Dirty John, la serie de Netflix que nos hace temer a las citas online

Valeria Martínez

Netflix está aprovechando al máximo el gran tirón de las docuseries y las series criminales basadas en historias reales. Y tras el éxito de The Ted Bundy tapes: conversations with a killer, la última en sumarse al furor del momento es Dirty John.

Seguro hayas oído hablar de ella, te la hayan recomendado o te haya aparecido entre las recomendaciones de Netflix (si alguna vez también caíste rendido ante una de sus tantas series criminales). Dirty John llama la atención por estar protagonizada por dos estrellas como Connie Britton y Eric Bana, y aunque a priori no desvela que está basada en una historia real, la trama original pone los pelos de punta.

Eric Bana y Connie Britton en Dirty John (©2018 Bravo Media, LLC)
Eric Bana y Connie Britton en Dirty John (©2018 Bravo Media, LLC)

Dirty John cuenta la historia de Debra Newell, una diseñadora de interiores con varios matrimonios a sus espaldas que a sus 59 años y con dos hijas, es exitosa en los negocios, pero tiene mala suerte en el amor. Cita tras cita, de repente aparece un hombre perfecto: John Meehan. Se conocen por internet, es anestesiólogo, atento, romántico, guapísimo y Debra se deja llevar por su primera impresión mientras su soledad la hace ver que tiene delante al hombre ideal. Pero John tiene una segunda cara. O más bien una verdadera cara que vamos descubriendo a medida que avanza la historia.

Meehan era un estafador experto en aprovecharse de mujeres solitarias o con baja autoestima, drogadicto, peligroso y manipulador. Era enfermero, y no médico, y robaba drogas en los hospitales donde trabajaba. Si bien las hijas de Debra sospechaban de él y sus intenciones, su madre estaba cegada por el amor. Le dio una oportunidad tras otra, hasta que fue demasiado tarde.

-ATENCIÓN SPOILERS DEL FINAL DE LA HISTORIA –
Meehan terminó atacando a Terra, una de las hijas de Debra, en un parking a plena luz del día. Pero cuando dejó caer el cuchillo que usaba para el ataque, la joven contratacó acertando 13 puñaladas en el hombro, el brazo, la espalda, el pecho y atravesándole un ojo que afectó parte de su cerebro. John quedó en estado vegetativo y fueron sus hermanas las que decidieron, cuatro días después, apagar las máquinas que lo mantenían con vida.

Eric Bana como John Meehan (©2018 Bravo Media, LLC)
Eric Bana como John Meehan (©2018 Bravo Media, LLC)

La serie está basada en un podcast de Los Angeles Times al que Debra decidió contar su experiencia en 2017. Y si bien Dirty John es una serie que está dando mucho de qué hablar, su ejecución es más de una telenovela de tarde que una serie criminal. A pesar de contar con actores de renombre, no aprovecha el talento de ninguno de ellos e incluso releva los papeles de las hijas -con actrices ascendentes como Juno Temple y Julia Garner- a un plano secundario y superficial.

La actuación de Connie Britton retrata a Debra como una mujer difícil de comprender. Y no porque no hagamos el esfuerzo de entender su dolor, sino porque su pasividad ante las continuas sospechas y amenazas la hacen poco creíble. En su caso tenía el apoyo y las pruebas de practicamente toda su familia. No sufría de la dependencia psicológica de la persona maltratada. Meehan no era violento con ella -aunque sí manipulaba su relación con sus hijas- ni tampoco necesitaba de él para sostenerse. No tenían hijos y sus casas y coches eran de ella. Y aun así seguía al lado de un hombre que demostraba su faceta más peligrosa a menudo. Incluso después de conocer su drogodependencia, sus robos a pacientes y su pasado con órdenes de alejamiento incluidas, quiso creer su versión que apestaba a mentira.

Pero si fuiste de los que dieron oportunidad a esta serie, te tengo una buena noticia. Y es que al ver el éxito de Dirty John, Netflix subió a su plataforma el documental Dirty John: the dirty truth en donde sus protagonistas reales, así como todas las mujeres estafadas por el mismo criminal, relatan su historia.

El documental es más efectivo en su relato, preciso y conciso, mostrándonos la magnitud del dolor provocado por este criminal en la vida de unas víctimas dolidas y afectadas de por vida. Algunas pasaron miedo, otras vieron sus vidas en peligro y otras quedaron con el corazón roto por siempre.

El documental es más aterrador y efectivo, relatando una historia que invita a pensar en el riesgo de las citas online. Es inevitable. También ayuda a entender mejor a Debra que la actuación pasiva de Connie Britton. Pero lo mejor es que muestra videos y fotos del propio John Meehan, aportando una visión más real de este hombre que aterró a tantas mujeres a lo largo de su vida, cuando la serie adorna la trama con toques de telenovela.

Cartel de Dirty John, The Dirty Truth (©Oxygen Channel, 2019)
Cartel de Dirty John, The Dirty Truth (©Oxygen Channel, 2019)

“Dirty John” era el apodo que tenía John Meehan entre sus compañeros universitarios, que le pusieron el adjetivo “sucio” por delante de su nombre debido a la forma vulgar en que se refería a su manera de disfrutar del sexo. John Meehan utilizaba a las mujeres que pasaban por su vida y al terminar la relación, las extorsionaba amenazándolas con enviar fotos suyas desnudas a la familia. Las aterrorizaba, perseguía, amenazaba y mantenía bajo el terror constante. Persiguió a Debra y a sus hijas. Amenazó con ahogar a una de ellas y hasta prendió fuego uno de sus coches.

Si te gusta el género o ya viste la serie, sin dudas te recomiendo que veas el documental. Pero no me culpes si después de verlo terminas temiendo a las citas online.

Para seguir leyendo:
Tras ver la serie de Ted Bundy, agradezco no estar soltera
Detainment, el corto cuya nominación al Oscar peligra por contar el asesinato que conmocionó a Gran Bretaña
El caso de Lorena Bobbitt reabre sus heridas en forma de serie documental
Netflix advierte a los espectadores sobre la recién estrenada serie de Ted Bundy: “Quizás no la vean solos”
La segunda temporada de ‘You’ continuará con un cambio inesperado