Dinamarca, el país que es feliz con impuestos altos, asombra con los medios disponibles para dejar atrás el coronavirus

El coronavirus ha impactado duramente en Europa y países como Italia, Reino Unido, Francia o España han sufrido miles de víctimas. Sin embargo, en otras naciones la epidemia no ha tenido tanto impacto. Uno de los ejemplos de éxito es Dinamarca, que ha sido capaz de contener al virus y parece ir un paso por delante a sus socios comunitarios.

Los daneses se confinaron muy pronto, hicieron la reapertura también temprano y ahora apuestan por la realización masiva de test a personas sin síntomas para encontrar posibles focos ocultos. El secreto de su gestión se encuentra en un sólido Estado del Bienestar que se ha ido fortaleciendo durante décadas.

Dinamarca está haciendo test masivos a su población (Photo by OLAFUR STEINAR GESTSSON/Ritzau Scanpix/AFP via Getty Images)

Pese a que el impacto del coronavirus en Dinamarca ha sido limitado (a día 19 de mayo 11.044 casos y 548 muertos), ya el 11 de marzo su Gobierno decidió decretar el confinamiento, siendo el segundo país europeo en implantarlo tras Italia. Una medida de prevención que se unió a la realización masiva de test (hasta el momento se han hecho casi medio millón en un país que tiene menos de 6 millones de habitantes) y que juntas han permitido evitar la propagación del virus.

Dinamarca rápidamente se convirtió en uno de los países del mundo con más pruebas por cada millón de habitantes (82), según Worldometers.info, frente a las cifras de Alemania (37,5), Estados Unidos (37,1), España (64,9) o Italia (50,2), países que también han hecho muchos test.

La unión de estas dos variables permitió que el país iniciara las medidas de desconfinamiento a mediados de abril con la reapertura de peluquerías y otros comercios. Este 18 de mayo además han vuelto a abrir sus puertas restaurantes y cafeterías. Una vuelta a la normalidad en el país que quiere evitar a toda costa que se produzcan rebrotes como ha ocurrido en Corea del Sur o Alemania, que han obligado a aplicar nuevas medidas restrictivas.

Por ese motivo, el Gobierno ha decidido que todo aquel adulto que quiera hacerse el test podrá hacerlo. El objetivo es descubrir a posibles asintomáticos y frenar una nueva oleada de contagios. Las pruebas se harán mediante cita previa y ya se han instalado carpas en 16 ciudades para hacerlas. También habrá dispositivos móviles para realizarlas a domicilio a personas dependientes y ancianos.

Reapertura de cafés en Dinamarca. (Photo by LISELOTTE SABROE/Ritzau Scanpix/AFP via Getty Images)

Un potente sistema público sostenido en los impuestos

Un ejemplo que muestra la robustez de un sistema público danés que garantiza la sanidad, la educación o el transporte de sus ciudadanos y que es uno de los que más protege a sus habitantes en todo el mundo. Su fortaleza se explica con los altos impuestos a los que se enfrentan.

En 2018, su carga tributaria representaba un 44,9% sobre el PIB, una de las más altas del continente. Sin embargo, sus residentes se muestran felices pese a la alta carga impositiva y año tras año el país se sitúa entre los más felices del planeta según el Informe Mundial sobre la Felicidad. En su edición de 2019 los daneses solo eran superados por los finlandeses.

Estos impuestos tan altos terminan volviendo al ciudadano con el gasto público del Estado, que representa un 52% del PIB y que se caracteriza por una serie de servicios y medidas como la educación gratuita y de calidad, ayudas a la maternidad y a los desempleados, aportación económica a los niños hasta que alcanzan la mayoría de edad o buenas prestaciones para los funcionarios, que representan un 32% del total de trabajadores del país.

El nivel de vida en Dinamarca es muy alto. (Photo by Bruno PEROUSSE/Gamma-Rapho via Getty Images)

El país además cuenta con un mercado laboral dinámico (solo un 4,8% de desempleo en 2019), unos salarios altos y un Estado del Bienestar muy asentado durante generaciones y que está muy protegido por la conciencia social que existe sobre su utilidad.

No es de extrañar por tanto que el país haya podido gestionar la crisis del coronavirus con éxito y ahora tenga la capacidad de hacer test a todos aquellos ciudadanos que quieran hacerse la prueba.

Más historias que te pueden interesar: