El destino de Dick Hallorann en el guion original de 'El resplandor' era muy diferente

Cine 54
·7 min de lectura

A estas alturas, pocos se atreven a negar que El resplandor (1980) sea una de las más importantes e influyentes cintas de terror de la historia. Pero como es sabido, la adaptación que Stanley Kubrick y Diane Johnson hicieron de la popular novela de Stephen King, publicada solo tres años antes del estreno de la película, divergía notablemente del material original –y no solo en cuestiones de tono, sino también en puntos muy concretos de su historia.

Porque Kubrick siempre se mantuvo firme su decisión de convertir la historia de casa encantada de King en un perturbador relato de cómo un hombre da rienda suelta a su locura psicopática, gradual e irreversiblemente, debido a (o aprovechándose de) el aislamiento en un hotel de montaña. Y más allá de cambiar el nombre del protagonista de John a Jack, o el número de la habitación maldita de 217 a 237, el director de 2001: Una odisea en el espacio introdujo cambios muy importantes en la trama.

Dick Hallorann no moría en el guion original de El resplandor (y el actor, Scatman Crothers, que había leído el libro, no sabia que iba a morir; Kubrick lo cambió para sorprender a los lectores)
El propio Scatman Crothers, que había leído la novela de Stephen King, se sorprendió al conocer el final que deparaba a Dick Hallorann la versión final de Stanley Kubrick. (Imágenes: Warner Bros.)

Por ejemplo: mientras que en la versión original de King estamos ante una historia de fantasmas canónica y evidente, en la de Kubrick todo es ambiguo y los supuestos espíritus podrían estar solo en la mente de Jack Torrance (una mente que, a diferencia de la novela, ya vendría bastante trastornada al Hotel Overlook). Tampoco aparecen en el libro las icónicas gemelas (aunque sí se menciona a las difuntas hijas de la familia Grady), ni la espeluznante cascada de sangre del ascensor, ni las páginas repetidas que Jack ha mecanografiado, ni el laberinto del exterior (que en la película reemplaza a los animales y otros seres de setos que cobran vida en el jardín)…

Podríamos enumerar una larga lista de diferencias notables entre la película y el libro, pero hay unas en concreto que nos parecen cruciales: las relacionadas con los personajes centrales y su destino en la historia. Sí, los lectores de King saben perfectamente que en la novela, Jack no moría congelado en el exterior sino en la explosión de las calderas del Overlook, y que Wendy era mucho más productiva e independiente que el personaje interpretado por Shelley Winters. Pero hay un cambio de personaje que siempre nos ha resultado especialmente llamativo: el de Dick Hallorann, el cocinero afroamericano que en la película interpretó el músico y actor Scatman Crothers.

Y es que, como recuerdan todos los espectadores de El resplandor, Hallorann moría asesinado por Jack, en lo que realmente es el único asesinato que vemos cometer en la película. Algo muy diferente a lo que sucedía en el guion original que firmaron Kubrick y Johnson, y que era bastante más fiel a la historia de King.

Recordemos que Hallorann, jefe de cocina del Hotel Overlook, poseía las mismas habilidades telepáticas y precognitivas que el pequeño Danny Torrance. Cuando el hombre descubre que el pequeño también tenía el “resplandor”, le ayudaba a entender sus poderes y cómo utilizarlos. En la película, esto sucede durante el recorrido introductorio por el hotel, en el que Dick les enseña a Jack, Wendy y Danny Torrance las instalaciones –mientras se comunica telepáticamente con Danny. Algo bastante similar a lo que podía leerse en la novela de King.

Recordemos que hacia el final del libro, el estado mental de Jack se deteriora mucho debido a las fuerzas sobrenaturales que infestan el hotel, desatando en él una sed asesina que trata de saciar con su esposa e hijo. Es entonces cuando un aterrorizado Danny envía una señal de socorro psíquica a Dick, que está pasando las vacaciones en un resort de Florida.

Dick se apresura en regresar a Colorado para ayudar a Wendy y a Danny, y cuando llega al hotel es atacado por animales de poda artística (que han cobrado vida gracias a los poderes del hotel) y gravemente herido por Jack. Pero finalmente, Jack muere y Dick se convierte en el héroe de la historia, salvando a madre e hijo y ayudándoles a escapar. ¡Incluso acababa ayudando en la crianza de Danny!

Por contra, en la adaptación cinematográfica de Kubrick, Dick fallecía nada más regresar al Overlook. En una tensa escena ambientada en el hall del hotel, Jack sorprendía a un desprevenido Hallorann y le clavaba un hacha en el pecho, matándole al instante y dejando a Wendy y Danny totalmente desamparados. Sin embargo, esto no era así en el guion original de la película.

Y es que, según recoge The Mary Sue, ni siquiera el propio Scatman Crothers tenía la menor idea de que su personaje iba a morir en pantalla, pues estaba familiarizado con la historia del libro de King y pensaba que, efectivamente, su papel era el de salvador. ¡Porque eso era lo que ponía en el guion que le entregó Kubrick!

Me gusta la película. Únicamente me habría gustado que dejaran el final original”, declaró Crothers (fallecido en 1986 a la edad de 76 años).

Lo raro es que incluso en el guion de Stanley ponía que Hallorann les salvaba. De hecho, cuando llegué a Londres por primera vez, Jack Nicholson me presentó a sus amigos y dijo:“Este tío es el héroe de la película”.

Sencillamente no entiendo qué pasó. Kubrick rodaba las cosas de mil maneras, pero nunca rodó una versión del final como la que figuraba en el guion o el libro. Sigo sin saber por qué Stanley cambió la historia. Nunca le pregunté por qué lo hizo. Solo quería hacer mi trabajo”.

La decisión de Kubrick de cambiar el destino de Hallorann frustró e incluso enfadó a muchos fans de King, que inmediatamente odiaron al director y a su película por haberse atrevido a alterar la historia original. Por otro lado, también se ha señalado como problemático el hecho de que Kubrick escogiera al único personaje negro de la historia para sufrir una muerte brutal –el único asesinato que presencia el espectador, como hemos dicho–, pese a disponer de habilidades telepáticas que deberían haberle advertido del peligro. Por contra, King lo convierte no solo en una figura cálida y paternal, sino en el único y verdadero héroe de la trama...

Igualmente, los fans de Kubrick han defendido a capa y espada su alteración de la historia de King. Sin ir más lejos, este artículo de SyFy describe la escena del asesinato de Hallorann como “una obra maestra del diseño visual y de sonido”. Pero lo cierto es que Kubrick no tomó esta decisión únicamente por razones artísticas…

Y es que el cineasta, muy consciente de lo que el público tendría en mente, sabía que el libro de King ya contaba con una legión de lectores, y que estos no solo estarían entre el público de la película, sino que también podrían “spoilear” la trama para quienes no hubieran leído la novela. Por ello, decidió alterar el clímax de la historia y hacer la situación más tensa y desesperada, conduciendo a los lectores de King a una falsa sensación de seguridad para entonces darles un bofetón y mantenerles enganchados hasta el final.

Porque cuando Dick muere a manos de Jack, la situación de Wendy y Danny no parece tener salida –sobre todo si se ha leído el desenlace original, en el que el cocinero es quien les salva de Jack. De esta forma, Kubrick obligó a todos los espectadores a preguntarse cómo podrían madre e hijo huir del desquiciado Jack cuando todo se alineaba en su contra.

Y no se puede negar que su decisión surtió efecto, porque 40 años después de la película, seguimos recordando con un escalofrío en la espalda esos últimos minutos en el laberinto…

Más historias que te pueden interesar: