Después del cáncer de pulmón, esta es la causa de muerte oncológica en hombres

A partir de los 40 años, la próstata empieza a crecer, un problema que puede desembocar en una insuficiencia renal o en cáncer, en caso de crecimiento maligno.  Aquí tienes las pautas para mantenerla en buenas condiciones

La HBP es la causa más frecuente de obstrucción del tracto urinario inferior en el varón adulto. Casi la mitad de los varones que experimentan un aumento en el tamaño de la próstata manifiestan síntomas urinarios molestos, que en algunos casos puede acompañarse de complicaciones. (Foto: SRISAKORN / GETTY)

Apenas un 10 por ciento de los hombres visita regularmente al urólogo para realizarse las revisiones preventivas, en especial de la próstata, una de las grandes desconocidas más allá de los problemas de salud que genera.

El motivo es que no existe la misma percepción de riesgo entre ellos que entre las mujeres, mucho más concienciadas sobre la importancia de la prevención ante el cáncer de mama, el que más afecta al colectivo femenino en nuestro país. Esto hace que, entre los hombres, muchos casos de cáncer pasen desapercibidos, especialmente el de próstata y el de colon. Y es que la Urología es una de las especialidades médicas a las que los hombres son menos fieles; sólo un 8 por ciento acude a este especialista de forma regular según este estudio.

Con la edad, la próstata puede experimentar un crecimiento progresivo de carácter benigno. Puede pasar del tamaño de una nuez a los 20 años, al de un limón a los 60. El resultado es que la uretra queda comprimida, lo que provoca alteraciones al orinar.

El estrés agrava los síntomas. Por eso es aconsejable practicar actividades que te ayuden a canalizar los nervios. (Foto: Getty)

La Hiperplasia Benigna de Próstata (HBP) es la enfermedad más frecuente de la próstata, la segunda causa de ingreso por intervención quirúrgica en los varones y el primer motivo de consulta en los servicios de urología.

El agrandamiento es gradual y no es un proceso canceroso, pero a medida que la próstata se hace más grande ésta aplasta literalmente a la uretra, lo cual puede llegar a causar problemas cuando se vacía la vejiga.

“No es una lesión premaligna de cáncer, pero hay que controlarla porque el cáncer de próstata y esta hiperplasia benigna de próstata comparten síntomas, pero se pueden discernir a través del análisis y del tacto rectal”, apunta el doctor Juan Gómez Rivas, urólogo del Hospital Universitario de La Paz (Madrid).

Tiene una elevada prevalencia, ya que afecta a uno de cada cuatro hombres de 50 años, una tercera parte de los de 60 años y un 80 por ciento de los mayores de 80 años, afectando a su calidad de vida, interrumpiendo el sueño y limitando sus actividades.

Por ello, es uno de los principales motivos de consulta urológica, junto con otras patologías como incontinencia urinaria, disfunción eréctil, infección de orina y cánceres urológicos.

Aunque en principio puede no sentirse ninguna molestia, con el tiempo pueden aparecer síntomas frecuentes y surgir dificultades derivadas de la HBP, alteraciones del funcionamiento de la vejiga, infecciones urinarias, retención aguda de orina y cirugía relacionada con la HBP. De ahí que sea recomendable que todos los varones con síntomas del tracto urinario inferior acudan a su médico para revisar dicha sintomatología.

El Dr. Ramón Diz, jefe del Servicio de Urología del Hospital Universitario HM Madrid, recomienda “iniciar las revisiones anuales a partir de los 45-50 años y deben mantenerse de por vida. Si existen antecedentes familiares de patología prostática, sobre todo de cáncer, estas revisiones deben empezar a los 40 años”.

En este sentido, es recomendable seguir unas pautas de estilo de vida que pueden mejorar la calidad de vida significativamente. Así, se recomienda:

  • No beber más de dos litros de agua al día y, sobre todo, antes de acostarse.
  • Moderar el consumo de alcohol, bebidas con cafeína, comidas picantes o ricas en grasa.
  • Aumentar la ingesta de verduras para evitar el estreñimiento.
  • Y realizar ejercicio de manera habitual para mantenerse en un peso óptimo.
Es más común entre las mujeres, pero los hombres también deberían practicar los ejercicios de Kegel para fortalecer la pelvis. (Foto: GETTY IMAGES/ISTOCKPHOTO / ANDREY PO)

El sexo también ayuda a prevenir los problemas de próstata. De hecho, una investigación de la Universidad de Montréal y del Institut Arman Frappier (Canadá) probó la relación entre el número de relaciones sexuales y el riesgo de cáncer de próstata, desmostrando el ‘efecto protector’ de un mayor número de eyaculaciones. Según algunos estudios, estas reducen la concentración de sustancias cancerígenas en el líquido prostático y otros hablan de una disminución en la producción de cristaloidas intraluminales.

Por otro lado, según nos cuenta cuenta el presidente de la Asociación Española de Urología (AEU), Manuel Esteban: “hay determinados alimentos que reducen la incidencia del cáncer de próstata: una dieta rica en tomate, brócoli y frutos secos. También sabemos que la ingesta excesiva de proteínas no es buena, ni para la hiperplasia ni para el cáncer prostático”.

Cenar temprano (esta es la mejor hora) se asocia con un 20 por ciento menos de riesgo de cáncer de próstata (y mama). (Foto: Getty)

Por el contrario, hay prácticas desaconsejadas que dañan la salud de tu pene y repercuten en la próstata como comprar medicamentos de venta libre para el resfriado o la sinusitis que contengan descongestionantes o antihistamínicos. Además, es importante consultar a los profesionales sanitarios para evitar la ingesta de fármacos desaconsejados y recibir tratamiento farmacológico específico si es necesario.

De hecho, a partir de los 50 años, es importante que los varones se informen y acudan a su médico ante posibles síntomas de HBP. Micciones frecuentes durante el día, necesidad de orinar por la noche, sensación de vaciado incompleto y/o goteo terminal al orinar, incontinencia urinaria, son algunos de los síntomas que pueden aparecer en esta patología.

Además, en las farmacias, podrás realizar un sencillo cuestionario para evaluar la intensidad de tus síntomas, siguiendo la Puntuación Internacional de Síntomas Prostáticos (IPSS), y beneficiarte de sencillos consejos para mejorar su sintomatología. Tanto la información como el cuestionario también están a tu alcance en esta web.

¿Has ido ya al urólogo?  

También puede interesarte:

A los hombres no les preocupa su salud sexual (tanto como a las mujeres)

La visita médica más engorrosa para los hombres (y no es el urólogo)

El problema de salud que más frustra y acompleja a los hombres, ¡que no te pase a ti!

Azoospermia y aneyaculación, las disfunciones masculinas que (cada día) serán más frecuentes

8 chequeos de salud que todo hombre debe hacerse