Phil Hartman vuelve a ser noticia: el comediante que fue asesinado por su esposa mientras dormía

¿Se acuerdan de Phil Hartman, aquel comediante que pasó a la historia como el mejor imitador de Bill Clinton? Pues la próxima semana, concretamente el 19 de septiembre, se emitirá en la cadena estadounidense ABC News un reportaje sobre la vida de este cómico que hizo reír al público de la década de los noventa dotando de encanto a los personajes más mezquinos. Este actor era adorado en el mundillo de los cómicos de Hollywood, sobre todo en televisión, y podía haber estado a la par (o casi) de Steve Martin, pero tuvo un trágico desenlace cuando su esposa acabó con su vida mientras dormía.

Y es que esta estrella de Saturday Night Live y Los Simpson fue asesinada en Los Ángeles por su mujer, Brynn Ohmdal, quien acabó suicidándose tras el crimen que horrorizó a toda la nación.

Saturday Night Live (©NBC)

El protagonista de esta historia conoció a la modelo de bañadores, que aspiraba a abrirse camino como actriz, en 1987. Vicky Jo- que era su nombre real- se quedó embarazada en la tercera cita, por lo que decidieron casarse. De cualquier manera, no era la primera vez que el cómico contraía nupcias ya que mantuvo una relación con Gretchen Lewis entre 1970 y 1982 y otra con Lisa Strain entre 1982 y 1985.

Aunque parece que Brynn llevaba regular eso de vivir a la sombra de un hombre de éxito como era Phil Hartman, éste trató de impulsar la carrera de su mujer escribiendo una serie donde ambos fueran protagonistas, aunque el proyecto no recibió finalmente luz verde.

A principios de 1998, Brynn ingresó en un centro de rehabilitación para superar sus adicciones, especialmente a la cocaína, sin embargo abandonó a los cuatro días. No cabe duda que había entrado en una espiral de autodestrucción en la que acompañaba sus horas como ama de casa con alcohol mientras se obsesionaba con su aspecto físico y se convertía en una adicta a la cirugía estética. Y es que profesionalmente se sentía insatisfecha, quería ser actriz y el único papel que consiguió fue el de camarera con dos frases en la película Un muchacho llamado Norte de Rob Reiner.

Durante los meses previos al asesinato, la pareja habría intentado reavivar la llama de su matrimonio haciendo el tratamiento Endless Courtship en el Skin Spa de Encino Avenue. Sin embargo, la noche anterior al crimen, Phil Hartman amenazó con zanjar la relación si seguía con sus problemas de drogadicción y horas después, en la madrugada del 27 de mayo de 1998, Brynn lo asesinaba pegándole tres tiros con un revólver del calibre 38 mientras dormía: uno entre medio de los ojos, otro en la garganta y otro en el pecho.

Tras cometer el crimen a quemarropa se trasladó hasta la casa de Ron Douglas, amigo de la pareja que vivía a pocas manzanas, y le contó lo que acababa de hacer. Sin embargo, Douglas no creyó su testimonio de primeras dado el estado de embriaguez y excitación por la cocaína que tenía Brynn, pero a las 6:20 de la mañana encontró el cuerpo del cómico y llamó a los agentes de Policía que sacaron de inmediato a los dos hijos menores de edad del matrimonio, Sean y Birgen.

(©NBC)

En este punto, Brynn cogió un segundo revólver, se encerró en su dormitorio junto al cadáver de su marido y se pegó un tiro en la boca. La autopsia encontró restos de alcohol, cocaína y el antidepresivo Zoloft que, según su prospecto, si se mezcla con esas otras dos sustancias puede provocar brotes psicóticos e impulsos violentos. Es por esto que los familiares denunciaron a la empresa farmacéutica Pfizer y al psicólogo infantil que recetó a la mujer este antidepresivo.

Un vecino anónimo de los Hartman dijo a un reportero de la CNN que la pareja había estado experimentando problemas en su matrimonio Ha estado empeorando, pero no pensé que llevaría a esto”.

UN VISTAZO IMPRESCINDIBLE A LA VIDA DE PHIL HARTMAN

Han pasado más de dos décadas desde que Phil Hartman fuera asesinado por su esposa pero su legado continúa más vivo que nunca. Y es que ABC News echará un vistazo a la vida y obra, además de a la trágica muerte, de este legendario actor en el especial de dos horas The Last Days of Phil Hartman.

Recientemente Entertainment Weekly ha mostrado un vistazo exclusivo de este documental donde se muestran no sólo vídeos caseros de la familia Hartman sino a los propios amigos de la estrella de la comedia de los noventa expresando su conmoción inicial por el asesinato. Entre ellos aparece Andy Dick, coprotagonista de NewsRadio, quien entre lágrimas aborda el talento de su malogrado amigo: "Nunca habrá nadie que pueda llenar sus zapatos". Asimismo descubrimos a la coprotagonista de Saturday Night Live, Julia Sweeney, la coestrella de NewsRadio, Vicki Lewis, y el productor ejecutivo de Los Simpson, Al Jean.

De igual manera, el documental incluye una entrevista exclusiva con el hermano de Brynn, Gregory Omdahl quien, como se ha comentado, años atrás inició una demanda por muerte injusta contra el manufacturador de la medicina Pfizer y contra su psiquiatra Arthur Sorosky, quien prescribió el producto.

UN ICONO DE LA COMEDIA

Phil Hartman nació en Ontario (Canadá) en 1948 y durante los años setenta destacó como dibujante y sobre todo como diseñador de portadas de discos para grupos como Crosby, Still, Nash & Young. Pero su verdadera vocación era la actuación y por ello se enroló en un grupo especializado en improvisaciones cómicas que en 1986 le abrió las puertas a convertirse en una cara familiar para millones de familias americanas en Saturday Night Live imitando a figuras tan mediáticas con Jack Nicholson, Ronald Reagan, Frank Sinatra, Michael Caine y especialmente Bill Clinton.

Precisamente en este programa de parodias, por el que recibió un Emmy como guionista, Adam Sandler le acuñó el apodo de “el pegamento” porque todo aquel que compartiese escena con él parecía más gracioso. Su triunfo fue tal que regresó dos veces como anfitrión del programa tras su salida en 1994.

En el momento de su asesinato, unos meses antes de cumplir 50 años, Phil Hartman se encontraba en la cima de su vida y, especialmente, de su carrera después de trabajar durante ocho años en el famoso programa de la NBC del que han salido cómicos como Eddie Murphy, Mike Myers o Whoopi Goldberg.

Y es que en aquel 1998, antes de que se marcara la tragedia, protagonizaba su propia telecomedia ambientada en una emisora radiofónica donde interpretó al necio locutor de noticias por radio Bill McNeal. Tras su asesinato, este personaje de Newsradio murió de un ataque al corazón fuera de cámara en un episodio donde el resto de protagonistas recordaban sus anécdotas con él sin poder contener las lágrimas.

Además, desde 1991 Phil Hartman era conocido por su doblaje en inglés a varios de los personajes de Los Simpson. En la comedia de animación creada por Matt Groening interpretó a Troy McLure, la estrella de cine venida a menos que siempre recordaremos por su frase: “Hola, soy Troy McLure, es posible que me recuerden de otras películas como...” y que se basaba en los actores reales Troy Donahue y Doug McCleure. Este personaje tuvo tanto protagonismo en la serie que incluso en el episodio Un pez llamado Selma llegó a casarse con la hermana de Marge.

Además también trabajó el personaje de Lionel Hutz, un incompetente abogado a quien la paz en el mundo le provocaba escalofríos. Asimismo prestó su voz a Lyle Lanley, un estafador que iba de pueblo en pueblo construyendo monorraíles. Tal y como describió Mike Thomas, el autor de la biografía You Might Remember Me: The Life and Times of Phil Hartman, “los personajes de Hartman tenían una característica mezcla de inconsciencia, arrogancia y profunda falta de sinceridad”.

De igual manera, en el momento de su muerte la industria del cine por fin empezaba a darle papeles más relevantes tras su rol en Pequeños guerreros. Cabe recordar que debutó en la gran pantalla en 1993 haciendo de extraterrestre en la película Los Caraconos aunque posteriormente formó parte de comedias comerciales del circuito familiar como Un padre en apuros donde interpretó al vecino insufrible de Arnold Schwarzenegger.

Phil Hartman tenía carisma y facilidad para hacer reír, sin embargo, fue una de las personas que más quería quien decidió acabar con su carrera dando lugar al mito que ahora The Last Days of Phil Hartman homenajea.

Para seguir leyendo:

Judy Garland, la gran víctima de las presiones de Hollywood

La trágica historia de Fatty Arbuckle, la primera víctima de la fama en Hollywood

William Haines, la primera estrella abiertamente homosexual que lo dejó todo por el hombre de su vida