La diseñadora de Staud se casa con un espectacular vestido diseñado por ella

·2 min de lectura
Photo credit: Kevin Mazur - Getty Images
Photo credit: Kevin Mazur - Getty Images


Siete cambios de look durante tres días de celebraciones. Ese es el balance que deja el enlace de la diseñadora de Staud, Sarah Staudinger, y el empresario Ari Emanuel. La pareja, que se conoció en 2018, eligió St. Tropez, en la Costa Azul, como enclave para el gran día, un lugar especial para ambos teniendo en cuenta que allí tuvieron su primera cita. De hecho, la primera noche los invitados acudieron a una cena en Sénéquier, el mismo restaurante en el que quedaron por primera vez. Para la ocasión, la novia lució un vestido minimalista con escote halter de su propia firma, Staud, al que añadió joyas de la colección de Elsa Peretti para Tiffany & Co.

Sin embargo, y a pesar de los frenéticos cambios de vestuario de la novia –de un conjunto de Alaïa al Paco Rabanne vintage que lució al final de la fiesta, por citar solo un par–, el gran protagonista fue el vestido nupcial diseñado por ella misma. Se trata de un diseño con cintura baja en forma de triángulo invertido, una de las tendencias de la temporada, espalda abierta y unos finísimos tirantes espagueti. Sin ningún adorno ni floritura, todo el peso del traje de novia recae en el corte y el tejido satinado, a los que la diseñadora concedió todo el protagonismo recogiendo su melena en un moño y eligiendo un discreto ramo de lirios del valle. Las sandalias de tiras blancas, muy sencillas, también corrieron a cargo de Staud.

La ceremonia, oficiada por el mítico cómico Larry David, se celebró en una casa de L'Estagnet ubicada muy cerca del refugio vacacional de Brigitte Bardot, y entre los invitados no faltaron rostros tan conocidos como el de la modelo Emily Ratajkowski, la dj Harley Viera-Newton –que eligió un vestido de lunares– o Diplo, que fue uno de los encargados de amenizar la fiesta.

Al final de la cena, la novia cambió su espectacular diseño nupcial por un minivestido de lentejuelas doradas en el que podía leerse Staud y Ari acompañado por un dibujo de ambos. Un cambio de registro en las antípodas de la elegancia de su vestido nupcial que utilizó para cortar la tarta y que más tarde volvió a reemplazar por un vestido metalizado vintage de los años 60 de Paco Rabanne con el que pasó el resto de la noche. Puedes ver la mayoría de los diseños en el carrusel de imágenes del post de Instagram que precede a estas líneas.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente