Diccionario Fit: los términos que debes saber para entrenar bien

Por Esperanza Jiménez
Photo credit: Getty Images

From Diez Minutos

La terminología Fit es muy extensa. Si no quieres perderte en tus entrenos comienza aprendiendo bien a qué se refieren los expertos cuando hablan de:

Abdominales: Es el músculo recto mayor del abdomen, interrumpido por tres o cuatro intersecciones, lo que se conoce como “tableta” cuando están marcadas. Hay que darle 48 horas de descanso, no menos, aunque mucha gente los entrena a diario e impide su hipertrofia.

Aeróbico: Cualquier tipo de ejercicio que se practique a una intensidad moderada durante períodos de tiempo extensos, como caminar o nadar. Es bueno para el corazón.

Anaeróbico: Es el ejercicio que se realiza de una forma muy intensa en la que el organismo no requiere de oxígeno para su realización. Un ejemplo de este tipo de ejercicios serían las pesas.

Calentamiento: Etapa vital de la sesión de entrenamiento que nunca debe saltarse porque prepara al organismo para responder a las exigencias del ejercicio.

Core: Significa “centro” o “núcleo” y se refiere a ejercicios que refuerzan la musculatura profunda de la columna.

Estiramientos: Son ejercicios suaves y mantenidos para alargar el músculo más allá de su posición de reposo. Lo prepara para un ejercicio más intenso o, al terminar, para evitar lesiones y su endurecimiento.

Extensión: Es lo contrario de una flexión; es decir, un movimiento corporal en el que existe un alejamiento entre diferentes partes del cuerpo.

Photo credit: Getty Images

Gomas elásticas: Son unas tiras de caucho que sirven para realizar casi cualquier ejercicio de entrenamiento muscular, muy cómodas para llevarlas de viaje y entrenar en cualquier sitio. Existen de diferentes resistencias para dar más o menos intensidad al entrenamiento y las hay con agarraderas, como la de Candice Swanepoel.

Photo credit: Getty Images

Hiit: Es un modelo de entrenamiento en el que se alternan ejercicios de intensidad moderada con intervalos de alta intensidad. Pueden ser sentadillas o diferentes estilos de carrera.

Lumbares: Músculo situado en la región posterolateral de la columna lumbar, que tiene como función inclinar la columna y reforzar la espalda para evitar dolores.

Mancuernas: Es una pequeña barra con discos en los extremos más o menos pesados. Se utilizan para poder realizar ejercicios con ambos brazos de manera independiente.

Photo credit: Getty Images

Oblicuos: Se hace referencia a trabajar el músculo piramidal del abdomen, que se sitúa en la parte anterior inferior y toma su nombre de su forma triangular.

Peso libre: Son cargas añadidas al ejercicio en forma de cuerpo libre. Implica un desafío al control del levantador para estabilizar y direccionar el movimiento.

Photo credit: Getty Images

Plancha: También llamada plank, es un ejercicio isométrico de torso que consiste en mantener una posición difícil por un período de tiempo prolongado. La plancha fortalece los abdominales, la espalda y los hombros.

Photo credit: Getty Images

Sentadilla con salto: Partiendo de una sentadilla tradicional, consiste en elevarse y estirar todo lo posible. Son una herramienta excelente para aumentar la potencia de nuestro tren inferior, consiguiendo así que el atleta sea capaz de superar sus alturas máximas en salto vertical.

Photo credit: Getty Images

Series: Cada ejercicio se repite en cada sesión de entrenamiento un número determinado de veces. Esas veces son las series. Se pueden combinar series del mismo u otros grupos musculares.

Tábata: Se encuentra dentro de la modalidad de trabajo HIIT. Consiste en elegir un ejercicio y realizar 8 series, de 20 segundos cada una, con el mayor número de repeticiones en este tiempo, con 10 segundos de descanso entre ellas.