Meralgia parestésica: la dolencia que surge por apretar demasiado el cinturón

·4 min de lectura
Las parestesias son sensaciones anormales en cualquier parte del cuerpo (más comunes en las extremidades) que se describen como hormigueo o adormecimiento. Estas pueden ser totalmente benignas (por compresión de algún nervio ante alguna postura o durante ataques de ansiedad) o ser la expresión de enfermedades subyacentes como neuritis o radiculopatías. (Foto: Getty)
Las parestesias son sensaciones anormales en cualquier parte del cuerpo (más comunes en las extremidades) que se describen como hormigueo o adormecimiento. Estas pueden ser totalmente benignas (por compresión de algún nervio ante alguna postura o durante ataques de ansiedad) o ser la expresión de enfermedades subyacentes como neuritis o radiculopatías. (Foto: Getty)

El dolor en la parte superior del muslo es bastante común en los hombres. Muchos lo achacan a la ciática o problemas discales ("el dolor me irradia a la pierna") y acuden a consulta porque tienen la pierna "acartonada". Sin embargo, pocos sospechan que detrás de ese dolor en el muslo puede haber un gesto cotidiano que lo provoca.

Según la Sociedad Española de Medicina General y de Familia (SEMG), un cuadro de dolor o sensaciones anormales en el muslo como ardor, pulsaciones, hormigueo o entumecimiento puede corresponder a la meralgia parestésica o neuropatía sensitiva, un trastorno relativamente frecuente y con buen pronóstico.

Se trata de una enfermedad benigna que cursa con dolor por pinzamiento, atrapamiento o compresión. Se presenta de muchas maneras, pero las personas que lo sufren hablan frecuentemente de sensaciones de quemazón (dolor quemante) o frío intenso, escozor, hormigueo como de una descarga eléctrica, adormecimiento, acorchamiento, pesadez excesiva e incluso falta de sensibilidad de la zona afectada…

Lo normal es que se presenten en un solo lado del cuerpo y desaparezca con el paso del tiempo

Estas neuropatías o afecciones que involucran a los nervios pueden aparecer a cualquier edad, aunque se presentan más habitualmente en población entre 30 y 40 años, y su incidencia es de 4,3 por 10.000 en la población general, con un ligero predominio masculino.

La causa más frecuente del entumecimiento y el dolor en el lado frontal exterior del muslo, suele ser el sobrepeso y la compresión del nervio en algún punto del trayecto, especialmente en su paso por debajo del conducto inguinal, debido al uso de cinturones o ropa muy ajustada en la cintura.

El dolor aparece por compresión de nervios periféricos a su salida de la columna vertebral, y puede afectar a varias zonas. Ciertos movimientos y posturas lo agravan. (Foto: Getty)
El dolor aparece por compresión de nervios periféricos a su salida de la columna vertebral, y puede afectar a varias zonas. Ciertos movimientos y posturas lo agravan. (Foto: Getty)

También puede estar provocado por ciertas postura y movimientos repetitivos, el sedentarismo, el aumento de la presión abdominal o el embarazo (el aumento de la masa corporal puede comprimir el nervio) y, por cicatrices en la zona inguinal.

Un traumatismo local o a una enfermedad como lupus o diabetes serían otros posibles factores desencadenantes de la meralgia parestésica. También es posible que el daño del nervio sea consecuencia de una cirugía en la zona de la columna vertebral, prótesis de cadera, bypass aórtico femoral... o por accidentes.

El nervio involucrado en este trastorno es el femoro-cutáneo, que se encarga de recoger la sensibilidad de la zona exterior del muslo. Este nervio sale de la columna vertebral a nivel de la región lumbar, viene hacia la ingle y llega al muslo. Si este nervio es comprimido a nivel de la ingle puede producir meralgia parestéstica.

Además está relacionado con algunos músculos sumamente potentes como el psoas y sartorio (en ocasiones lo atraviesa) y la fascia lata (a la que perfora para hacerse superficial), por lo que estos también pueden ser origen de patología en este nervio. Las molestias suelen aparecer lentamente, siendo habitual que se sienta la necesidad de masajear o frotarse la zona.

Los síntomas que pueden aparecer son:

  • Dolor en la zona anterior y lateral externa del muslo. El dolor puede ser referido como quemante.

  • Hormigueo y/o alteraciones de la sensibilidad (notar la piel como dormida) en la misma zona.

No existe ninguna prueba específica que ayude al diagnóstico, el médico puede delimitar la zona afectada tocando con un algodón y con una aguja, estudiando la sensibilidad local.

Si se parte del hecho de que la enfermedad se produce por la compresión anómala del nervio en alguna parte de su trayecto, es posible que el médico pregunte sobre cambios en el hábito miccional (emisión de la orina) o digestivos para descartar una posible causa grave, como apendicitis o tumores en crecimiento.

Además, al tratarse de un nervio puramente sensitivo, es imposible que la meralgia parestésica genere trastornos motores (como movimientos anormales o incapacidad para movilizar esa zona del cuerpo), por lo que se deben investigar otras causas si se presentan estos últimos síntomas.

En cuanto al tratamiento, la terapia física, las modificaciones de postura o las infiltraciones locales con corticosteroides también pueden ayudar. Si las molestias persisten durante varios meses, es posible que el médico recomiende tomar fármacos para tratar la epilepsia (que sirven para quitar el dolor de causa neuropática) o realizar un bloqueo nervioso inyectando en el nervio corticoides o anestésicos.

La cirugía no suele ser necesaria casi nunca, aunque puede ser utilizada en casos que no responden a ningún tratamiento y que se prolongan en el tiempo.

Más historias que pueden interesarte:

Hernias discales: cómo combatir el dolor para evitar la cirugía

6 razones médicas por las que no deberías cruzar las piernas

7 cosas que puedes hacer para evitar la trombosis

Piernas hinchadas: podría ser un aviso de que el corazón no funciona tan bien como debería

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente