¿Bañarse después de comer en verdad hace daño?

·4 min de lectura

En homenaje a Yahoo Respuestas, el que fuera uno de los productos estrellas de Yahoo, rescatamos algunas de las preguntas más populares y las explicamos a fondo

“¡Acabas de comer! Tienes que esperar una hora para meterte al agua, porque si no se te va a cortar la circulación y te puedes ahogar”. No debe haber adulto en el mundo que no haya escuchado esta advertencia de su madre, mientras era niño y ahora de mayor seguramente le dice lo mismo a sus propios hijos. Sin embargo, más de uno se preguntará si dicha advertencia tenía algún fundamento científico o era una mera leyenda urbana.

Justo cuando el verano ha comenzado de la línea ecuatorial para arriba del planeta y las duchas, piscinas y playas comienzan a abarrotarse de personas ávidas de escapar de las altas temperaturas desde Yahoo Noticias hemos consultado a expertos para tratar de despejar la incógnita.

No, pero...

Lo primero que hay que decir es que hasta ahora instancias internacionales como las organizaciones Mundial para la Salud (OMS) y la Panamericana de la Salud (OPS) o las más prestigiosas asociaciones médicas no consideran un peligro bañarse después de comer. Sin embargo, algunos especialistas hacen ciertas acotaciones:

“El problema no es bañarse, el problema para mí está en hacer ejercicio”, afirmó el médico-cirujano Guillermo Antonio Acevedo, jefe del Servicio de Medicina del Hospital San Juan de Dios de Donostia (España), quien agregó: “El agua como tal no representa un peligro, una persona se puede duchar o remojarse en el borde una piscina tras comer, lo que no debería hacer es moverse o hacer esfuerzo físico. Cuando estás en la playa te mueves para mantenerte a flote o para luchar contra la marea y es como si se estuviera haciendo ejercicio y eso hace que la sangre que debería utilizar el cuerpo para digerir los alimentos se distraiga en los músculos, para el trabajo aeróbico y entonces la digestión toma más tiempo y la persona se puede indigestar”.

LEER MÁS

Ni taaaan helada

En similares términos se pronunció Dereck De La Rosa, médico internista del Hospital colombiano de la Universidad del Norte, quien aclaró que el famoso “corte de la digestión” no es más que un mito, porque la digestión siempre continúa. Sin embargo, advirtió que lo que sí le puede ocurrir a una persona que se sumerge en el agua, nada más terminar de comer, es un “shock periférico”.

¿Qué es un shock periférico? Esto ocurre cuando la temperatura corporal cambia drásticamente, lo cual provoca que la circulación sanguínea se haga más lenta. “El shock periférico puede producir un síncope, que se define como la pérdida transitoria de la conciencia”, agregó De La Rosa.

Desde el Centro Médico-Quirúrgico de Enfermedades Digestivas de Madrid (España), por su parte, consideran que en la temperatura del agua está el principal riesgo de bañarse recién comido.

“El problema viene cuando entras bruscamente al agua y está fría”, apuntó el fundador del instituto, Gonzalo Guerra, en una entrevista al diario español ABC. El experto recomendó a las personas irse metiendo poco a poco al agua, para permitir al cuerpo aclimatarse y en caso de presentar síntomas como: visión borrosa, somnolencia o zumbidos en los oídos salirse de inmediato o pedir ayuda.

Aunque para Guerra los bañistas que están en piscinas y en la playa están en un escenario de gran riesgo, afirmó que aquellos que se duchan en sus baños con agua muy fría y recién comidos no están exentos de peligro, pues se pueden desmayar y darse un buen golpe, sobre todo las personas de mayor edad, por lo que insistió en que es mejor permitir al cuerpo aclimatarse al entrar en contacto con el agua fría.

(VIDEO) Puede salvarte la vida: el elemento esencial que no puede faltar en tu baño

Opioniones encontradas

Pese a lo afirmado por los expertos consultados, las organizaciones Mundial para la Salud (OMS) y la Panamericana de la Salud (OPS) consideran que NO es un peligro bañarse después de comer.

En 2011, un comité científico de la Cruz Roja de Estados Unidos realizó un estudio exhaustivo sobre la evidencia disponible para descartar o ratificar la idea de que no se debe nadar después de comer y concluyó que los estudios publicados a la fecha no mostraron ningún efecto sobre el rendimiento en natación y efectos secundarios mínimos en varios intervalos de tiempo después de una comida.

Hasta el momento, las instancias internacionales consideran que es un mito afirmar que bañarse tras haber ingerido alimentos es peligroso, pero lo consideran un mito no perjudicial y por ello no muestran la menor intención de combatirlo. 

No obstante, esta postura parece no estar consensuada y ello explicaría porque la Cruz Roja de España sí recomienda a los bañistas esperar dos tras comer antes de meterse a las piscinas y playas.

La OMS y la OPS, no obstante, sí consideran peligroso bañarse bajos los efectos del alcohol y drogas. ¿La razón? Los ahogamientos representan el 7% de todas las muertes relacionadas con traumatismos y el 95% se registran en países del tercer mundo o de bajos ingresos.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente