Un doctor lleva 7 años sin ducharse: "Soy un minimalista"

el periodista james hamblin
Un hombre lleva 7 años sin ducharseYale School of Public Health

"Hace años dejé de ducharme. Al menos en su definición moderna". Así empieza el libro 'Clean' (limpieza) de James Hamblin, un doctor de la Universidad de Yale que empezó a investigar sobre la limpieza del ser humano y actualmente ha encadenado 7 años sin emplear más recurso higiénico que el jabón para sus manos.

"Creo que es un proceso gradual. Todos los que tienen la experiencia de haber pasado un día o dos o tres sin ducharse saben cuál es la reacción visceral, la de 'Me siento asqueroso. Me veo asqueroso. Huelo asqueroso'", reconoció cuando lanzó su libro al mundo con su estudio sobre la limpieza, la piel y la salud. "Pero en mi experiencia, y no estoy solo en esto, es algo que ocurre de manera gradual. Algunos van acortando las duchas al usar menos productos. Y la idea, al menos, es que alcanzas un estado estable con los aceites que tu piel está secretando, los microbios que viven en tu piel, todo el entorno es menos volátil. Así que hueles. Los humanos huelen de manera natural. Pero no tienes el clásico tipo de olor corporal", ilustró.

El hoy conferenciante y autor de libros sobre la salud conserva su espíritu y puede presumir de haber ahorrado tiempo, dinero, ser más amigable para el medio ambiente con un gesto que él mismo reconoce que no sería fácil para muchos.

La razón por la que modificó su manera de lavarse es su estudio sobre los microbios. "Soy un minimalista en cierto sentido y no quiero ser alguien a seguir por otros, pero todo ese camino de investigación y aprendizaje en mi libro sobre el microbioma de la piel y la historia de creencias sobre la higiene y la limpieza realmente cambiaron mis hábitos", ha explicado recientemente el autor en un pódcast de la Universidad de Yale.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Según James Hamblin, los microbios forman parte del entorno y ni siquiera una ducha va a eliminar todos de la piel. Asegura que son imprescindibles en el equilibrio vital aunque desde hace un siglo se han multiplicado las presiones sobre su eliminación. De hecho, el doctorado en Yale compara su situación con la del microbioma del sistema digestivo. "Sabes que intentar erradicar los microbios de tus intestinos no es lo mejor que puedes hacer", recuerda.

No obstante, James Hamblin siempre ha querido dejar claro que su costumbre no supone excluir cualquier contacto con el agua. "Todavía me humedezco el pelo alguna vez, pero renuncié al champú, al acondicionador; o a usar el jabón, excepto para las manos. También abandoné los cosméticos como los exfoliantes, cremas hidratantes o desodorantes que siempre había asociado con estar limpio", detalló en 'Clean'.

Por último, el médico recuerda que hay costumbres que no hay que perder porque salvan vidas al prevenir infecciones como lavarse las manos con jabón o una buena rutina de limpieza bucal. "Únicamente hago cosas que realmente encuentro satisfactorias o realmente necesarias en el sentido médico, como cepillarte los dientes para prevenir caries", señaló siete años después de haber empezado con su limpieza minimalista.