El despropósito televisivo tras los despidos en los informativos de Telemadrid

·7 min de lectura

Por Lucas Ferreira.- Lo habitual es que una cadena de televisión sea protagonista por los contenidos de los programas que emite, pero desde hace semanas Telemadrid está en muchos debates y conversaciones por todo lo contrario, por lo que ocurre en sus despachos. Como además es una cadena financiada por una administración pública, la Comunidad de Madrid en este caso, la política parece tener mucho que ver con lo que está ocurriendo.

Resumiendo lo sucedido, el pasado 9 de julio la Asamblea de Madrid votaba cambiar la dirección del canal autonómicoque comenzó a emitir en 1989. Los motivos alegados fueron que Telemadrid ya no cumple una función de servicio público esencial y que su presupuesto supone un coste excesivo para las arcas públicas. Frente a esto, la oposición y la opinión pública alegaron unánimemente que la realidad era la intención de intervenir en su línea editorial.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un tuit no disponible por tus preferencias de privacidad

Esta votación supuso el despido automático de José Pablo López Sánchez, su director desde febrero de 2017 y que había llegado al cargo tras ser elegido por dos tercios de la cámara, tal y como marcaba la legislación recién aprobada entonces con el objetivo de asegurarle a Telemadrid una gestión libre de interferencias políticas. Al igual que él, el nuevo director ha de ser elegido también por dos tercios de los diputados autonómicos, pero hasta que llegue este acuerdo -algo que parece poco probable- Telemadrid cuenta desde el 13 de julio con un administrador provisional con capacidad absoluta para tomar las decisiones que considere.

Esta persona es José Antonio Sánchez, alguien ya conocido por haber sido Director General de Radio Televisión Madrid (Telemadrid y Onda Madrid) entre 2011 y 2014, período en el que la emisora vivió su peor etapa. Los trabajadores se declararon en huelga en multitud de ocasiones denunciando las injerencias del gobierno de Esperanza Aguirre, su audiencia televisiva cayó hasta el 3,6% y ejecutó un ERE que mandó a la calle a 829 de sus 1.175 profesionales, despido colectivo que los tribunales declararon nulo posteriormente.

Sánchez también ha estado ligado a RTVE, fue su Director General entre 2002 y 2004 y su Presidente entre 2014 y 2018, etapas en las que fue acusado múltiples veces de manipulación al servicio del Gobierno. Es más, en contra de lo que se le presupone a todo gestor público y periodista (como lo es él), no tuvo reparo en decir en una comisión parlamentaria en 2015, siendo Presidente, “Yo voto al PP. A quien no he votado en mi vida, ni pienso hacerlo, es a La Izquierda Plural,… como muchos millones y millones de españoles. Voto al PP y seguiré haciéndolo”. 

Y su primera decisión en esta nueva etapa en Telemadrid habría dejado claros sus propósitos: el 16 de julio, tres días después de su nombramiento, despedía al equipo directivo de Onda Madrid y al de Telemadrid, estando entre estos su director de informativos, Jon Ariztimuño, y su directora del Telenoticias Fin de Semana, Silvia Intxaurrondo, periodista a la que -tal y como ya os hemos contado aquí- la actual Presidenta de la Comunidad, Isabel Díaz Ayuso, le llegó a decir “son preguntas que no se le hacen a un presidente autonómico”. 

Poco después llegaría la cancelación el 6 de agosto de Está pasando, un magazín de tarde presentado por Agustín Bravo y Tania Garralda que fue sustituido por emisiones de películas del oeste. En el mes de agosto las redes sociales se comenzaron a hacer eco de lo que podríamos denominar un cambio en la línea editorial, menos periodismo que busca conocer y responder y más emisiones que se limitan a ejercer de intermediarios entre el poder político y los espectadores.

Algunos podrían pensar que el tema se iba a quedar ahí, pero el miércoles 1 de septiembre llegó otro anuncio con el despido de todas las caras de sus informativos. Donde antes estaban Lourdes Maldonado, Manu Pérez y Rocío Delgado pasaremos a ver a Víctor Arribas y Cristina Ortega. Un equipo formado por profesionales que mantuvieron los programas de noticias a flote durante este tiempo, y a quienes muchos compañeros agradecían y felicitaban por el gran trabajo que ha realizado.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

¿Tienen sentido estos cambios? La audiencia no parece avalarlos, ni en lo que respecta al conjunto de la cadena ni en lo referente a los informativos. Telemadrid acabó 2020 con un 5,4% de share, su mejor resultado desde 2011, en lo que venía siendo una senda continua desde 2017 (4,1% entonces). Un crecimiento que continuó en el primer semestre de este año, 6,8% en enero con hitos como el 25,9% que alcanzó con su cobertura en directo del temporal “Filomena”, lo que la hizo líder indiscutible en la Comunidad de Madrid durante esa emisión.

En lo que respecta a los informativos, el Telenoticias 1 presentado por Lourdes Maldonado, llegaba al 10,9%, y la segunda edición, a cuyo cargo estaban Manu Pérez y Rocío Delgado, un 8,1%. En el fin de semana, Silvia Intxaurrondo llevó la edición de tarde a un 10% y la de noche al 7,5%, su mejor resultado en doce años. Un logro no solo cuantitativo, sino también cualitativo, los Servicios Informativos de Telemadrid recibieron el Premio Iris 2020 al Mejor Programa Autonómico de la Academia de Televisión y de las Ciencias y las Artes del Audiovisual.

Súmese el buen hacer de programas como Buenos días, Madrid, matinal de cuatro horas de duración con un 7,3% o su continuación, 120 minutos con un 10,7%. En este tenía una sección de entrevistas el analista Euprepio Padula, 'Café y Parole', que supo de su cancelación el pasado 18 de agosto vía WhatsApp. Además, en su apuesta por lo digital la web de Telemadrid se colocó como la más vista de todas las autonómicas con 35 millones de usuarios y casi 110 millones de páginas vistas. Y en lo económico, sus cuentas no solo cuadraron, sino que logró acabar el ejercicio en positivo, tal y como le exige la ley.

Los datos que testimonian el desacierto de la nuestra estrategia de Telemadrid son evidentes. Cerró agosto con un 4,9% de share y el Telenoticias 2 con un 4,5% (un 45% menos). Algunas de sus ediciones han llegado a caer hasta un alarmante 1,7%. Mientras Está pasando tenía un 7% diario, el western que le sustituye tan solo ha conseguido un 1,5%, lo que ha redundado en los programas posteriores, Madrid Directo ha pasado de hasta un 13,7% a un 3,1%. Una corrida de toros se llegó a quedar en un irrisorio 2% para una emisión en directo.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

¿Hay manera de justificar estos resultados? Viendo de dónde venía Telemadrid y dónde se ha colocado en apenas unas semanas, la respuesta se antoja como un rotundo no. ¿A qué se deben y con qué intenciones se han llevado a cabo? Podríamos pensar que, en ocasiones, los políticos se lanzan a gestionar aquello que no saben sin importarles el resultado porque, a priori, nadie les va a pedir que rindan cuentan por ello o porque creen que saldrán indemnes del desastre. Pero aquí, y viendo las fichas movidas últimamente, cualquiera podría pensar que la intención sería hacer que Telemadrid deje de ser un medio de comunicación para volver a ser un altavoz al servicio del gobierno que lo financia y de los partidos políticos que lo conforman.

¿Qué futuro le espera a Telemadrid? Todo apunta, de primeras, a volver a ser irrelevante.Posteriormente, quién sabe, pero la amenaza de su cierre -como ha llegado a reclamar algún grupo político- parece que vuelve a estar entre las posibilidades.

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente