La directora mexicana del museo de Long Island se propone "servir a la comunidad"

·4 min de lectura

Nueva York, 15 jun (EFE).- La mexicana Mónica Ramírez Montagut, que el 8 de julio asumirá la dirección del museo Parrish, en el estado de Nueva York, está convencida de que "los museos tienen que servir a la comunidad" pensando en lo que es relevante hoy y dentro de cincuenta y cien años.

"Tenemos que servir a nuestra comunidad de una manera más profunda y más sistemática, no de vez en cuando, sino de una manera más consistente", asegura a Efe en una entrevista telefónica desde Michigan mientras prepara su traslado al Parrish, un museo principalmente centrado en artistas de Long Island, donde espera poder desarrollar su trabajo a largo plazo.

Martínez Montagut, que califica su nombramiento como "la culminación de una preparación de muchos años", insiste en la idea de servir a la comunidad donde la institución está ubicada, en este caso la región de Long Island, en el extremo sur de Nueva York.

"La manera de servir a las comunidades, casi siempre, es a través de los programas educativos y lo que yo he hecho han sido exposiciones de temas importantes para la comunidad", dice, antes de poner como ejemplo varias exposiciones comisionadas por ella en el pasado como una sobre el encarcelamiento en Luisiana, el estado del país con más presos por habitante.

En su nueva misión, adelanta que podría abordar el medioambiente o la biodiversidad.

"La idea es desarrollar servicios, temas importantes. ¿Qué es lo que nos preocupa a los que vivimos en Long Island? ¿Cuáles son las grandes actitudes o personalidades que nos dan cohesión como comunidad? y un poco celebrar eso", señala, antes advertir que todavía necesita un poco de tiempo para aprender más del Parrish y las comunidades de la región.

Pero, su cometido más acuciante será participar en la organización del 125 aniversario de ese museo, que fue fundado en 1897 y reubicado en 2012 en su actual emplazamiento en Water Mill, en la conocida región neoyorquina de los Hampton.

EL PESO DE LA HERENCIA MEXICANA

Martínez Montagut, que llegó a Estados Unidos en 2003, reconoce que en ocasiones se convierte en una especie de embajadora latinoamericana y asegura sentirse orgullosa de ello.

"En ciertos momentos, cuando eres una minoría, te encuentras representando a tu comunidad, lo desees o no", explica la curadora mexicana que trabajó como comisaria ayudante en el museo Guggenheim de Nueva York y que ocupaba hasta ahora el cargo de directora ejecutiva del museo de arte contemporáneo Eli and Edythe Broad en la Universidad de Michigan.

Cuenta como ejemplo que durante el tiempo que trabajó en el museo de arte contemporáneo The Aldrich, en Connecticut, la aportación de su bagaje latinoamericano no era lo que más se esperaba de ella, pero lo acabó poniendo al servicio de la institución.

"Tengo esa habilidad y esa capacidad y es cuestión de ver si hay oportunidad y es lo adecuado para el museo. Yo creo que va a ser algo adecuado para el Parrish", dice Martínez Montagut, que destaca la importante presencia de comunidades hispanas en zonas de Long Island.

LA ATRACCIÓN DEL PARRISH

Para la mexicana, que estudió arquitectura en la Universidad Iberoamericana de México y es doctora en Teoría e Historia de la Arquitectura por la Universidad Politécnica de Cataluña (España), el Parrish "es un museo muy reconocido y muy respetado y hay que seguir con el trabajo de liderazgo en arte contemporáneo y para que siga siendo una punta de lanza en el campo del arte".

Además de las obras que guarda el museo y de las exposiciones, que promete serán diferentes a lo que se pueda ver en otras instituciones museísticas, la nueva directora del Parrish valora el edificio que lo alberga y su interacción con el entorno.

"Somos de los pocos museos en los que puedes estar participando del paisaje a la vez que descubres las obras, porque está muy bien anclado y el paisaje es bastante único", dice su nueva directora que cuenta que yendo a los museos tradicionales, desconectados del entorno, a veces, no se recuerda dónde se ha visto una obra.

Martínez Montagut destaca como su museo favorito de su México natal el MUAC de la Universidad Nacional Autónoma; también el Reina Sofía de Madrid o el MACBA de Barcelona, en España; el Palais de Tokio de París o el New Museum de Nueva York, desvelando su pasión por el arte contemporáneo.

Pero ahora, su cabeza y pronto su cuerpo estarán en el Parrish donde espera poder desarrollar su trabajo a largo plazo con el mismo trabajo duro, diligencia, rigor, disciplina y un "poquito de creatividad" que la han llevado hasta aquí.

Jorge Fuentelsaz

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente