando poder e influencia.

Más historias que te pueden interesar: