Diccionario básico para lanzarse a esquiar

Esther Bedia Alonso

Forfait, innivación, remonte, cuña, pistero... Si has decidido iniciarte en el esquí o probar nuevas experiencias en una estación invernal y desconoces el significado de alguna de estas palabras (o de todas) tal vez te interese leer este artículo. Conocer la jerga básica antes de pisar la nieve puede darte más seguridad y agilizar tu aprendizaje.


Miguel Díaz Escalada, monitor de esquí de la escuela Sierra de Madrid en el Puerto de Navacerrada, asegura que una vez metidos en faena los términos técnicos se asimilan rápidamente. Parte de su tarea como profesor consiste precisamente en familiarizar a los alumnos con el material y conseguir que se sientan cómodos para que la diversión empiece cuanto antes.

“Sean de la edad que sean, porque hay gente que se inicia en el esquí con 60 años, yo trato de explicarles todas las circunstancias con las que se pueden encontrar esquiando solos. La iniciación de un niño de siete u ocho años suele durar dos horas. En el caso de los adultos son tres”, comenta.

[Relacionado: Cómo practicar deportes de invierno sin salir de casa]

En esta primera fase las palabras básicas, según este experimentado monitor, son:

- Espátula: es la parte delantera del esquí con la puntera elevada.

- Patín: el centro del esquí en el que se encuentran las fijaciones.

- Fijaciones (puntera, talonera y frenos): la planta de la bota ha de estar limpia de nieve y hielo. Primero se encaja la bota a la puntera, se centra el talón, se hace presión y la talonera debe saltar. Si las botas salen de las fijaciones los frenos hacen que el esquí se detenga. Este paso es muy importante porque es la manera de unir al esquiador con los esquís, y los expertos hacen hincapié en que una buena regulación de las fijaciones previene lesiones y daños en las articulaciones del usuario.

- Cola: es la parte de atrás del esquí.

- Suela: es la parte inferior del esquí.

- Cantos: raíles metálicos situados en la suela. Sirven para que los esquís se agarren a la nieve. Cantear significa clavar un canto o apoyar el esquí en uno de sus cantos.

- Esquí del valle es el que se sitúa hacia la parte baja de la montaña.

- Esquí del monte, el que se sitúa hacia la parte alta de la montaña.

- Los bastones tienen cinco partes: punta, arandela, tubo, empuñadura y correa (o dragonera). Proporcionan equilibrio y sirven para darse impulso. “La mano se mete de abajo arriba por la correa, de tal manera que esta quede entre el pulgar y el índice, se agarran las correas y, a su vez, se coge la empuñadura. Se debe tener siempre la precaución de llevar el pulgar cerrado porque es muy fácil romperlo si hay una caída”, explica Díaz Escalada.

La posición fundamental es otro de los términos curiosos cuando alguien se inicia en la práctica del esquí. Se refiere a la forma idónea en la que se debe colocar el cuerpo. El tobillo, la rodilla y la cadera irán flexionados de manera que todo el peso descanse sobre la tibia. “Una de las palabras que más gracia les hace a los debutantes es cuña. Cuando son pequeños lo llamamos 'la casita' porque consiste en juntar las espátulas, separar las colas y clavar los cantos interiores. Sirve para controlar la velocidad y frenar. Dominando esta posición ya pueden bajar por una pista de iniciación”, comenta Díaz.

[También te puede interesar: Heliski: sensación de libertad bajo control]

Relacionadas con el entorno de las estaciones, Díaz Escalada destaca:

- Forfait: tarjeta que permite el acceso a las pistas y la utilización de los remontes (aparatos mecánicos que suben a los esquiadores a las zonas altas de las pistas).

- Pisteros: personal que prepara, señaliza y vigila las pistas.

- Cañones de nieve: artilugios que permiten la innivación o creación de nieve artificial. Se utiliza aire y agua a presión, los cañones lo lanzan hacia arriba y, a tres o cuatro grados bajo cero, el agua se congela y ¡nieva!

[Galería: