Devuelve tu piel a la vida tras la debacle veraniega

·8 min de lectura
Photo credit: milanvirijevic
Photo credit: milanvirijevic

Todo lo bueno llega a su fin, y el verano está en esa categoría. De todas maneras, mira el lado positivo. Este año, sí, has podido disfrutar de unas vacaciones como las de antes de la pandemia. Ahora toca recuperar el buen estado de la piel después de los excesos varios, como la exposición excesiva al sol (aunque hayas usado fotoprotectores), el exceso de helados y comidas azucaradas, el alcohol, etc.

El dermatólogo Pedro Vilas Bolas pone blanco sobre negro: “Debido a los efectos estivales del calor, el contacto con la sal del agua del mar, el cloro de las piscinas y la exposición solar, la piel muestra una tendencia a comportarse de forma reactiva, lo que se traduce en manchas y aumento del espesor de la capa córnea. Por este motivo, la piel puede mostrar una alteración de la homogeneidad de la pigmentación derivada del fotoenvejecimiento, así como verse deslustrada. Por otra parte, el incremento del espesor de la capa córnea y la humedad son el combinado perfecto para el aumento de granitos”.

Y para que tengas claro que ahora, después del verano, toca cuidarse la piel, el doctor apunta otros factores que habrán incidido negativamente durante las vacaciones en una peor calidad de la piel. “Como consecuencia de excesos de bebida y comida, así como el cambio de ciclo circardiano (que cursa con reducción de las horas de sueño), se produce una bajada de la producción de cortisol, con lo que existe una mayor tendencia a la inflamación en todo el organismo y también en la piel, que incrementa la hiperproducción de grasa y es más proclive a la aparición, entre otras patologías, de dermatitis seborreica”.

Por otra parte, las altas temperaturas y el aumento del sudor hace que la piel cree más células muertas, y te queda una capita en la piel como si fuera suciedad. "Además, en verano, la capacidad de recuperación de la piel es más rápida, hay más oxidación en ella y más acúmulo de piel muerta", explica la esteticista Diana Montoya, directora del centro en Madrid que lleva su nombre.

También aplicamos mucha más cantidad de crema, y por mucho que nos duchemos, siempre van quedando restos que se van adhiriendo a la superficie de la piel, con lo que la exfoliación ha de ser más frecuente. De lo contrario, la piel se va a ir engrosando (solo hay que pensar en los pies, sobre todo los talones, ese es el ejemplo más gráfico). Así que el primer mandamiento del post-verano ha de ser exfoliar.

El mejor peeling

Tal y como señalan todos los expertos, la exfoliación es el primer paso para recuperar esa piel suave que teníamos antes del verano y que ahora queremos recuperar, pero antes de lanzarte a comprar cualquier producto o acercarte a una clínica estética, conoce todas las opciones que hay para refinar tu piel y eliminar las células muertas. Puedes optar por varios tipos: el scrub, el peeling químico o la aparatología.

  • El scrub es el tratamiento que mayor relación calidad-precio tiene, además de ser rápido y poder hacerlo en casa en un momento. Elige mejor el horario nocturno ya que no deja de ser una agresión para la piel. Necesitará recuperarse durante tus horas de sueño, y además no le dará el sol. "Si te lo haces por el día, aplica protección cada hora porque hay más probabilidad de que haya una fotosensibilidad", advierte Diana Montoya.

  • Peeling químico: acelera la renovación de la piel gracias a la aplicación de ácidos como el glicólico, el salicílico o el mandélico. Te lo pueden hacer en cabina, y todo lo que pongan después a tu piel, va a funcionar multiplicado por dos. Elige tratamientos reparadores y regenerantes que te aporten luminosidad.

  • La hidrodermoabrasión o las paletas ultrasónicas funcionan perfecto para aplicar a la vez tratamientos hidratantes que ayudan a revitalizar y nutrir la piel sin llegar al tratamiento médico.

A vueltas con las manchas

Si has tomado mucho sol de pequeña es posible que estés viendo el resultado unos años después en forma de antiestéticas manchas en tu cara. Esta pigmentación debida al exceso de sol, que lleva por nombre léntigo, es una de las cosas que más afea el cutis, porque parece sucio.



Uno de los ingredientes estrella de la cosmética. Se trata de la vitamina C, que se puede aplicar perfectamente en otoño, genial tras volver de la calle, y mejor por la noche. "Es muy importante que esté estabilizada, aunque cada día sus fórmulas mejoran porque está liposomada, lo que hace que disfrute de una capacidad de penetración mayor, con lo que desciende el riesgo de fotosensibilidad", dice la esteticista Diana Montoya.

Pero no solo, también hay otros activos que ayudan a cuidar la piel tras el verano y minimizar la hiperpigmentación. "El más estudiado es el ácido retinóico (es de los más fuertes y efectivos y necesita receta médica y seguimiento para su tolerancia y efectividad) y el retinol (de efecto mucho más débil y de uso cosmético en la proporción de entre el 1% y el 5%). Aunque este último los médicos lo usamos en proporciones del 10% en adelante para que sea eficaz. También funciona la hidroquinona, pero hay que tener cuidado porque en altas concentraciones o cuando se usa durante mucho tiempo seguido y sin control médico puede tener un efecto rebote no deseado. Y en pacientes con manchas resistentes o piel sensible se emplean otros activos, como el ácido kójico, el azeláico, la arbutina, el ácido fítico y el ácido tranexámico”, detalla Virtudes Ruíz, cirujana y médico estético.

Lo último entre las sustancias antimanchas y fotoenvejecimiento más novedosas y potentes es la astaxantina, que es 10 veces más potente como antioxidante que la vitamina C y no tiene efectos secundarios por ser de origen natural (proviene de un alga marina roja).

Lo que ha de tener una crema reparadora

Aunque no seamos médicos sabemos, por experiencia propia, que después del verano tenemos la piel más acartonada y seca. Y es que en estas fechas perdemos entre 2 y 2,5 litros de agua diarios a través de la respiración, el sudor, la orina y otras secreciones del cuerpo. Y no hay que olvidar que el agua está presente en la piel en un 70%, así que toca reponerlo. Lo mejor es optar por una hidratante reparadora de la función barrera. ¿La clave para elegir la crema perfecta? “Debe incluir en su fórmula no solo ingredientes humectantes, sino también emolientes para sellar esa hidratación”, explican las farmacéuticas.

Y añaden: “Esta crema reparadora debe contener humectantes como el ácido hialurónico, la glicerina o la urea, combinados con emolientes como las ceramidas, ácidos grasos y colesterol o, incluso en pieles más secas, acietes como el de almendras dulces, de argán o de rosa mosqueta y complejo de ceras nutritivas como de jojoba, girasol y mimosa”.

No tienes por qué gastarte una fortuna en ellas; hoy por hoy hay una enorme variedad de hidratantes y nutritivas corporales con las que, literalmente, mudarás de piel, por no hablar de que si cuidas bien tu piel a la vuelta del verano, tu bronceado durará más y más. Para el cuerpo, prueba envolturas con ingredientes que hidraten mucho como la parafina, la vitamina E o la elastina.

Apúntate a la aparatología

En las cabinas de estética y las clínicas de medicina estética podrás encontrar un menú infinito de tratamientos, como múltiples son las necesidades de cada piel a la vuelta del verano. Estos son los tratamientos más demandados en la "vuelta al cole". Por algo será...

Radiofrecuencia

Es el tratamiento estrella a la vuelta del verano. Consiste en la emisión de una energía electromagnética que genera un calentamiento, con el consiguiente movimiento de moléculas en la piel, lo que produce una contracción de esta a corto plazo (se ve el efecto desde la primera sesión), y una actividad en el colágeno a medio plazo. Al provocar un calentamiento interno en la piel, la revitaliza y hace que cualquier principio activo aplicado en ese momento sea un tesoro. Si te aplican una mascarilla super hidratante, por ejemplo, vas a estrenar piel nueva, te lo aseguramos.

Dermapen, microneedling o mini-inyecciones

El dermapen es como un bolígrafo que lleva incorporadas 12, o 24 o 26 microagujas que producen miniperforaciones en la piel para introducir principios activos como el colágeno, la elastina, el ácido hialurónico, el DMAE, el silicio orgánico o la vitamina C. Lo ideal son cuatro sesiones, una cada diez días, y parar.

Mesoterapia

Es una técnica que consiste en la aplicación de principios activos hasta la segunda capa de la piel, la dermis. Perfecta para pieles que han perdido hidratación y elasticidad. Los activos pueden ser ácido hialurónico, péptidos hidratantes, ácido tranexámico (perfecto para tratar las manchas), vitamina C, complejos del grupo B, nucleótidos o minerales. Es como un chute de vitalidad.

Láser

Puede tratar tanto pigmentaciones como pérdida de elasticidad de la piel. Existen láseres ablativos y subablativos, pero para regenerar la piel tras el verano, elige los sublablativos. "En nuestra clínica utilizamos la tecnonología Erbio (trabajamos con el Fotona), porque abarca y trata muy bien la pérdida de elasticidad y de textura de la piel a través de peelings físicos para eliminar las células muertas y recuperar la revitalización, o favorecer la producción de colágeno a medio y largo plazo, devolviendo la elasticidad y la turgencia a la piel", detalla la doctora Ariana Arteaga.