Disney borra todo rastro de su película más racista

·4 min de lectura

Canción del sur siempre se ha caracterizado por ser la película más controvertida de Disney. Estrenada en 1946, se convirtió en una cinta pionera en su mezcla de animación e imagen real, contó con un considerable éxito en taquilla, obtuvo dos Oscar e incluso tuvo hasta cuatro reestrenos a lo largo de los años. Sin embargo, en la actualidad la compañía del ratón Mickey reniega al completo de esta producción, tanto que ni siquiera llegó a tener ediciones domésticas en DVD o Blu-Ray y ni tienen intención alguna de añadirla al catálogo de Disney+. La razón es bastante obvia, y es que se trata de una cinta con un discurso claramente racista que ya incluso en su época fue fruto de polémica.

La película, que está basada en las fábulas de Joel Chandler Harris sobre el Tío Remus, era una historia de corte moralista narrada con la ayuda de varios cortos animados y canciones con la que Walt Disney intentó emular el ambiente sureño tan propio de éxitos de la época como Lo que el viento se llevó. Situada en una época posterior a la abolición de la esclavitud, se mostraba a los afroamericanos felices y tranquilos trabajando en una plantación de algodón al servicio de una familia, una propuesta que venía acompañada por el aún más polémico discurso de “todo tiempo anterior fue mejor”.

Así, en su intención de mantener su buena imagen de compañía familiar, Disney prefiere hacer oídos sordos cuando oye hablar de Canción del Sur. Sin embargo, en sus parques Disneyland de Orlando y Tokio seguían manteniendo un lugar inspirado en Canción del Sur, una atracción acuática llamada Splash Mountain que era el último vestigio que la Casa Mouse lucía sin remordimientos sobre esta polémica cinta calificada de racista. Hasta ahora.

Póster de Canción del sur (The Walt Disney Company)
Póster de Canción del sur (The Walt Disney Company)

El pasado 2020 Disney ya anunció sus planes de reformular por completo el lugar eliminando las referencias a Canción del sur. Según comunicaron, este sería reformado para convertirse en una atracción inspirada en Tiana y el sapo, el que fue su primer clásico animado con una princesa afroamericana. Así conseguían dar la vuelta a la situación, sustituyendo los elementos de su controvertida producción de los años 40 por la ambientación de una cinta con la que rompieron barreras en cuanto a representación.

Ahora, ya inmersos en el proceso de reconversión de Splash Mountain, se ha dado a conocer que la casa Mouse se está tomando este trabajo más que en serio, mostrando un énfasis especial en honrar la cultura afroamericana en su mayor esplendor y con todo lujo de detalles. Y no es para menos, porque tantos años con una atracción ambientada en Canción del Sur mientras renegaban abiertamente de la película había generado una sensación de oportunismo, de querer mantener su buena imagen en base a criticar su polémico film mientras por otro lado seguían manteniendo vivo su legado con esta atracción. Y es que hablamos de una de las atracciones más exitosas y demandadas de los parques Disneyland. Y evidentemente el cerrarla no era una opción.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un vídeo de Youtube no disponible por tus preferencias de privacidad

Para lograr su propósito, Disney ambientará la atracción en la ciudad de Nueva Orleans, lugar donde transcurría Tiana y el sapo y donde se encuentra una de las mayores representaciones de la cultura afroamericana de Estados Unidos. Tal y como han revelado, han contado con artistas locales para rediseñar todo el apartado artístico de Splash Mountain. Es el caso de Sharika Mahdi, antigua alumna del centro de Arte YAYA -siglas que se traducirían como Jóvenes Artistas Jóvenes Aspiraciones) que ha realizado varios diseños para inspirar a los denominados “Disney Imagineers”, que son los encargados de llevar a cabo la ejecución creativa del proyecto de la atracción.

Para dejar bien clara su intención de tomarse muy en serio la eliminación de todo rastro de Canción del sur, Disney ha desvelado toda esta información a través de un interesante debate sobre Tiana y el sapo, la cultura de Nueva Orleans y la atracción que ha contado con personalidades como Stella Chase Reese (hija de la chef Leah Chase en la que se inspiró Tiana), del periodista afroamericano de ABC Kenneth Moton, del supervisor de efectos especiales de Disney Marlon West o de la principal responsable de Disney Imagineering Charita Carter. Todo ello recogido en un vídeo subido al canal de Youtube de la compañía.

Además, Disney ha señalado que han donado 50.000 dólares al Centro de Artes Creativas de Nueva Orleans, tratando así de matizar su compromiso con la comunidad afroamericana y que su intención de reformar Splash Mountain no se sienta como un plan de aprovecharse de su cultura para su propio beneficio en los parques temáticos.

Por otro lado, la atracción actuará como secuela directa de Tiana y el Sapo, donde una Tiana ya humana y dueña de su propio restaurante invitará a los visitantes a Disney a visitar los pantanos de Nueva Orleans en un tour que incluirá ilusiones escénicas inmersivas, efectos de sonido y nuevos y viejos personajes del universo de la película representados en figuras animatrónicas. Y así, la casa Mouse elimina por completo todo rastro de la que es su película más racista, aquella que mantienen encerrada bajo llave en el cajón del olvido.

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente