El hombre que triunfó en Hollywood mientras estaba registrado como delincuente sexual en otro estado

Cine 54
·5 min de lectura

A sus 60 años, Adam Kimmel es un reputado director de fotografía que tiene a sus espaldas títulos tan destacados como Beautiful Girls (1996), Truman Capote (2007), Lars y una chica de verdad (2007) o Nunca me abandones (2010) –siendo su película más reciente Mark Felt. El informante (2017).

No obstante, pocos saben que también está registrado como delincuente sexual y que en 2003, cuando tenía 43 años, se confesó culpable de haber abusado de una chica de 15 años. Pese a todo, Kimmel siguió perteneciendo a la Academia de Cine (es decir, votando en los Premios Óscar) y teniendo una exitosa carrera en Hollywood, llegando a trabajar con estrellas como Scarlett Johansson.

Adam Kimmel
Adam Kimmel

Según ha revelado un reciente artículo de Variety, Kimmel fue acusado de violar repetidamente a su víctima menor de edad en la ciudad de Nueva York. El director de fotografía habría mantenido relaciones sexuales con la joven en al menos diez ocasiones a lo largo del mes de agosto de 2003, y a día de hoy mantiene que el sexo fue consentido “con alguien por debajo de la edad de consentimiento”.

En aquella ocasión, Kimmel llevó a cabo diez días de servicios a la comunidad y fue condenado a diez años de libertad condicional y diez años en el registro de delincuentes sexuales. Por entonces, Kimmel ya se había labrado una gran reputación por su trabajo en Hollywood. El condenado afirma que no estaba obligado a informar a sus empleadores de la pena –pese a tratarse de un delito grave–, y que por ello decidió no hacerlo.

En 2005 fue nominado a Mejor Fotografía en los Awards Circuit Community Awards por su trabajo en Truman Capote, que también tuvo la misma candidatura en los Film Independent Spirit Awards de 2006. Estos últimos galardones también nominaron la fotografía de Nunca me abandones en 2011.

Además, fue invitado a convertirse en miembro de la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas en 2007, sin que su pasado como delincuente sexual afectase a su ingreso. Y pese al incidente de 2003 -el cual habría supuesto para él una experiencia con la que tendría que cargar “por el resto de su vida”- Kimmel volvió a ser arrestado en 2010.

En esta ocasión, fue acusado de agresión sexual de cuarto grado, con los agravantes de riesgo de lesiones y de no haberse registrado como delincuente sexual en Connecticut. Sucedió después de conocer a otra joven de 15 años a la salida de una oficina de correos, junto a la madre de esta, en la ciudad de Salisbury. Hay que aclarar que en Connecticut, agresión sexual de cuarto grado implica que el agresor “somete intencionadamente a otra persona menor de 15 años a un contacto sexual”.

Según el diario local The Register Citizen, la joven habría declarado a la policía que “le tocó de forma sexual por debajo de su ropa estando en casa de él, y que luego la despidió con un beso en su coche”. La víctima añadió que en varios ocasiones se besó en la boca con el acusado.

Posteriormente Kimmel se declaró culpable de delitos por tenencia ilícita de armas al haber guadado en su casa un rifle y varios fuegos artificiales, y también de no haberse registrado como delincuente sexual –pero pese a todo los cargos de agresión sexual fueron retirados. Kimmel declaró en el juzgado que la chica se había enamorado de él y que él le había escrito emails sobre películas en las que jóvenes menores tienen relaciones con hombres mayores, supuestamente para no dañar sus sentimientos.

En el juicio, varias personas salieron en su defensa –incluyendo “su pareja desde hacía cinco años”, que permaneció anónima. En relación al artículo publicado, Kimmel envió a Variety esta declaración: “Mientras estaba en Connecticut en 2010, fui arrestado tras una serie de acusaciones graves y salaces que salpicaron la prensa local y nacional. Tras una investigación de 18 meses, el Fiscal del Estado desestimó todas esas acusaciones y el expediente quedó sellado”.

Esto no salió en los periódicos… Hay cosas que he hecho de las que me arrepiento profundamente, y he aceptado la responsabilidad por ellas ante los jueces, y he saldado mi deuda con la sociedad”, afirma Kimmel. “La gente comete errores, y cuando lo hacen, la forma honrosa y correcta de seguir adelante es asumir la responsabilidad, aprender las lecciones, cargar con las consecuencias y proseguir con mayor entendimiento y perspectiva”.

Creo haber hecho esto, y es mi deseo más profundo poder continuar formando parte de esta comunidad creativa e inspiradora a la que he dedicado mi vida”.

El hecho es que Kimmel sigue siendo un miembro con derecho a voto en la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas que anualmente elige los nominados y ganadores en los Óscar. Hasta la fecha, el único miembro que ha sido expulsado por conducta sexual inapropiada es Harvey Weinstein. No obstante, la Academia ha asegurado a Variety que está revisando la situación de Kimmel y valorando su posible expulsión.

La Academia tiene una política declarada contra el comportamiento abusivo e indecente, y se toma muy en serio cualquier cuestión relacionada con acoso, agresión o conducta sexual inapropiada”, dice el comunicado de la Academia que recoge Variety. “El actual proceso de selección de miembros se basa en un sistema de honor basado en la integridad de los miembros potenciales”.

La Academia está revisando la situación de acuerdo a sus estatutos y seguirá examinando su proceso de selección de miembros con regularidad, para asegurarse de que refleje con precisión los valores de la Academia”.

Más historias que te pueden interesar:

Fuente de la imagen: archivo de imágenes de Adam Kimmel