'Doctor Strange 2' y el problema que repite por mucho que se esfuerce

·5 min de lectura

Doctor Strange se convirtió en una de las grandes sorpresas de Marvel en 2016. Con la introducción de este hechicero interpretado por Bennedict Cumberbatch, el universo de superhéroes de Disney dio un salto a nuevos conceptos e ideas visuales que fueron un frenético soplo de aire fresco y que supusieron la consolidación de su protagonista como uno de los héroes más jugosos de Marvel. Pero no se pudo decir lo mismo de algunos de sus personajes y arcos argumentales, como fue el caso de Christine Palmer, la doctora a la que dio vida Rachel McAdams.

Rachel McAdams, Benedict Cumberbatch y Xochitl Gomez  'Doctor Strange en el multiverso de la locura' (Foto: ©Marvel Studios 2022. All Rights Reserved)
Rachel McAdams, Benedict Cumberbatch y Xochitl Gomez 'Doctor Strange en el multiverso de la locura' (Foto: ©Marvel Studios 2022. All Rights Reserved)

Si recordamos, el personaje fue limitado a ser el mero interés romántico del Doctor Strange, sus interacciones se limitaban a poco más que replicar al protagonista de la película y estaba totalmente alejado de la acción. Este problema Marvel ya lo venía languideciendo desde casi sus inicios, ya que muchos de sus personajes femeninos quedaban relegados al estereotipo de mujer florero o a ser sexualizados en exceso, como bien fueron los respectivos casos de Natalie Portman en Thor o de Scarlet Johanson en Iron Man 2. Pero ha llovido mucho desde entonces y las cosas han ido cambiado en Marvel.

La casa de las ideas ha dejado clara su fuerte apuesta por la igualdad y diversidad dando mayor espacio a sus superheroínas, abriendo las puertas a mujeres cineastas como Chloe Zhao, Nia DaCosta, Anna Boden o Cate Shortland y pasando a redimir a aquellos personajes femeninos con los que no fueron justos en el pasado. Un claro ejemplo lo vimos en el primer tráiler de Thor: Love & Thunder, donde Natalie Portman pasaba a portar la armadura y poderes del Dios del Trueno, pero también se deja ver en la esperada continuación de Doctor Strange, la titulada En el multiverso de la locura y que trae de vuelta a la doctora Christine Palmer de Rachel McAdams para tratar de darle el protagonismo que merece. Sin embargo, este intento ha sido en vano, puesto que Marvel ha vuelto a tropezar con la misma piedra.

Rachel McAdams como la Dr. Christine Palmer en 'Doctor Strange en el multiverso de la locura' (Foto: ©Marvel Studios 2022. All Rights Reserved)
Rachel McAdams como la Dr. Christine Palmer en 'Doctor Strange en el multiverso de la locura' (Foto: ©Marvel Studios 2022. All Rights Reserved)

Doctor Strange: En el multiverso de la locura arranca en el punto donde nos dejaron Spider-Man: No Way Home y la serie Bruja Escarlata y Visión, con el personaje de Benedict Cumberbatch tratando de entender las implicaciones del multiverso mientras trata de frenar una nueva amenaza que implica a Wanda y a una nueva superheroína llamada América Chávez. Pero como buena secuela del título de 2016 no se olvida de las tramas ni personajes de aquella, retomando la historia de los sentimientos de Strange hacia el rol de Rachel McAdams.

Sin entrar en detalles importantes de la trama, simplemente decir el romance que el protagonista tuvo en el pasado con Christine Palmer juega un papel determinante con las motivaciones del rol de Cumberbatch, sobre todo al encontrarse a otra versión de la doctora en su viaje al multiverso. Esto hace que McAdams pase a tener muchísimo más protagonismo que el que tuvo en Doctor Strange, acompañando al doctor en los momentos claves y aumentando su presencia en pantalla considerablemente. No obstante, el planteamiento con el que se juega, el de actuar como mera guía de los sentimientos del protagonista, hace que el rol vuelva a estar limitado a ser un simple interés romántico.

Aunque acompañe al Doctor Strange en sus aventuras por el multiverso, la mayor parte del tiempo está junto a él sin pintar absolutamente nada, quedando de nuevo relegada a ser un personaje florero para dar juego a las emociones del protagonista. No entra siquiera en las escenas de acción. De hecho, hay una secuencia que me llamó mucho la atención en la que Strange, justo antes de entrar a discutir una cuestión clave con otro personaje en el tramo final de la película, la deja literalmente en la puerta ante la poca relevancia que el personaje podría tener en la situación. Creo recordar que el único momento en el que el personaje se sale de este molde es en una breve escena donde coge un aro de fuego para derrotar a unos espectros que asolan al doctor, pero este instante es de apenas unos segundos, lo que sin duda queda lejos de la redención que pretendía Marvel con el personaje en esta película.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un vídeo de Youtube no disponible por tus preferencias de privacidad

Desconozco por completo la importancia que tiene la doctora Christine Palmer en los cómics, pero creo que no hubiera sido complicado darle un arco argumental más completo que implicara profundizar en el personaje, darle más autonomía, hacerla más partícipe de la acción y llevarla más allá del mero interés romántico. Sobre todo en una película como Doctor Strange: En el multiverso de la locura, donde se demuestra lo bien que se puede indagar en arcos argumentales dramáticos y emocionales a la vez que erigir a los personajes como auténticas estrellas de acción. Y lo digo por Wanda, quien en los dos últimos años se ha convertido en uno de los roles más potentes del Universo Marvel y se come por completo esta historia.

Esto, sumado a la fuerte apuesta por los personajes femeninos y mujeres cineastas que ha hecho la compañía en los últimos años, me lleva a pensar que las intenciones de Marvel eran realmente buenas con el personaje de Rachel McAdams. Al fin y al cabo, su mayor protagonismo en esta secuela es bien claro. Pero el estudio debería haber sido más precavido y haber prestado más atención a las implicaciones que podía traer consigo el situarla como mera conductora de los sentimientos y emociones del Doctor Strange, porque han vuelto a tropezar con su mismo error de antaño.

Más historias que te pueden interesar: