Organizar un ‘Desfile del Orgullo Hetero’ y que solo vayan dos (o tres) personas

Unas 300 personas habían mostrado su interés en acudir a la marcha del Orgullo Heterosexual convocada para el pasado 16 de noviembre en Dallas, Estados Unidos. Sin embargo, a la hora de la verdad, solo dos personas -tres o cuatro según algunas fuentes- se presentaron en el lugar señalado a la hora establecida. Ni siquiera la mujer que lo había organizado hizo acto de presencia y, como era de esperar, los tuiteros no han tenido piedad con el ridículo realizado.

La idea surgió a raíz del Desfile del Orgullo Hetero realizado este verano en Boston. Un acto que, todo sea dicho, tampoco es que fuera un éxito de asistencia. Acudieron un par de cientos de personas, los contramanifestantes les eclipsaron y la jornada acabó con enfrentamientos y heridos. En aquel acto se vieron pancartas con mensajes homófobos y algunos de los concentraros mostraron su apoyo a Donald Trump y sus políticas.

Ese es el resumen, más o menos, de lo ocurrido en Boston. Pese al fracaso de aquel desfile, una mujer llamada Teresa Stephens Richenberger intentó repetir convocatoria en pleno mes de noviembre en Dallas y lanzó una llamada a través de Facebook. 300 personas dijeron que irían, como puede verse en Protect Our Next Generation.

Llegó el día y la hora y lo cierto es que frente al Ayuntamiento de la ciudad había más contramanifestantes y agentes de policía que manifestante secundando la propuesta de Richenberger. Concretamente y según medios locales, 20 y 12 frente a dos, que son los que se han vuelto virales en la foto que circula de ambos con la bandera del Orgullo Hetero y de los que se están mofando en redes sociales.

Según cuenta la web Dallas Voice en su crónica de lo ocurrido, estos dos hombres que acudieron a la llamada lo hicieron desde Boston y recorrieron, dicen, “2.857 kilómetros para subirse a un banco con una bandera”. Entre las proclamas que lanzaron contra quienes fueron a la plaza para contraprogramar su manifestación, se pudieron escuchar frases como “solo existen dos géneros” y “¡soy parte de una mayoría oprimida!”.

Al parecer, después duplicaron su representación, según Dallas Observer, con la llegada de un tercer hombre y una mujer que aseguraba que había dejado de ser lesbiana tras encontrar a Dios. También se ha publicado que el acto había sido cancelado un día antes de su celebración por las tasas que debían pagar los convocantes para poder llevarlo a cabo.

Aún así, estos dos bostonianos no se dieron cuenta o, si ya tenían los billetes, decidieron hacer el viaje igualmente y montar su propio Orgullo. Eso hicieron y las cuentas siguen sin salir, porque en el evento en Facebook hay más de 50 personas que aseguran haber asistido y allí no había tanta gente bajo su bandera. Quizá en la próxima convocatoria tengan más éxito. Porque ya han anunciado que tienen intención de repetir.

Más historias que te pueden interesar: