Disney apuesta al futuro del streaming, su salvavidas en plena pandemia

Valeria Martínez
·4 min de lectura

En menos de año y medio, Disney+ ha pasado de ser una plataforma de contenido antiguo y pocos estrenos destacados a coronarse como una de las reinas del streaming. Así lo demuestran los datos que la compañía acaba de revelar y que han provocado que la empresa decida apostar de lleno en su plataforma online a través de una cantidad de proyectos abismal. Nada menos que 100 títulos al año que harán que el liderazgo por el streaming se torne en una verdadera batalla campal.

Durante la reunión de accionistas celebrada recientemente, Disney+ confirmó que el servicio había conseguido superar los 100 millones de suscripciones en todo el mundo. Una cifra que habrían alcanzado en tan solo 16 meses, y con semejante éxito entre manos la compañía no piensa dormirse en los laureles.

Imagen cortesía de Disney
Imagen cortesía de Disney

Después de pasar un año pandémico de pérdidas multimillonarias, Disney invertirá de manera rotunda en su exitosa plataforma. Si bien la crisis sanitaria sacudió a la economía mundial en general, el mundo del cine lo vivió como una catástrofe muy latente. No solo hubo que retrasar el estreno de blockbusteres que igualmente deben pagar sus créditos e intereses, o se puso en peligro el futuro de la tradición cinematográfica con el cierre de cines mientras el streaming se afianzaba como método de visualización primario en los hogares del mundo. En el caso de Disney, también se sumaron las pérdidas del cierre de sus parques temáticos y cruceros. Hablamos de miles de millones de dólares. Específicamente $2.6 mil millones en el último cuatrimestre de 2020, que supone una caída de las ganancias del 61% (CNBC).Además del despido masivo de empleados de dichos parques que sumarían un total de 32.000 personas. Todo este panorama habría llevado también al cierre de Blue Sky, el estudio animado que adquirieron tras la compra de las propiedades de la Fox y que dejó sin terminar la primera película animada con protagonistas queer que habría tenido Disney.

Por ende, la inversión en Disney+ cuando está dando beneficios se antoja una decisión evidente.

“El espectacular éxito de Disney+, que ha superado los 100 millones de suscriptores, nos anima a ser aún más ambiciosos y a aumentar significativamente nuestra inversión en el desarrollo de contenidos de calidad”, anuncia el CEO de la compañía, Bob Chapek, a través de un comunicado oficial que nos envió Disney.

Este éxito los llevó a marcarse un objetivo que supone un avance radical en el universo de los streamers: “más de 100 títulos nuevos al año, y eso incluye Disney Animation, Disney Live Action, Marvel, Star Wars y National Geographic”.

Es decir, si Netflix parecía imbatible cuando anunció más de 70 estrenos a lo largo de 2021 -al menos uno por semana- Disney parece ganarle la partida en esto de las promesas en cifras con 100 títulos al año. Y no se trata de títulos cualquiera, el solo hecho de añadir propiedades de Star Wars y Marvel incrementa el interés de forma radical. Después de todo ya podemos decir con total seguridad que sus primeros intentos, The Mandalorian y WandaVision, han sido éxitos rotundos, mientras el futuro de ambos universos en el formato de series genera muchísima expectación. No hay más que ver el entusiasmo que se vive en redes cada vez que se anuncia alguna novedad sobre las próximas series galácticas -como la de Obi-Wan Kenobi- o se lanza un nuevo avance de Falcon y el soldado de invierno (la nueva serie de Marvel que se estrena el 19 de marzo). 

De esta manera, y en menos de un año y medio, Disney+ se afianza como uno de los streamers principales en el futuro del mercado. Y si bien Netflix lidera el sector con más de 195 millones de suscripciones alrededor del mundo, el rápido crecimiento de la casa del ratón demuestra su posición como competidor directo.

Con 100 títulos al año, no cabe duda que Disney apuesta a un futuro enfocado en el streaming. Y si bien tienen proyectos tradicionales en marcha -como todo el universo de Marvel y otras producciones- la inversión en el sector online de la compañía pronostica un arraigo mayor en el formato online, con una oferta de contenido monumental. Si tenemos en cuenta que tanto Netflix como Disney pretenden estrenar decenas de títulos a lo largo de todo un año, podemos imaginar que estamos a punto de iniciar una lucha semanal por el liderazgo del streaming, en donde la fidelidad del usuario será una pieza clave para cantar victoria.

Más historias que te pueden interesar: