El dolor y los medicamentos durante el parto

El dolor del parto varía mucho de una mujer a otra. Más allá de la preparación que te ayudará a respirar, relajarte y darte confianza, el equipo médico dispone de medios que permitirán a las que lo desean dar a luz sin dolor.

La anestesia epidural

La epidural (o intradural) es muy eficaz. El médico comienza aplicando anestesia local en la zona de la espalda. Después, introduce una aguja especial en la zona lumbar, entre la cuarta y la quinta vértebra lumbar, para introducir a través de ella el catéter epidural (flexible y muy fino). Éste se dejará puesto a lo largo del parto por si fuera necesario inyectar más anestesia. La droga en sí (bupivacaína) impregna las raíces nerviosas a su salida de la médula espinal, pero sin llegar a tocarla, es decir, la duramadre no se ve traspasada.

La pérdida de sensibilidad tiene lugar en este orden: pérdida de la sensibilidad térmica, dolorosa, táctil y completa. La recuperación de la sensibilidad cuando el parto ha terminado se hace a la inversa. Los dolores dejan de sentirse pero la consciencia queda intacta. La mujer está completamente lúcida para empujar cuanto sea necesario. La epidural también se utiliza en los partos por cesárea.

En cuanto a las contraindicaciones, éstas son raras. Algunas son: alergia a los productos anestésicos, deformaciones pronunciadas de la columna vertebral, fiebre y problemas de coagulación.

Los analgésicos

Son productos que luchan contra el dolor. Los derivados del opio, entre ellos la morfina, se utilizan muy poco actualmente. Los antiespasmódicos son más frecuentes y muy eficaces, además son inofensivospara el feto. Lejos de entorpecer el trabajo de parto, favorecen la progresión y la regularidad al tiempo que atenúan el dolor.

La anestesia general

Desde la aparición del cloroformo, anestesia total muy poderosa, han ido apareciendo otras. Tantos los gases (tricloroetileno, protóxido de azote, ciclopropano) como las anestesias no volátiles introducidas por vía intravenosa (pentotal) han tenido sus horas de gloria. La anestesia total durante el parto se convirtió hace algunos años en un procedimiento habitual en Estados Unidos.

Sin embargo, tiene inconvenientes. Los peligros son mayores pues la anestesia dura más tiempo y es más profunda. Los riesgos son más importantes si el parto es prematuro o si el feto presenta signos de sufrimiento. Por el adormecimiento de la consciencia que provoca, impide que la madre empuje para expulsar al bebé, haciendo que en ocasiones sea necesario recurrir a los fórceps.

La anestesia general necesita una supervisión continua y sólo puede aplicarse en un estadio avanzado del trabajo de parto.

Dres. L. Rossant y J. Rossant-Lumbroso

Más información:
¿Qué medicamentos puedo tomar durante el embarazo?
¿Qué siente el bebé durante el parto?
Oxitocina: la hormona que te ayuda durante el parto