Disruptiva, empoderada y líder: el impacto cultural de Beyoncé tras dos décadas en la cima

·7 min de lectura
Beyoncé, en su gira 'The Formation World Tour'. (Photo: Larry Busacca)
Beyoncé, en su gira 'The Formation World Tour'. (Photo: Larry Busacca)

Beyoncé, en su gira 'The Formation World Tour'. (Photo: Larry Busacca)

Beyoncé está de vuelta con su enésima reinvención. Seis años de su celebrado Lemonade, la artista lanzará su nuevo disco el solitario, Renaissance, el 29 de julio —aunque ha habido una filtración dos días antes— y a juzgar por el primer adelanto la multipremiada cantante vuelve a experimentar.

Break my soul, el primer single del álbum, recupera la música house de los noventa e invita a sus seguidores a quemar las pistas de baile este verano y a renunciar a todo lo que les resulte una losa en su día a día, trabajo incluido. Según datos proporcionados por Spotify, el tema lleva 73 millones de escuchas desde su lanzamiento.

Con los datos en la mano, la de Beyoncé, que acumula 45 millones de oyentes mensuales en Spotify, es una carrera dorada. La estrella ha llenado estadios en sus giras mundiales, batido todo tipo de récords y ganado un sinfín de premios. Es la artista con más Grammy de la historia, con 28 estatuillas, aunque todavía le queda un reto, ganar el de álbum del año.

Lanzamientos sorpresa y álbumes visuales

Conocida por hacer las cosas a su manera y en sus propios términos, Beyoncé cogió desprevenido a medio mundo en 2013 cuando decidió lanzar por sorpresa en la madrugada de un viernes su disco homónimo. Desde entonces, algunos han intentando replicar su gesta y la diva ha sido cada vez más escurridiza a la hora de compartir cosas de su trabajo.

“La sorpresa fue un factor diferencial ante el resto de artistas. Hubo un momento en el que ni su propia compañía sabía lo que hacía. ¿Esto qué demuestra? Valentía, confianza ciega en la potencia de su marca y fe en su trabajo”, reflexiona Javier Llano, subdirector de las emisoras Rock FM, Cadena 100 y MegaStar, que cree que fue un movimiento “super disruptivo”. 

La jugada le salió bien y con eso, según él, estaba demostrando ser “una de las primeras en entender la distribución de contenidos a nivel digital”. Una postura que también comparte Héctor Fouce, director del Grupo de Investigación UCM Semiótica, comunicación y cultura y profesor del Máster Música en directo-Live Nation de la Complutense. “Lo interesante de Beyoncé es que siendo alguien que venía del modelo clásico y del mainstream, ha sido rápida en entender los cambios en la industria musical y también a nivel sociocultural”, destaca el docente. 

Además de publicarlo sin previo aviso, Beyoncé llevaba un videoclip acompañando cada canción porque, cada uno, en palabras de la artista, necesitaba contar una historia también con imágenes. La estrella llevó el concepto de álbum visual a otro nivel con Lemonade (2016) —que tampoco promocionó— con una emisión en HBO en la que además de los clips te cada canción había poesía y grabaciones caseras de su familia. Los fans de la diva tuvieron que esperar más de 24 horas para escuchas las canciones en plataformas como iTunes y el disco tardó años en publicarse en Spotify.

“Evidentemente hay un claro impacto”, sentencia Llano sobre cómo otros artistas han seguido la estela de la estadounidense a nivel visual. ”En los 90 el vídeo era un elemento de promoción, mientras que Beyoncé lo trató de forma que cada canción tenía que tener su desarrollo visual y su narrativa. Ella fue una de las primeras en entender que en la era digital el audio necesita algo más, esa parte visual. Para ella es una parte narrativa más, el complemento perfecto para el audio”, defiende el subdirector de Rock FM, Cadena 100 y MegaStar. 

Con Renaissance, Beyoncé parece haberse salido de sus métodos habituales y, además de adelantar el primer sencillo, ha concedido una entrevista la edición británico de Vogue, ha publicado el tracklist del disco y se hace eco en sus redes sociales. Por ahora, no hay vídeo de Break my soul a la vista, solo un sencillo clip con la letra de la canción.

¿Ha vuelto a métodos de lanzamientos tradicionales? “Lo que estamos viendo en la música es la necesidad constante de inventarse algo nuevo, y a veces lo más novedoso es volver a lo que se hacía antes. Lo que está haciendo Beyoncé es volver a algo que ya no todo el mundo hace, y no lo hacen porque la estaban siguiendo a ella”, explica Fouce. 

Para Llano, puede que la pandemia haya sido un punto de inflexión para ella, al igual que para la carrera de otros artistas. “Quizás ella ahora ha decidido ir volviendo paulatinamente, lanzando pequeños avances”, señala. 

Más de dos décadas de éxito

Desde que saltó a la fama con Destiny’s Child en 1998, Beyoncé no se ha bajado del pedestal y ha cimentado su estatus de estrella. Al contrario que otros compañeros de profesión, su popularidad no ha ido disminuyendo sino que cada uno de pasos se observa al milímetro y la crítica ha valorado especialmente sus últimos trabajos por abordar diferentes géneros.

¿Cómo lo ha hecho para mantenerse en lo más alto después de más de dos décadas en una industria cada vez más exigente? “Es muy fina percibiendo lo que se está cociendo, y después eso lo hace suyo. Por la posición que tiene cualquier cosa la convierte en tendencia y consigue popularizar temas más urbanos, de nicho, en el mainstream”, reflexiona Fouce. 

Según Llano, “siempre ha tenido las cosas muy claras” y eso ha jugado a su favor. “Ella enseguida dio un paso adelante con su carrera en solitario y se ha convertido en un icono para el empoderamiento de la mujer negra. Además ella representaba otra estética, otro tipo de cuerpo”, valora sobre el poder de Beyoncé. 

Beyoncé, en Coachella, donde aprovechó su concierto para dar visibilidad a la cultura negra. (Photo: Larry Busacca via Getty Images for Coachella)
Beyoncé, en Coachella, donde aprovechó su concierto para dar visibilidad a la cultura negra. (Photo: Larry Busacca via Getty Images for Coachella)

Beyoncé, en Coachella, donde aprovechó su concierto para dar visibilidad a la cultura negra. (Photo: Larry Busacca via Getty Images for Coachella)

El subdirector de Rock FM, Cadena 100 y MegaStar destaca su faceta como empresaria como otra de las claves de su éxito. Beyoncé lo hace todo bajo el paraguas de ParkWood, su propia compañía, y ella es la que tiene la última palabra. “Ella tiene un acuerdo con Sony como distribuidora, pero ella es la que manda y eso le da independencia artística”, apunta Llano, que también resalta el “tándem empresarial” que ha formado con su marido Jay-Z. Son la pareja más rica de la industria musical

“Es su propia jefa”, valora Fouce, que cree que la estrella ha logrado algo a destacara, respetabilidad. “Ha conseguido una cosa muy difícil, que es conseguir una respetabilidad viniendo de un grupo de chicas, porque a las girlband o boyband se las menospreciaba un poco”, defiende. 

Ideas claras, experimentación artística, visión empresarial, pero también una estrategia de cara a proyectar su imagen han sido las culpables de que Beyoncé tenga cuerda para rato. “No ha sido una de esas estrellas con mucha sobreexposición, ha estado en los medios lo justo, ha dado entrevistas lo justo, ha hecho sus tours, sus cosas…, pero no se ha quemado por sobreexposición mediática”, apunta Llano. Lo cierto es que las apariciones de Beyoncé en televisión son prácticamente nulas, las entrevistas que concede escasas y la ventana a su vida en redes sociales es más bien una minúscula rendija.

El legado sociocultural

El impacto de Beyoncé va más allá de las fronteras de la industria musical. Las frases de sus canciones se imprimen en camisetas o tazas, pero también se leen en manifestaciones por todo el mundo.

“Que alguien con esa posición tan prominente haya sido abanderada del feminismo y del movimiento Black Lives Matter es algo muy importante. Es alguien a quien se tiene en cuenta, es un modelo, especialmente para chicas negras”, apunta Héctor Fouce. Con Lemonade, en 2016, denunció la violencia policial contra los afroamericanos ganándose un intento de boicot por parte de la policía al inicio de su gira y la etiqueta de “aburrida” por parte de Donald Trump.

Huelga decir que los intentos de sabotaje no surtieron efecto. “Ver que tiene éxito dentro del mainstream y que al mismo tiempo está lanzando mensajes antirracistas y feministas es muy importante. Es algo que se recordará”, sentencia el docente.

Para Javier Llano, parte de su legado más allá de lo musical va ligado a su ética profesional. “Por ejemplo, Whitney Houston o Tina Turner tenían un poco de cenicientas, e imposta su vida. Ella no, es una chica contemporánea, afroamericana, defendiendo sus ideas, poderosa. En Beyoncé valoramos lo profesional desde el primer momento, desde el minuto cero, y eso es muy valioso”, apunta el subdirector de Rock FM, Cadena 100 y MegaStar.  El experto también valora el momento cultural en el que desarrolla su carrera: “Coincide con Obama y ella es una buena representante del cambio cultural, especialmente en Estados Unidos”. 

Además, Fouce tiene claro que ha marcado una época: “Igual que en los 80 piensas en Madonna, los 2000 son de Beyoncé”.

Este artículo apareció originalmente en El HuffPost y ha sido actualizado.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR