'Los dioses han muerto', todo estaba en Roma

Agencia EFE
·3 min de lectura

Sevilla, 19 feb (EFE).- Una crisis económica brutal, una pandemia venida de tierra de partos, la presión de los bárbaros en la frontera y los antisistema de la época, los cristianos, dibujan el ambiente de ‘Los dioses han muerto’, última novela del periodista y escritor Félix Machuca que anticipa que “todo estaba" ya en la Roma de Marco Aurelio.

Las vicisitudes del comerciante liberto Cara Pescao en busca del oro africano con sus socios hispalenses y gaditanos en el contexto de un Imperio que se tambalea es el hilo argumental del tercer vértice de la trilogía de emperadores béticos cuyas dos primeras entregas fueron ‘El sueño del búho’ y ‘Las caravanas de Hadriano’.

Este periodista todoterreno y guionista, entre otros, de Jesús Quintero ‘El loco de la colina’ o Carlos Herrera, se adentra con su nueva obra en una época convulsa y decadente en la que, por no faltar, también tuvo su “pandemia de peste venida desde China, probablemente sarampión o una gripe, vaya usted a saber si fue un virus del mismo tronco que la covid-19”.

“No hay que ir a Salamanca para ver los paralelismos”, dijo a EFE Machuca, quien después de Trajano y Hadriano -“con hache, como es”, precisa- pergeña una historia en la que va de la Bética a Roma con el pulso de quien se ha documentado a fondo para dibujar los claroscuros de un fin de época, la del gobierno del sabio, filósofo y estoico Marco Aurelio (121-180 d.C.).

Explicó que cuando estaba escribiendo la novela “era consciente de que el mundo vivía una crisis descomunal, la presión de la emigración ilegal en las fronteras europeas era cada vez más intensa y los antisistema clamaban por un mundo diferente: no había pandemia ni se la esperaba", dijo.

Machuca comentó que, conforme veía los evidentes paralelismos, le comentó al catedrático de Historia Genaro Chic, que le ha asesorado en su trilogía bética, “que lo único que faltaba era una peste para vivir la angustia del tiempo de Marco Aurelio, y llegó también desde China, como la que asoló y despobló al mundo aureliano”.

"Las legiones que luchaban en Partia (norte de Irán) la esparcieron por el Imperio como hoy lo han hecho los agentes de la globalización con la peste china: Marco Aurelio murió de esa peste", precisó el periodista sevillano.

Sobre si el mundo actual ha dejado de ser el que era como ocurrió con la Roma posterior a Marco Aurelio, Machuca afirmó que no hace falta que lo diga él porque “lo acaba de decir el presidente chino, Xi Jinping, en el foro de Davos” tras “alardear de que la covid-19 no ha podido ni con su sistema sanitario ni con su economía” y que “después de la pandemia el mundo será otro y él, sin duda, el nuevo emperador”.

“Yo creo que Occidente acaba de enterrar una historia de más de dos mil años”, afirmó descarnado y pesimista Félix Machuca, no obstante muy orgulloso de haber reivindicado en su obra el papel de emperadores de la Bética como Trajano y Hadriano.

Enfrascado en las andanzas de Cara Pescao por tierras africanas, no pierde el hilo Machuca a la hora de reivindicar el papel de “dos de los emperadores más sobresalientes del Imperio” a los que “las escuelas historicistas de la Europa alemana e inglesa convierten en hijos directos de Roma, desolador”.

“Le debíamos un reconocimiento literario desde la tierra que los forjó. Siempre sentí que nos robaban lo nuestro”, afirmó orgulloso de los emperadores béticos un sevillista furibundo.

Carlos del Barco

(c) Agencia EFE