'El diablo en Ohio': crítica de la inquietante miniserie que es un éxito en Netflix

·2 min de lectura
Photo credit: Productora
Photo credit: Productora

Que las historias sobre sectas son atractivas por el misterio que entrañan es una realidad. Ya pasó con la ficción Por mandato del cielo en Disney Plus+ y ahora se repite el interés en El diablo en Ohio, de Netflix. El común de los mortales apenas sabe nada de cómo se vive en esas sociedades aisladas en las que siempre es muy fácil entrar pero suele convertirse en una tarea realmente difícil intentar salir. Con un componente de culto religioso y admiración a los milagros y respeto a las normas de un ser superior se capta a diferentes personas para vivir bajo unos preceptos estrictos, exclusivos y excluyentes. Más allá de esto, lo que sucede en cada comunidad que responde a esta descripción es una realidad paralela para la mayoría.

Por eso, cuando algún caso policial o periodístico pone la lupa en una secta y sus prácticas, en muchos casos extremas, o en las duras consecuencias que experimentan quienes quieren abandonarlas, múltiples noticias además de libros, documentales y series, suelen suceder a esos acontecimientos. Esa curiosidad es la razón de mayor peso por la que El diablo en Ohio se ha convertido en el nuevo éxito de Netflix, pero no la única. Aquí va un pequeño análisis sobre por qué nos hemos enganchado a esta miniserie.

El diablo en Ohio: crítica de la miniserie que triunfa en Netflix

Que Netflix convierte en oro (casi) todo lo que toca es una realidad. Algo hay en la fórmula del "Tudum" que hace que nos enganchemos a sus series desde el primer capítulo y queramos llegar hasta su final. Pero además de sus formatos ligeros, con reproducción automática y repartos conocidos, hay que resaltar que los encargados de contenidos saben ver oportunidades de negocio. Una de las fuentes más fructíferas están resultando los libros y aquí está otra de las garantías de éxito de El diablo en Ohio. El hecho de que esté basada en una novela que se convirtió en best seller da una idea del atractivo de la historia.

Sus puntos fuertes residen en que la temática de la serie retrata una realidad muy oscura, al tratarse de una secta satánica. Por eso, bien por curiosidad humana en la recuperación psicológica de la joven que escapa del culto, o bien por el morbo de averiguar cosas sobre aquello que desconocemos, se hace imposible no aguantar hasta saber qué será de Mae. Eso sí, la trayectoria de los episodios es decreciente, haciendo que la intriga y los componentes de terror iniciales vayan menguando y restando interés al conjunto de la serie. En cualquier caso, El diablo en Ohio ha conseguido mantener la fuerza suficiente como para alcanzar el primer puesto del Top 10 de Netflix. Por algo será, ¿no?