Diseñan un sujetador deportivo que detecta el cáncer de mama

·3 min de lectura
Photo credit: Philippa Langley - Getty Images
Photo credit: Philippa Langley - Getty Images

La lucha contra el cáncer de mama podría contar pronto con un nuevo y bienvenido aliado gracias a un grupo de investigadoras universitarias. La buena noticia ha llegado gracias a un proyecto liderado por la Marina Sánchez Calleja, estudiante del grado en Medicina en la Universidad Pompeu Fabra de Barcelona, que ha diseñado un sujetador deportivo que ayuda a detectar y prevenir diferentes enfermedades mamarias.

El sujetador se llama UBRA y ha ganado el primer premio de fomento del emprendimiento Explorer. Su funcionamiento se ayuda de las nuevas tecnologías, ya que recoge todos los datos asociados a la portadora de la prenda gracias a sensores ultrasónicos, mecánicos y térmicos que registran los cambios morfológicos y fisiológicos. La aplicación envía mediante un sistema de Bluetooth la información relevante a una aplicación que ayuda a controlar las variables necesarias para la detección precoz del cáncer de pecho y otras enfermedades. La inteligencia artificial analiza los datos y advierte en el caso de formación de tumores o de la creación de las condiciones de riesgo para algunos trastornos.

Según las creadoras, la posibilidad de descubrir de manera precoz un problema en el pecho no es la única de sus ventajas. "Es un servicio más eficiente, que mejora el sistema de cribado y prevención actual; mayor sensibilidad y precisión diagnóstica, evitando el sobrediagnóstico y sobretratamiento; independencia y menor coste; cobertura para todas las edades; no emite radiación y es indoloro", explican desde la Universidad Pompeu Fabra.

Photo credit: Juan Algar - Getty Images
Photo credit: Juan Algar - Getty Images

Esta herramienta nace como respuesta a una realidad cada vez más evidente. En España se diagnosticaron en el año 2020 más 34.000 casos de cáncer de mama, según el Sistema Europeo de información del cáncer (ECIS). Aproximadamente el 30% de los cánceres diagnosticados en mujeres se originan en la mama. "La probabilidad estimada de desarrollar cáncer de mama siendo mujer es de 1 de cada 8. Este tipo de tumor suele aparecer entre los 35 y los 80 años, aunque la franja de los 45-65 es la de mayor incidencia, al ser el momento en el que se producen los cambios hormonales en los períodos de peri y post menopausia, una curva de incidencia que continúa aumentando a medida que la mujer envejece", recuerda el Grupo GEICAM de Investigación en Cáncer de Mama.

Esta herramienta creada por diez mujeres (Sara Peláez, Sofya Abramchuck, Andrea Amorós, Helena Garví, Blanca Méndez, Selene Gil, Martina Llorens, Mary Cruz Hernáiz y Mercè Bonjorn colaboraron con Marina Sánchez) en colaboración con los servicios de Anatomía Patológica, Ginecología y Radiología Hospital Universitario Vall d`Hebron puede ser útil para una enfermedad con la que resulta de gran ayuda la detección temprana y precisa. "El cáncer de mama es una enfermedad grave, pero se puede curar si se detecta a tiempo", insisten desde la Asociación Española contra el Cáncer.

En principio, el proyecto está destinado para mujeres en riesgo de sufrir enfermedades mamarias, aunque existe la posibilidad de que se extienda a la población en general.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente