Un dilema a la hora de comprar: ¿conviene pagar al contado o en cuotas con tarjeta?

·5 min de lectura

En épocas de bolsillos flacos y precios que no paran de subir, una opción que se adopta como forma de cobertura es la compra de determinados productos, en especial electrodomésticos, mediante el pago de cuotas mensuales.

Del otro lado del mostrador, los comerciantes también buscan engrosar su caja, más aun en un escenario en el que las ventas vienen cayendo en forma sistemática. Sobre este punto, el panorama de julio fue desalentador. Según CAME, en varios rubros se registraron caídas de casi el 5%, como fue el caso de textil e indumentaria y bazar, decoración, textiles para el hogar y muebles. En tanto que en categorías como calzado y ferretería, materiales eléctricos y materiales de la construcción retrocedieron cerca del 3 por ciento.

En este contexto, y ante el avance imparable de los medios electrónicos de pago, el uso de dinero en efectivo perdió terreno y esto impulsa los descuentos que se observan en la actualidad por pago al contado.

Entonces, al cliente que está a punto de cerrar una compra, cualquiera sea el monto, se le presenta la duda de tener que elegir entre pagar en efectivo para aprovechar ese descuento o tomar un plan de cuotas, en sus dos opciones: sin interés o mediante Ahora 3, 6, 12 o 24, según el producto a comprar.

El primer punto a tener en cuenta es el monto a pagar. Muchas veces, si es bajo -lo cual dependerá de la capacidad de pago de cada uno-, tal vez lo más conveniente sea hacerlo en efectivo, aun más si se puede aprovechar algún descuento, cualquiera sea el porcentaje. De esta manera se evita cargarse de cuotas en la tarjeta, que terminan reduciendo el monto disponible.

Pero si el monto es elevado, entra a jugar la relación descuento versus cuotas, en la cual tienen peso tres factores: el porcentaje de la rebaja, la carga de intereses y la inflación esperada para el plazo del crédito.

El pago con tarjeta en cuotas no siempre es más conveniente que el pago al contado.

Si el comercio ofrece planes de 3 o 6 cuotas sin interés y se toma en consideración como guía la proyección inflacionaria que arroja el REM del Banco Central, según el cual el acumulado para los próximos tres meses sería del 19%, y para los seis meses del 40%, el descuento a partir del cual es conveniente pagar en efectivo deberá superar el 12% y 18%, respectivamente.

Es decir que si por una compra de $1.000 el comercio ofrece un descuento del 15%, el precio final resultará menor que financiarlo a tres meses por el efecto inflacionario. En cambio, si el plazo fuera de 6 meses, la quita no podría ser inferior al 18% para que sea atractiva.

Descuento versus Plan Ahora

En cuanto a los diferentes plazos que ofrece el Plan Ahora, que van de los 3 a los 24 meses según el rubro, debe tenerse en cuenta un punto que no siempre está debidamente aclarado.

Es lo referido a la tasa de interés que se cobra, la que se aplica sobre el monto a financiar bajo la modalidad de "tasa directa". Es decir, se multiplica la de referencia para cada plazo por el monto a devolver y la cuota surge de dividir ese importe por la cantidad de pagos. En el caso de 3 meses, la tasa fijada por el Gobierno es del 5,39%; para los 6 meses, del 10,82%; y para 12 meses alcanza al 22,22 por ciento.

Si estas tasas se quieren hacer compatibles con la inflación, los resultados son los siguientes. Se parte del 2,67% mensual (3 meses) y llega al 3,23% para un plan a 12 meses. Es decir que se ubican muy por debajo de la inflación esperada.

Haciendo algunos cálculos básicos, se puede concluir que de la combinación de ambas tasas (Ahora e inflación), surge que por una compra de $1.000 el precio actual para cada plazo, que incluye la suma de todas las cuotas con la correspondiente tasa de interés y el efecto inflacionario, va de los $935 a los $869, por lo que en las actuales circunstancias estos planes siguen siendo beneficiosos. Entonces, el punto final a resolver es de cuánto debe ser el descuento para que sea tentador el pago en efectivo.

A la hora de elegir el medio de pago se deberá tener en consideración el nivel de inflación esperado.
A la hora de elegir el medio de pago se deberá tener en consideración el nivel de inflación esperado.

A la hora de elegir el medio de pago se deberá tener en consideración el nivel de inflación esperado.

Para una compra de $1.000 financiada con Ahora 3, el monto nominal a devolver será de $1.053.90, pero por el efecto inflacionario la suma de las cuotas arroja un valor actual de $936. Es decir que a simple vista el plan es conveniente. Es aquí donde entra a jugar el factor descuento y todo dependerá de la magnitud del mismo. Dado que la diferencia entre el precio contado y el financiado ajustado por IPC es del 6,45%, todo descuento superior a esa cifra será conveniente y cuanto más alto sea, mejor.

Lo mismo para los 6 y 12 meses, aunque en estos casos, cuanto mayor sea el plazo, mayor debería ser el descuento. Si se eligiera comparar un plan a 12 cuotas con el pago en efectivo, el descuento no debería ser menor al 13 por ciento. Entonces, si se adoptara ese porcentaje y se lo generalizara, se podría concluir que este sería el piso para cualquier operación.