Los desprecios y desplantes a Hugo Castejón lo convierten en víctima y posible ganador

¿Triste Hugo Castejón? Nos tiene tan acostumbrados a sus bromas, a veces sin gracia, y a sus peculiares bailes, ya todo un clásico de Gran Hermano VIP 7, que es difícil imaginárselo decaído. Sin embargo, lo está y mucho. Por primera vez el concursante repescado se ha derrumbado y ha confesado que se encuentra destrozado por el trato humillante recibido los últimos días en la casa. A excepción de Adara y Joao, nadie le aguanta y las discusiones con él suelen ser de cinco contra uno. Sus enemigos en la casa aprovechan cualquier enfrentamiento para atacar en masa e ir directo a la yugular. Una situación que empieza a debilitarle en el concurso, especialmente ahora que está de nuevo nominado y peligra su estancia en el reality

(Mediaset, Fuente: Twitter: GHOficial)

Soy una persona que intento ocultar mi malestar. Hay momentos en los que por dentro me vengo abajo. Me cuesta salir adelante. Sé que va a ser así hasta que me vaya. Pero tengo ilusión por demostrar que no siempre ganan los que abusan”, explicó con la cara descompuesta. La palabra ‘abuso’ describe perfectamente cómo se siente Hugo. El que fuera cantante asegura que los insultos hacia su persona y, sobre todo, su físico ha sobrepasado todos los límites. Tal es el nivel de inquina hacia él que incluso ha conseguido lo inimaginable, despertar la fiera que habita en Noemí Salazar. La protagonista de Los Gispsy Kings, siempre modosita y de buenos modales, ha perdido los papeles y, a gritos, le ha puesto de vuelta y media.

Sí, es cierto, Hugo le gastó una de sus bromas pesadas pero la cosa se fue de madre. Todos habían escrito cosas significativas a modo de grafiti en un muro en el salón. Noemí puso algo así como “brillo sin apagar a nadie” y Hugo lo cambió por la frase “brillo sin pagar a nadie”. Ok, gracia no tiene ninguna y se puede entender el cabreo de la concursante, pero el asunto se le fue de las manos y hasta sus compañeros tuvieron que intervenir para pararle los pies. “Yo no pago a nadie, yo brillo con luz propia”, comenzó lo que se convertiría en una guerra. “Que tienes cara de besugo con esas mechas más antiguas que el cagar. ¡Mala ruina tengas tú sólo!”, prosiguió.

La amiguita de Alba Carrillo no paró ahí y continuó dedicándole una larga lista de improperios. “Feo que no brillas, si tú estás enguarrinao. Me dan ganas de meterlo en un barreño con lejía porque está comido de mierda, está sucio, no tiene lustre ninguno porque el alma la tiene negra”, dijo fuera de control en el confesionario. ¿Era necesario tomárselo tan a la tremenda? Hugo considera que no. Cualquier excusa es buena para machacarle y dejarle como el malo de la película delante de todo el mundo. El resto de los compañeros aprovecharon ese tirón para subirse al carro y pisotearle un poquito más con sus desprecios y acusaciones. Como si ya no fuese suficiente.

Las peleas constantes de Hugo con Mila, la abeja reina de la casa según muchos concursantes expulsados, son el otro capítulo de esta telenovela. La colaboradora de Sálvame no le soporta, la simple presencia de él le produce náuseas y sus broncas monumentales han convertido su estancia en un infierno, al menos eso dice ella. Tal es el nivel de intolerancia que Mila le ha hecho una advertencia. “Es agotador. Le voy a dar de hostias cuando llegue a plató, ha amenazado. “Probablemente le ponga una demanda por acoso y maltrato psicológico aunque no llegue a ningún sitio”, dijo desesperada. Incluso ha asegurado que va a exigir por contrato no encontrárselo por los pasillos de Telecinco. Pero ¿esto qué es? Ella ha dicho de todo a quienes le ha dado la gana, desde Adara, Kiko y hasta la propia Alba cuando estuvieron enfrentadas, así que debería aprender a saborear su propia medicina.

Mila está en todo su derecho de criticarle y ponerle en su sitio pero acoso son palabras mayores. Si realmente Hugo se hubiese pasado de la raya la organización y, por supuesto, el Súper ya le habrían dado un toque de atención e incluso expulsarlo, como ocurrió el año pasado con Julio Ruz y María José Ruíz. Su ex novio tuvo comportamientos excesivos y fue inmediatamente sacado del programa. Más bien parece todo lo contrario. El que está siendo acorralado, ninguneado y atacado a niveles estratosféricos es Hugo con quien no se atreven a enfrentarse de uno en uno y actúan en pandilla. No es un santo y no hay duda que su actitud crispa los nervios a cualquiera, pero de ahí a acosador hay un trecho muy grande.

La única que ha sacado la cara por él ha sido Adara, quien tanto en las galas como en las peleas entre semana, le defiende a toda costa y se posiciona a su lado. Sin embargo, los amiguetes que desparramaron en esa primera fiesta de la uva a comienzos del concurso junto a Dinio, no están tan unidos como antes, no por de conexión o cariño sino por una razón más que comprensible. La temprana salida de Hugo hizo que la joven creara unos vínculos muy fuertes con Joao, su mayor confidente y consejero con el tema de Gianmarco. Por eso, anoche en el debate cuando Jordi González le pidió que eligiese quién quería que se quedase en la casa, si uno u el otro, Adara pasó un gran apuro. Estaba entre la espada y la pared pero había que elegir y se posicionó con Joao. Hugo, que ya estaba devastado por todo lo ocurrido con el resto, le cayó esa decisión como un balde de agua fría.

Si tengo que elegir a alguien es a Joao, que me perdone”, dijo muy afectada Adara. “Joao ha pasado aquí conmigo los momentos más duros”. Su cara decía una cosa, pena y decepción, pero las palabras de Hugo fueron de comprensión hacia su amiga, a menos de cara a la galería. Entendió y punto, no hubo reproches. Pero de alguna manera sintió que está solo en la casa y que no cuenta con el apoyo de nadie.

A pesar de todo y todos, Hugo no tira la toalla. Sabe que Adara y Joao son rivales fuertes y que no lo tiene fácil, pero apuesta por seguir en su última carta, la del público que, a juzgar por los aplausos y gritos de apoyo desde plató, podría darle una grata sorpresa este jueves de expulsión. Su entrada ha desempolvado muchos muebles de la casa que pasaban por ahí y ha provocado las discusiones más fuertes quizás de todas las ediciones de GH VIP, razones de peso que para muchos deberían mantenerle en Guadalix. Su destino está nuevamente en las manos de la audiencia, la misma que una vez le expulsó y más tarde le eligió para volver.

Más de GH Vip 7:

El pasado infiel de Hugo Martín Sierra al descubierto: así es la vida del (ex) novio de Adara Molinero

Alba Carrillo, ¿más lista de lo que creemos? El juego que la está salvando de ser expulsada

De la tragedia a la comedia: Adara y Joao disimulan la escucha de sus conversaciones en GH VIP

Luca Onestini señala a Adara y Hugo como los grandes montajistas, ¿qué esconden según el italiano?