Detectan enormes parásitos en soldado que huyó de Norcorea

Por KIM TONG-HYUNG
ARCHIVO- En esta fotografía del 15 de noviembre de 2017 se muestra al médico Lee Cook-jong mientras describe los parásitos encontrados en el cuerpo de un soldado de Corea del Norte en el Centro Médico de la Universidad de Ajou en Suwon, Corea del Sur. (Kim In-chul/Yonhap vía AP, Archivo)

SEÚL, Corea del Sur (AP) — Los cirujanos que atienden a un soldado norcoreano herido de gravedad mientras escapaba hacia Corea del Sur esta semana le retiraron decenas de parásitos de su cuerpo, incluidos nematodos que medían alrededor de 27 centímetros (10,6 pulgadas).

El soldado desarmado, cuyo nombre y rango no se han dado a conocer, desertó a Corea del Sur el lunes mientras manejaba un jeep militar a un costado de una línea que divide a las dos Coreas en el Área de Seguridad Conjunta, y de repente la cruzó a toda velocidad bajo una lluvia de balas. Los funcionarios del hospital señalaron el sábado que aún es muy pronto para saber si podrá recuperarse.

Mientras le trataban las heridas de bala, los cirujanos hallaron los enormes parásitos, los cuales podrían ser un reflejo de mala nutrición y mala salud en las fuerzas armadas norcoreanas. Los médicos indicaron que el soldado mide 1,7 metros (5,6 pies) y pesa solo 60 kilogramos (132 libras).

“Llevo más de 20 años como cirujano y no he hallado parásitos de este tamaño en los intestinos de los surcoreanos”, dijo Lee Cook-jong, quien dirige al equipo médico que atiende al soldado, a los reporteros.

Lee es un afamado especialista en traumas que fue aclamado como héroe en 2011 luego de salvarle la vida al capitán de un carguero surcoreano que recibió un disparo durante una misión de rescate después de que piratas somalíes lo tomaron como rehén.

Aunque los signos vitales del soldado estaban estabilizándose el sábado, seguía inconsciente y conectado a un respirador. Tras varias cirugías para repararle el daño interno en los órganos y otras heridas, no se tienen programadas más operaciones hasta el momento, dijo Shin Mi-jeong, un funcionario en el Centro Médico de la Universidad de Ajou, ubicada cerca de Seúl.

Las fuerzas armadas de Corea del Sur dijeron que cuatro soldados norcoreanos utilizaron pistolas y fusiles AK para dispararle unos 40 cartuchos a su ex compañero, quien recibió al menos cinco balazos. El soldado fue encontrado debajo de una pila de hojas en el lado sur del Área Conjunta de Seguridad y las tropas de Corea del Sur se arrastraron para rescatarlo. Posteriormente un helicóptero del Comando de las Naciones Unidas lo trasladó al hospital de Ajou.

Por el momento no está claro si los norcoreanos que dispararon contra el soldado lo continuaron haciendo luego de que ya había cruzado al lado sur de la frontera, lo que representaría una violación a un acuerdo de armisticio que terminó con la Guerra de Corea, librada de 1950 a 1953.