Don Juan Carlos, pillado en Irlanda con su amiga especial Marta Gayá.

Antonio Diéguez

Ni ha estado en la misa de despedida de su amigo piloto Ángel Nieto, ni en Mallorca disfrutando de las vacaciones con la Familia Real. En su lugar, don Juan Carlos ha pasado unos días en Irlanda con unos amigos en la localidad de Clonmellon, a 80 kilómetros de Dublín, propiedad del banquero de origen mexicano Allen Sanginés-Krause.

Don Juan Carlos y Marta Gayá, una historia con mucha historia (GTres).

Allí el rey emérito ha asistido como invitado de honor de la reformada iglesia de San Juan Bautista, cuya restauración ha promovido su amigo anfitrión. Claro está, la presencia de don Juan Carlos ha generado un enorme revuelo entre los habitantes de este pequeño municipio irlandés, que han grabado unos vídeos con sus móviles y los han compartido en internet. Ojo con el siguiente vídeo.

La sorpresa ha llegado cuando en algunas de estas imágenes se ha interceptado a Marta Gayá –la señora con pelo recogido y bufanda de colores, que aparece en los primeros vídeos–. Se trata de la empresaria mallorquina a la que muchos medios han vinculado sentimentalmente con el padre de Felipe VI en el pasado. ¿Qué significa ahora este reencuentro entre el monarca emérito y Gayá? Sea lo que sea, se ha convertido en un nuevo escándalo que azota a la Familia Real.

Aunque la relación entre don Juan Carlos y Marta fue un secreto a voces desde que se inició a finales de los 70 y se mantuvo oculta durante más de 20 años, la verdad salió a la luz hace escasos meses, cuando OK Diario filtró una grabación en la que se escuchaba al rey de España en la que se refería a su amiga: “Nunca he sido tan feliz”.

No es la única mujer especial en la vida del monarca, además de doña Sofía. Se le ha relacionado sentimentalmente con Corinna zu Sayn-Wittgenstein y Bárbara Rey, aunque Amadeo Martínez Inglés, un ex alto mando del ejército, ha revelado en una biografía no autorizada donde llama al padre de Felipe VI como “el rey de las 5.000 amantes”.