COVID-19 | Las precauciones que debes tener en cuenta antes de ir a la peluquería

Extremar las precauciones de higiene es la máxima a seguir por peluqueros y clientes para que ellos puedan trabajar y nosotros disfrutar del servicio sin correr riesgos innecesarios

Aunque sea incómodo, debes tener la mascarilla puesta durante todo el servicio. (Foto: Getty)

La concertación de una cita previa como requisito fundamental, la limitación del aforo a un 30 por ciento y la recomendación del uso de mascarillas no son lo único que debes saber antes de acudir a tu peluquería. “Prácticamente desde el segundo día de confinamiento hemos empezado a preparar la vuelta, estudiando también los protocolos de otros países”, cuenta Teresa Arzti, Directora de Marketing y Comunicación del grupo Provalliance en España, que engloba Llongueras, Jean Louis David, Frank Provost, The Barber Company y Loida.

Desde el principio debes tener claro que tendrás que respetar las medidas de higiene del local y colaborar. Al llegar tendrás que esperar fuera, cuando el local esté despejado te darán paso y te invitarán a lavarte las manos con gel hidroalcohólico. Conviene, no obstante, que llevemos el nuestro en el bolso y lo apliquemos justo antes de entrar al salón.

Todo será desechable y desinfectado

Es importante que acudas sin joyas ni abalorios. Si no llevas tu propia mascarilla y guantes, el centro te los facilitará; “sin ellos el servicio no se podrá realizar”, apunta Claudia Campagna, de Treatwell España, plataforma de reservas online de tratamientos de belleza.

Nada más poner un pié en el interior apreciarás los cambios. Ojo con las muestras de afecto, por muchas ganas que tengas, nada de apretones de manos, abrazos y besos (todo llegará). La zona de recepción debería estar despejada y con información a la vista sobre las medidas de higiene y seguridad, incluso con alguna señalización de la distancia mínima recomendada a través de marcas en el suelo o barreras.

Tus pertenencias personales se almacenarán en una bolsa hermética e individual que te entregarán a la salida. Si no lo hacen, solicítala tú.

Aunque tu primer impulso sea sentarte para esperar tu turno, no debes hacerlo hasta que te lo indiquen y, si hubiera otro cliente, asegúrate siempre de dejar una o varias butacas de separación. Y no, esta vez no habrá prensa ni revistas o productos de exposición. Si quieres entretenerte leyendo los cotilleos del corazón o conociendo las últimas tendencias de la temporada, llévate tus propias revistas de casa. No se aconseja el uso del teléfono móvil en el interior de la peluquería.

Los guantes son un requisito indispensables para trabajadores y clientes. (Foto: Getty)

En cuanto a los trabajadores, deberán llevar mascarillas FFP2, guantes de nitrilo (que no se enganchan en el cabello) e incluso pantallas faciales, que minimizan el riesgo de contagio por la nariz y la boca. En caso de que no sea así, no deberías dejar que te atiendan. Es importante que sea el mismo peluquero o peluquera el que empiece y acabe el servicio.

Como siempre, te darán una bata, pero esta vez será desechable como la toalla, y según el centro, pueden ofrecerte unos cubrezapatos. Este tipo de material de protección desechable individual podrá estar ubicado en contenedores específicos; y en vez de los dispensadores de agua, es posible que haya botellas de agua individuales o vasos de un solo uso.

Aunque las manetas, estantes, sillones y baños se irán desinfectando es mejor que evites el contacto directo con todo aquello susceptible de haber sido tocado o impregnado por saliva. Ven de casa con todo hecho para facilitar las cosas, ya me entiendes.

Los tocadores y los lavacabezas son uno de los elementos más delicados de los salones de peluquerías. Los que dispongan de espacio y hayan tenido tiempo habrán colocado mamparas entre clientes. Algunos han forrado los sillones para poder desinfectarlos después de cada uso.

En cualquier caso, si hay dos lavacabezas, sólo se podrá utilizar uno. Con los tocadores, habrá que dejar uno vacío entre cliente y cliente.

Si vas a teñirte o darte mechas y en algún momento tienes que retirar la mascarilla para que apliquen el tinte en las raíces, quitatela solo por los laterales (tras haberte desinfectado las manos primero), y sujeta la parte central con una mano para mantener tapadas boca y nariz.

Acabo el tratamiento, ha llegado el momento de pagar. Aunque están obligados a desinfectar el teclado del TPV después de cada uso (igual que el ordenador o la tablet), si tienes tarjeta contactless úsala. Algunos salones están incentivando el pago online para ahorrarse este paso.

Más historias que pueden interesarte:

5 claves para evitar lesiones en la piel por el uso de mascarillas

Mejor caminar o subir escaleras que correr (si sales a hacer deporte en la desescalada)