¿Qué es el “divorcio del sueño” y qué efectos puede tener en tu relación?

i can't sleep because my boyfriend is snoring
¿Qué es el “divorcio del sueño”?Peter Dazeley - Getty Images

Existen varias razones por las que dormir con alguien en la misma cama puede convertirse en una pesadilla. Puede hablar en sueños, agitarse como un loco y, quizá la peor de todas, puede roncar a niveles insoportables.

Estas dificultades pueden convertirse en un problema serio para muchas parejas con lo que algunas de ellas optan por una decisión salomónica: dormir en habitaciones (o al menos camas) separadas.

A esta solución se la ha puesto un nombre en Estados Unidos: sleep divorce o “divorcio del sueño” en español. Un divorcio que no requiere de papeles ni de tribunales y que les permite, simplemente, descansar adecuadamente.

Aunque es posible que no conozcas a nadie que te haya confesado este tipo de problemas, según algunos expertos, la solución es más común de lo que se piensa. Según datos publicados por USA Today, casi una de cada cuatro parejas duermen separados varias veces al mes. La razón por la que este tema no se suele contar es porque todavía existen muchos prejuicios en nuestras sociedades respecto a que las parejas duerman por separado, que para muchos implican que la relación no va bien.

Entre las razones por las que una pareja decide “divorciarse” a la hora de dormir está, evidentemente, que la calidad del sueño de uno de ellos se esté viendo afectada. Esto puede deberse a multitud de factores aparte de los ronquidos, como los hábitos, comportamientos o preferencias al cerrar los ojos por la noche. La hora de irse a dormir o levantarse también puede ser un factor importante. Por muchos prejuicios que existan respecto a dormir separados, es preferible dormir bien que no descansar por este motivo.

¿Qué efectos puede tener el divorcio del sueño en tu relación?

young woman using mobile phone and checking messages in bed while her husband is asleep
EmirMemedovski - Getty Images

Como cualquier decisión que tomes en el seno de la pareja, dormir separados tendrá pros y contras en vuestra relación. Puede ser una buena idea si se cuida que el cambio no implique una pérdida de intimidad en la pareja. Por ejemplo, si se sigue teniendo sexo regularmente o se saca tiempo para ver una peli tumbados (aunque luego cada uno se vaya a su cama).

Un posible efecto negativo de esto sería que el miembro “expulsado” del dormitorio lo vea como un castigo, como que algo no está haciendo bien. Eso podría crear turbulencias en la pareja de inesperadas consecuencias. Nunca hay que tomar esta decisión desde la confrontación, sino hablarla y tomarla conjuntamente, que todo el mundo esté de acuerdo con ella.

Por otro lado, ambos dormitorios tienen que estar bien montados y ser confortables, que el divorcio del sueño no implique que uno de los dos tenga que dormir en un camastro o en el sofá, si es posible. De esta forma, se evitarán posibles resentimientos.

En definitiva, como en tantos temas relacionados con la pareja: la clave es la comunicación. Explicar bien al otro nuestras razones, nuestras intenciones y tratarlo de forma correcta y equitativa. Eso garantizará que esta particular forma de divorcio no implique con el tiempo, un tipo de separación más convencional y definitiva.