La reina Letizia emociona con su tierno gesto a Marujita, de 91 años

Photo credit: Gtres
Photo credit: Gtres

La reina Letizia ha aprovechado su último acto para dar una nueva lección de sostenibilidad y estilo a partes iguales, y es que la monarca, que ha presidido este martes 27 de septiembre en el Círculo de Bellas Artes el acto de clausura de la XIV Convocatoria de Proyectos Sociales 'Euros de tu Nómina' del Banco Santander, ha decidido reciclar look. O, al menos, una parte de él: una falda tubo de Hugo Boss que ha lucido ya en varias ocasiones, y a la que siempre consigue dar una nueva vida por ser de esas prendas básicas y estilosas que nunca pasan de moda. Una falda que, además, comparte con otras 'royals' europeas.

Doña Letizia, esta vez, ha apostado por combinar esta prenda, una de las más favorecedoras de su fondo de armario, con una blusa blanca sin mangas, de tela satinada y cuello mao, también de Hugo Boss, y que ya lució (aquella vez con pantalones) en la visita oficial a Orihuela tras las inundaciones que afectaron a la zona en 2019 junto al rey Felipe VI. Un look en colores de lo más veraniegos que contrastaba, sin duda, con las bajas temperaturas con las que amanecía el día.

Photo credit: Gtres
Photo credit: Gtres

La Monarca, que llegaba de lo más sonriente y posaba con Ana Botín nada más llegar, se deshacía de su blazer para hablar en el atril ante el público que se congregaba para el acto. En cuanto a los complementos, también repetía y no arriesgaba: una cartera de mano tipo 'sobre' y unos salones destalonados de piel vuelta de Carolina Herrera, todo en tonos azules oscuros para contrastar con la protagonista del look, su falda favorita, y que sin duda ha dado una vuelta de tuerca a la evolución de su estilo.

Photo credit: Chema Clares
Photo credit: Chema Clares

Doña Letizia ha sido una de las protagonistas de la jornada cuando una de las asistentes, Marujita, de 91 años, ha 'interrumpido' el acto para pedirle un abrazo.

Photo credit: Gtres
Photo credit: Gtres

Con este evento, la Reina ha retomado su agenda tras pasar un fin de semana junto a su hija la infanta Sofía mientras el rey pasaba esos días de descanso con unos amigos en Burgos, donde acudió al encuentro con sus compañeros de promoción en la Escuela Naval Militar, y donde aprovechó para degustar morcilla, chorizo, lomo de vacuno y tarta de San Marcos.