Lo que hay detrás del genial vídeo de una profe enseñando español a extranjeros con palabrotas

El momento viral de una clase de Claudia Loring. (Photo: Claudia Loring)
El momento viral de una clase de Claudia Loring. (Photo: Claudia Loring)

El momento viral de una clase de Claudia Loring. (Photo: Claudia Loring)

“Magda, llevas cuatro horas conduciendo y aún te quedan cuatro más para llegar a tu destino”. Nadie se esperaba que tras este inocente comentario que hizo la profesora de español Claudia Loring a su alumna Magda se iba a esconder uno de los vídeos más virales de TikTok.

La estudiante respondió con frases coloquiales del día a día que no se suelen ver en las clases. “Me cago en la leche”, “estoy hasta los cojones o el coño”, “qué coñazo” o “está en el quinto coño”, dijo con total naturalidad, provocando las risas del resto de sus compañeros y de, por supuesto, la profesora. Ahora, también las de todo TikTok.

Sin mayor intención que hacer promoción a la academia llamada Spanish connection que acababa de crear, Loring subió el momento a las diferentes redes sociales que tiene. Y ha sido en esta donde ha explotado.

“No suelo usarla, así que lo puse y se me olvidó que lo había colgado. Luego cuando entré me encontré de golpe con todas las notificaciones”, relata esta profesora madrileña de 33 años, que reconoce estar un poco sobrepasada por la situación.

La publicación en cuestión lleva más de 1,2 millones de reproducciones, 160.000 me gusta y un millar de comentarios. Mucha gente también se ha puesto en contacto con ella para interesarse por las clases.

Algunos son extranjeros que viven en España y que quieren naturalizar su español, aprender expresiones de la calle y salirse un poco de la enseñanza más clásica: “Estos dicen que hablan español porque viven aquí, pero que les falta saber utilizar expresiones del día a día. Me han pedido que no les enseñe todo el rato a conjugar verbos y sí a saber actuar en situaciones cotidianas, conocer las frases hechas, etc”.

Y quién sabe si también convertirse en estrellas de la red, aunque sea por unos días. Tal y como explica, Magda, la protagonista del vídeo, lo ha conseguido antes que sus hijas adolescentes.

“Están todos flipando, pero ella me dice que sus hijas están alucinando porque seguramente ellas lo habrían intentado y no lo han conseguido y su madre ya sí, sin saber entrar directamente en TikTok”, cuenta.

La profesora Claudia Loring en Central Park, Nueva York. (Photo: Claudia Loring)
La profesora Claudia Loring en Central Park, Nueva York. (Photo: Claudia Loring)

La profesora Claudia Loring en Central Park, Nueva York. (Photo: Claudia Loring)

El coronavirus casi como origen del vídeo

Aunque este momento viral se ha producido durante una clase de Loring impartida en las últimas semanas, ya en la academia que tiene con su compañera Eva, casi se puede decir que tiene su origen en las clases que dio durante la pandemia.

Esta madrileña, que hasta el pasado mes de junio vivía en Nueva York, había dado clases a estadounidenses jubilados en el Instituto Cervantes. Antes lo había hecho en un centro del sur del Bronx, donde aprendió a formarse, curtirse y a crecer en la forma de dar clase en medio de un ambiente complejo.

Ya en el Instituto Cervantes, el covid-19 cortó sus clases y, como todo en aquellos oscuros meses, las obligó a hacerlas a distancia.

“Fue una época durísima porque se hizo muy larga, estuvo todo cerrado muchísimo tiempo y fue desesperante. Además se produjo todo el movimiento Black Lives Matter y después el asalto al Capitolio. Los alumnos estaban deprimidos. Eran gente mayor, encerrados, sin ver a sus familias y con el miedo de que les pudiera pasar algo”, recuera Loring, que también ha trabajado en editoriales americanas creando programas educativos en español.

Claudia, dando clase desde su apartamento de Manhattan. (Photo: Claudia Loring)
Claudia, dando clase desde su apartamento de Manhattan. (Photo: Claudia Loring)

Claudia, dando clase desde su apartamento de Manhattan. (Photo: Claudia Loring)

Ese angustioso momento le llevó a darle una vuelta a sus clases y a pensar cómo podía sacarles unas sonrisas a sus alumnos y evadirles por una hora de la realidad. Así que dedicó tres clases de un grupo de nivel C1 (el que ahora se ha hecho viral con el vídeo) a enseñarles tacos y expresiones con cojones, coño y mierda.

Fue todo un éxito. Las clases se hicieron amenas y se rieron mientras aprendían a distinguir entre tener cojones y descojonarse, estar en el quinto coño o hasta el coño e irse a la mierda o estar en la mierda. “El español es muy rico en cuanto a palabrotas. Todas estas expresiones en inglés se pueden traducir casi a fuck, así que les hace mucha gracia”, se sincera.

Divertirse como filosofía

Si tiene algo claro esta profesora madrileña y que recuerda una y otra vez es que es mucho más sencillo aprender divirtiéndose con un docente que enganche. En caso de no conectar, el éxito de la cadena de aprendizaje se reduce considerablemente.

“Por eso siempre intento que las clases sean divertidas. Un estudiante no aprende de algo que no le gusta de una persona que no le gusta. Si el profesor te cae mal es mucho más complicado”, detalla Loring, que afirma que le gusta crear buena relación con su alumnado.

Esto se vio en el instituto del Bronx, donde al principio incluso llegó a recibir insultos de algunos alumnos que después terminaron por pedirle que no se fuera del centro.

Con esta premisa grabada a fuego, espera que su academia Spanish Connection crezca, se asiente y pueda enseñar el español, en todos sus niveles y riquezas, a todo aquel que quiera conocerlo.

Uno de los mensajes que le dejó un alumno del instituto del Bronx al cambiar de trabajo. (Photo: Claudia Loring)
Uno de los mensajes que le dejó un alumno del instituto del Bronx al cambiar de trabajo. (Photo: Claudia Loring)

Uno de los mensajes que le dejó un alumno del instituto del Bronx al cambiar de trabajo. (Photo: Claudia Loring)

Este artículo apareció originalmente en El HuffPost y ha sido actualizado.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR