Dolph Lungren y lesión de tobillo 40 años después de su época militar: así se recupera

·2 min de lectura

Ingeniero químico por el MIT, cinturón negro de kárate, 2 Dan en Judo, 6 idiomas, vegano (lo que por cierto mejoró su vida sexual) y un físico congelado en el tiempo que le hace estar en forma 37 años después de su gran aparición en 'Rocky', Dolph Lundren en sin duda uno de los referentes de Hollywood –próximamente le veremos en 'Los Mercenarios 4'–si de músculos se trata. Pero durante su carrera ha arrastrado un lastre que por fin está a punto de olvidar: una lesión de tobillo que entre otras cosas, no le ha permitido andar con normalidad desde hace mucho tiempo.

Él mismo lo explicaba en su cuenta de Instagram con una foto señalando la zona maltrecha, y una sonrisa de oreja a oreja: "Por fin me operan del tobillo izquierdo. Tengo esta lesión desde mi época de militar. Durante 40 años de artes marciales y haciendo películas de acción, ha sido una lucha cada día. La articulación está ahora básicamente destruida. Dirigir y protagonizar Wanted Man realmente lo hizo... No puedo esperar a ser capaz de andar con normalidad de nuevo... Os mantendré informados".

Eso sí, con el sueco aquello de "al mal tiempo buena cara" se queda corto. Nada como pasear en jet privado acompañado de típico taca-taca que usaríamos para ir al baño con la cadera rota, para ver que su recuperación va por el buen camino.

Por cierto, seguro que a estas alturas ya sabéis que no es la primera "lesión" en la que se ve envuelto el bueno de Dolph. Sylvester Stallone revelaba que su combate de boxeo en la pantalla con el coprotagonista Dolph Lundgren en 'Rocky IV' fue tan brutal en la vida real que acabó hospitalizado en la UCI y casi muere.

Sin embargo, el sueco quiso hablar del tema en Men’s Health respondiendo a Sly y echando balones fuera, aprovechando el estreno de la nueva versión de Rocky IV ‘Rocky vs Drago’. "Todo lo que hice fue obedecer órdenes". "En 1985, no había CGI", explica Lundgren. "Todo tiene que ocurrir en la pantalla, en la cámara. Así que los dos recibimos golpes, sobre todo en el cuerpo. Rodamos durante dos semanas la última pelea en Vancouver. Luego volví a Los Ángeles y el productor me llamó y me dijo: 'Oye, Dolph, tienes un par de semanas libres'. Y yo dije: "Estupendo. ¿Qué pasa? 'Oh, Sly está en el hospital.' Luego me enteré de que me culpaban a mí".Y Lundgren sonríe. "Creo que fue como una estafa al seguro o algo así. Quiero decir que sí le golpeé. ... Y en aquellos días, estaba en muy buena forma".