El doble varapalo para Arturo Valls

·4 min de lectura

No corren buenos tiempos para Arturo Valls, al menos en lo que a noticias se refiere. Si bien hace unos meses parecía que la trayectoria profesional del presentador iba viento en popa tras fichar como maestro de ceremonias de la segunda temporada de Mask Singer: adivina quién canta y anunciar que retomaba el papel de Jesús Quesada en Camera Café: la película, la realidad es que el valenciano se acaba de llevar un varapalo por partida doble. Y es que Antena 3 ha cancelado de las tardes ¡Ahora caigo!, el concurso diario que lideraba desde 2011, y además la justicia ha rechazado la demanda interpuesta a Rocío Monasterio.

©José Irún/Atresmedia
©José Irún/Atresmedia

Arturo Valls es uno de los presentadores más populares de Atresmedia que se ha ganado al público por su soltura, espontaneidad y agilidad de palabra delante de las cámaras. En la última década ha liderado los principales programas de entretenimiento como Splash! Famosos al agua, Me resbala, Me cambio de década, Ninja Warrior o Improvisando. Sin embargo, de un tiempo a esta parte, su carrera profesional se tambalea. Y no solo porque la segunda temporada de Mask Singer, donde ejerce como maestro de ceremonias, ha vivido un declive importante de audiencia tras el fenómeno que fue su primera tanda en 2020, sino también porque Antena 3 acaba de cancelar su proyecto televisivo más duradero.

En las últimas horas Antena 3 ha enseñado el as bajo la manga que se guardaba con Tierra amarga. Desde hace días se ha incrementado la promoción en la cadena de esta serie turca que se esperaba como sustituta de Mujer y que, sin embargo, será lanzada por las tardes, es decir, una emisión diaria a partir del próximo lunes 5 de julio a las 17:30 horas, que habría provocado la cancelación de ¡Ahora caigo! Por tanto, este movimiento sorpresa ha relegado a un segundo plano a Arturo Valls quien lideraba el popular concurso desde 2011.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un tuit no disponible por tus preferencias de privacidad

Según recoge en exclusiva Vertele, Atresmedia ha decidido poner fin definitivamente al programa producido por Gestmusic Endemol de mutuo acuerdo con Arturo Valls. Y si bien el presentador está inmerso en otros proyectos como la película de Camera Café y la serie Dos años y un día, no deja de parecernos un varapalo para este valenciano tan querido por el público. El también humorista de 46 años se despide del formato este mismo viernes 2 de julio, tan solo cuatro días antes de cumplir diez años en el aire (primero en prime time y después como tira diaria).

De cualquier manera la cancelación de ¡Ahora caigo! no es una decisión al azar puesto que últimamente el programa había sufrido un acusado desgaste de audiencia y ni siquiera el cambio de mecánica había atrapado al público. Este hundimiento televisivo, provocado en parte por el avance de su hora de emisión para dejar hueco a Pasapalabra, ha ocasionado que Arturo Valls diga adiós a su trabajo de cabecera, el que ha sido uno de los buques insignia de las tardes de Antena 3 durante casi una década.

En este contexto, ya que Arturo Valls no ha podido plantar cara a Sálvame Limón en Telecinco, Atresmedia apuesta por una nueva serie turca tras el buen funcionamiento de Mujer en el prime time de los lunes y los martes y Mi hija que se emite cada domingo por la noche. Pero lo más significativo es que no se trata del único mazazo para el carismático presentador.

Se acaba de conocer que El Tribunal Superior de Madrid ha rechazado la querella contra Rocío Monasterio que interpuso la Fiscalía por la supuesta falsificación de un visado del Colegio de Aparejadores de Madrid. Si nos remontamos un par de años atrás, en 2019, Arturo Valls demandó a la portavoz de Vox en la Asamblea regional por presuntamente llevar a cabo unas obras sin licencia. Y es que el presentador contrató en 2005 a la política de ultraderecha como arquitecta en un loft de Madrid, para convertir un local comercial en una vivienda.

Sin embargo, aunque Arturo Valls puso en el disparadero a Rocío Monasterio por un caso de supuestas irregularidades urbanísticas, la justicia considera que no se trata de un delito de falsedad documental.

Más historias que te pueden interesar:

Imagen: ©José Irún/Atresmedia

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente