El detalle que nadie vio en la visita de Felipe VI al rey Juan Carlos

Redacción El HuffPost

LA noticia de este sábado 24 de agosto fue la operación a la que se sometió el rey emérito, Juan Carlos I.

Era la 17ª intervención en su historial médico y todo estaba estudiado al milímetro. El monarca ingresó en la clínica Quirónsalud de Pozuelo de Alarcón (Madrid) la noche previa y, la mañana del sábado, entró al quirófano.

En torno a las 13:00 llegaron las primeras (y únicas) visitas: el rey Felipe VI y la reina Sofía acudían a la clínica en el coche del monarca, conducido por él mismo.

Todo el mundo siguió esas imágenes; lo que nadie vio fue que, en las cuatro horas que duró la visita, el coche —que dejó aparcado en la puerta del centro— había cambiado de dirección. ¿Qué pasó? Nadie lo sabe... Aunque algunos, como el periodista Isaías Lafuente, apuntan con ironía que podría tratarse de “realismo mágico” 

Aquí, las imágenes muestran ese curioso detalle:

Felipe VI, a su llegada.
Y a su salida de la clínica.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Sigue leyendo en El HuffPost