Desmienten el efecto 'quema grasas' del ácido alfa-lipoico

De moda en los gimnasios como método rápido para quemar la grasa corporal, médicos especialistas en Endocrinología y Nutrición desaconsejan su uso como suplemento alimenticio para adelgazar

Hasta ahora las cápsulas de ácido alfa lipoico formaban parte de la suplementación dietética saludable pero los endocrinólogos han desaconsejado su uso como suplemento alimenticio y niegan que sirva para perder peso. (Foto: Getty)

Tras la muerte de una enfermera de 28 años en Don Benito (Badajoz) que consumió por error dosis elevadas de ácido alfa-lipoico (ALA), los endocrinólogos han hecho público un documento en el que desaconsejan el empleo de este producto como suplemento alimentario.

Presente en muchos suplementos nutricionales, se cree que tiene efectos antioxidantes, antienvejecimiento y pérdida de peso. Por eso, el ALA se ha convertido en otro producto de culto en los gimnasios, donde es muy habitual tomar cócteles de vitaminas, proteínas y ácidos antes de entrenar para mejorar el rendimiento y los beneficios.

En principio, nadie necesitaría tomar un suplemento de este ácido puesto que existe de forma natural en nuestro cuerpo, y al ser este autosuficiente, se abastece sintetizándolo el mismo. (Foto:Getty)

Sin embargo, desde la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición (SEEN) aseguran que no está probado que tenga efectos beneficiosos para la salud, por ejemplo el de “quema grasas”.

Qué es el ALA

Es un antioxidante no enzimático (soluble tanto en lípidos como en agua) que retiene y retarda los procesos de estrés oxidativo, el envejecimiento celular, procesos inflamatorios y degenerativos.

Se encuentra de forma natural en la mitocondria de las células, como parte de un sistema de enzimas que ayudan a la producción de energía, lo que lo clasifica como un ácido graso mitocondrial esencial para las funciones vitales a nivel celular.

El ácido alfa-lipoico es un componente no–esencial de algunos alimentos que contienen sulfuro según la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA). Es decir, que está presente de forma natural en algunos alimentos, generalmente unido a proteínas, a muy baja concentración (en torno a 0.3 mg/100 g de las fuentes alimentarias que son más ricas en él, como las espinacas o el brócoli dentro de los vegetales y los riñones dentro de la carne) y se puede medir en los alimentos por métodos estandarizados.

Con una mayor presencia en las vísceras de animales como el hígado de vaca o de buey, las coles de Bruselas, los cereales integrales y la levadura de cerveza también son muy ricas en ácido lipoico.

Se puede adquirir en farmacias, parafarmacias, herbolarios, centros de naturopatía y en Internet para su consumo oral; los expertos recomiendan tomar 1 ó 2 cápsulas diarias con la comida o inmediatamente después; con 300 mg es más que suficiente.

Para qué se toma en realidad

Está indicado para pacientes con Alzhéimer, para prevenir las complicaciones de la diabetes, al aumentar la sensibilidad a la insulina, y en ocasiones para combatir otras enfermedades como el cáncer.

Además, se le atribuye un efecto protector del hígado pues mejora la circulación hepática, contribuyendo a una regeneración más rápida de los tejidos. Se recomienda en casos de ictericia, hepatitis, hepatitis viral, cirrosis, etc.

No obstante, está totalmente desaconsejado tomarlo sin consultar al médico previamente.


Representación de una molécula de ALA. Los átomos se representan como esferas con codificación de colores convencionales: hidrógeno (blanco), carbono (gris), oxígeno (rojo), azufre (amarillo). (Foto: Getty)

Por otro lado, los especialistas resaltan que la estructura química de esta sustancia es diferente cuando se presenta de forma natural en los alimentos, en comparación a la forma que se utiliza en los suplementos alimentarios.

Tras una revisión científica de este asunto, un panel de científicos expertos a nivel europeo, concluyeron que, debido a falta de evidencia científica, no se puede establecer una relación causa-efecto entre el consumo del ácido alfa-lipoico y los efectos beneficiosos que se les atribuye:

  • La protección de los lípidos del cuerpo del daño oxidativo

  • Mantener concentraciones normales de colesterol en la sangre

  • Reducción de la grasa corporal

  • Incremento de la beta-oxidación de los ácidos grasos

  • Regeneración de genes

Intoxicación y reacciones adversas

Los efectos secundarios dependerán siempre de la dosis consumida. En personas sanas que tomen dosis muy elevadas podrían aparecer erupciones en la piel y molestias digestivas. También puede provocar dolores de cabeza, hormigueo y calambres musculares.

Además, una ingesta excesiva o inadecuada de este complemento puede provocar toxicidad en el hígado, lo que puede desencadenar en un fallo hepático que derive en la muerte, aunque los expertos señalan que son casos aislados.

¿Tomas pastillas quemagrasas u otros suplementos dietéticos? ¿Alguna vez te has llevado un susto?

También puede interesarte:

Las 2 condiciones que deben cumplir los medicamentos online

El 'fenómeno Popeye': por qué no debes tomar complementos nutritivos como si fueran caramelos

¿Medicamentos contra el dolor o compuestos letales? Después de lo de Prince, el debate se reabre

¿Son seguras las dosis elevadas de los medicamentos?