La diabetes, una enfermedad que no tiene edad

Por Ana Gómez Viñas
Photo credit: Getty Images

From Diez Minutos

El Día Mundial de la Diabetes (DMD), que este año se centra en el lema 'Protege a tu familia', fue instaurado en 1991 por la International Diabetes Federation (IDF) y la Organización Mundial de la Salud (OMS), como respuesta al creciente aumento de los casos de esta enfermedad a escala mundial. Según datos de la IDF, más de 425 millones de personas en el mundo padece esta enfermedad, siendo la tipo 2 la más habitual. El mejor modo de prevención es mantener un estilo de vida saludable, con actividad física regular y alimentación sana. La mayoría de los casos de diabetes 2 se puede prevenir con un buen control. Otros datos son: una de cada dos personas con diabetes no está diagnosticada; y uno de cada seis nacimientos se ve afectado por un alto nivel de glucosa en sangre (o hiperglucemia) en el embarazo.

Photo credit: suedhang

Educación nutricional

En este contexto, la IDF persigue aumentar la concienciación sobre el impacto que tiene esta enfermedad en la familia y promocionar el papel que la unidad familiar tiene en la atención, prevención y educación nutricional.

Por eso, es importante conocer los síntomas para obtener un diagnóstico y un tratamiento; y recibir una educación diabetológica para un buen control de esta enfermedad crónica.

Los síntomas más comunes en los niños

Photo credit: Getty Images

La alimentación forma parte del tratamiento de la diabetes, que se trata de una enfermedad metabólica caracterizada por niveles elevados de azúcar (glucosa) en sangre. A la glucosa que circula en sangre se llama glucemia; un fallo en la producción de insulina genera un aumento de la glucosa o hiperglucemia. Según la Fundación Española de la Diabetes (FED), el 95% de los niños que tienen diabetes en España es de tipo 1. Los síntomas son: orinar muchas veces, sensación de mucha sed; pérdida de peso; fatiga e irritabilidad.

Nutrición y diabetes: controlar el azúcar en sangre

Photo credit: Getty Images

En el caso de tener diabetes es esencial controlar el azúcar en sangre en un nivel adecuado. Algunas recomendaciones generales son: limitar los alimentos con altos contenidos de azúcar; comer raciones pequeñas entre horas y a lo largo del día; controlar cuánta cantidad de carbohidratos se consumen; incluir en la dieta diaria alimentos integrales, frutas y verduras frescas; comer menos grasas. Y, por supuesto, restringir alcohol y sal.