Desequilibrios en el microbioma vaginal: estas son sus posibles consecuencias

·4 min de lectura
Photo credit: Siriporn Kaenseeya / EyeEm - Getty Images
Photo credit: Siriporn Kaenseeya / EyeEm - Getty Images

¿Alguna vez has sentido picores o molestias en tu zona íntima? Si es así, seguramente te hayas llevado un buen susto -sobre todo la primera vez- además de una sensación muy desagradable. Pero tranquila, es mucho más común de lo que crees. Si le preguntas a cualquier amiga o familiar, seguramente habrá pasado por una situación similar anteriormente, pues es tan sencillo como que tu pH vaginal sufra una alteración.

Decimos sencillo porque es una cosa mucho más rutinaria de lo que imaginas. La vagina cuenta con un ecosistema de microbios que debemos cuidar diariamente para mantenerlo en un perfecto equilibrio, pues realiza numerosas funciones en beneficio de nuestra salud íntima, relacionadas con procesos fisiológicos como el desarrollo de la inmunidad, la resistencia a infecciones o la biodisponibilidad de nutrientes.

Probablemente desconocías que la vagina cuenta con una serie de microbios y, por lo tanto, sea algo que no tenías en cuenta hasta ahora. Y lo cierto es que ese ecosistema se puede ver alterado por cosas muy simples.

Cuando este microbioma vaginal (vaginoma) se perturba, la acidez de la flora vaginal se altera y puede desencadenar en diferentes infecciones por hongos, levaduras o bacterias. En la mayoría de los casos, la composición del microbioma vaginal se ve afectada a causa de un desequilibrio en el pH vaginal que suele originarse ante situaciones rutinarias como:

  • El uso de sustancias químicas o tejidos que irritan o provocan reacciones alérgicas locales (productos de higiene, látex, determinada ropa interior…).

  • Traumatismos causados por rozaduras por el uso de prendas ajustadas.

  • El uso de antibióticos de amplio espectro.

  • El uso de corticoides durante períodos largos.

  • El uso de métodos anticonceptivos (preservativos, DIU, píldoras).

¿Qué sucede cuando el pH vaginal se desequilibra?

Belén Gómez, Ginécologa en el Hospital Infanta Leonor, recuerda que el pH es un elemento que fluctúa ya que “durante la época fértil de la mujer, el pH vaginal se sitúa en torno a 4.5-5. Antes de esta época, en la menarquia (antes de tener la regla), el pH vaginal es en torno a 7, al igual que en la menopausia. Este pH de una mujer fértil se eleva ligeramente durante la menstruación, y es menor durante el embarazo”.

Cuando el pH vaginal se ve alterado por factores no naturales, se favorece la presencia de molestias como picor, ardor, irritación y enrojecimiento, así como la aparición de infecciones vaginales, entre las que destacan:

  • Vaginosis bacteriana. Causada por Gardnerella vaginalis, suele estar acompañada de bacterias anaerobias que causan el mal olor característico de estas infecciones. En estos casos es conveniente aumentar la acidez con productos de pH 3.5-4.0.

  • Infección vaginal por protozoos. La más frecuente la produce el Trichomonas vaginalis en el 90% de los casos y conlleva un pH vaginal >4.5 o 4.7, pero también entre 5.0 y 6.5. Por ello, en este caso es recomendable disminuirlo, con productos de pH 3.5-4.0.

  • Candidiasis. La infección vaginal por hongos normalmente producida por Candida albicans, conlleva un aumento del grado de acidez. Los síntomas aparecen cuando el pH vaginal está por debajo de 4.0. En esos casos se recomienda disminuir la acidez con productos de pH 6.0-8.5. Sin embargo, si en presencia de hongos el pH es superior a 4.7, cabe pensar en una infección bacteriana mixta, para la que habría que aumentar el grado de acidez del medio, recurriendo de nuevo a productos de pH 3.5-4.0.

¿Cómo controlar el pH vaginal ahora que llega el calor?

El verano está a la vuelta de la esquina y las altas temperaturas ya están aquí. Una vez que llega esta época del año vivimos situaciones en las que nuestra zona íntima se enfrenta a condiciones poco favorables, como por ejemplo el exceso de humedad a consecuencia de un bikini mojado, por lo que es importante hacer todo lo posible para cuidar nuestra zona vaginal y mantener un pH equilibrado.

Y para conseguirlo la mejor opción es utilizar productos específicos para la zona íntima. La ginecóloga Belén Gómez nos recomienda uno en concreto: "Un gel de higiene íntima tiene un pH más ácido, agentes limpiadores más suaves y además está testado bajo control ginecológico”. Por eso, lo más acertado es hacernos con un gel de higiene íntima que nos ayude a controlar el pH vaginal. Y conocemos varias opciones ideales.

El gel CHILLY pH 3.5, que cuenta con una fórmula extra protectora, ayuda a mantener el equilibrio fisiológico del pH de tu zona íntima. Está enriquecido con Glicerina que proporciona una acción hidratante, y es altamente eficaz contra los olores.

También puedes utilizar estas toallitas de la misma gama ideales para utilizar fuera de casa y seguir seguir cuidando de tu zona íntima sin importar dónde te encuentres.

Este gel íntimo de Nivea está arrasando en Amazon por eso tampoco se nos podía pasar recomendártelo. Con él podrás lograr una agradable sensación de limpieza, protección y bienestar.

Por último, pero no menos importante, te recomendamos este gel íntimo de la marca ISDIN que cuenta con la etiqueta de producto de 'Belleza Premium' en Amazon y que también es ideal para cuidar tu flora vaginal.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente