Descubre qué es el aborto espontáneo y por qué se produce

·4 min de lectura
Photo credit: Getty Images
Photo credit: Getty Images

El aborto espontáneo clínico se produce entre el 10-20% de los embarazos y por lo general el 85% se produce en el primer trimestre de la gestación. Explicamos todo sobre el aborto espontáneo.

¿Qué es un aborto espontáneo?

Según la Sociedad Española de Ginecológica y Obstetricia (SEGO) se considera aborto a la expulsión o extracción de su madre de un embrión o de un feto de menos de 500 g de peso (aproximadamente 22 semanas completas de embarazo) o de otro producto de gestación de cualquier peso o edad gestacional absolutamente no viable, independientemente de si hay o no evidencia de vida o si el aborto fue espontáneo o provocado. Es decir, el aborto espontáneo es la pérdida espontánea de un embarazo antes de la semana 20 y se produce de manera natural, a diferencia de los abortos médicos o quirúrgicos. La pérdida del embarazo después de 20 semanas se llama muerte fetal.

Muchos abortos espontáneos se producen de manera tan prematura que la mujer no llega a tener un periodo sin menstruación y no se da cuenta de que ha tenido un aborto. Se considera que la mayor parte de los abortos espontáneos tienen lugar en las 12 primeras semanas de la gestación.

Se pueden establecer dos tipos de abortos espontáneos según el momento en el que se producen:

  • Aborto precoz: ocurre antes de la semana 12 de embarazo. En este tipo se puede incluir el aborto bioquímico, preimplantacional o preclínico, que es el que tiene lugar antes de que el blastocito se implante, hasta la primera manifestación clínica o la identificación ecográfico del saco ovular (cuatro o cinco semanas de gestación).

  • Aborto tardío: se produce con 12 o más semanas de gestación.

Según los Protocolos Asistenciales en Obstetricia sobre Aborto espontáneo de la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia “si una gestación llega a la séptima semana con una ecografía normal, la probabilidad de aborto espontáneo es muy baja, inferior al 5% de todos los abortos”.

Síntomas

Entre los síntomas más habituales de un aborto espontáneo se encuentran, tal y como explican los expertos de la Clínica Mayo, los siguientes:

- Manchado o sangrado vaginal.

- Dolor o calambre en el abdomen o en la región lumbar.

- Líquido o tejido que sale de la vagina.

-También puede presentarse fiebre de 38,5° C o más.

Factores de riesgo

Existen algunos factores de riesgo para que se produzca un aborto espontáneo, vamos a explicar algunos de los principales:

  • El riesgo de aborto espontáneo aumenta con la edad materna: 11,1% entre 20-24 años, 11.9% de 25- 29 años, 15% de 30 a 34 años, 24,6% de 35 a 39 años, 51% de 40 a 44 años y del 93,4% a partir de los 45 años, según datos publicados por la empresa especializada en analítica de estudios científicos Elsevier.

  • Haber sufrido abortos previos: las mujeres que ya han tenido un aborto tienen más probabilidades de abortar una segunda vez, y las que han tenido dos abortos tienen más posibilidades de sufrir un tercero. No obstante, según la misma fuente estadística citada anteriormente, una mujer que haya tenido tres abortos, aún tiene una posibilidad del 55% de tener un cuarto embarazo con éxito.

  • Problemas cromosómicos: pueden deberse a falta o exceso de cromosomas. En gran parte de las ocasiones estos problemas cromosómicos se deben a errores que se producen al azar durante la división y el crecimiento del embrión.

  • Problemas de salud materna: diabetes no controlada, infecciones, problemas en el cuello del útero y problemas hormonales o de tiroides, por ejemplo.

  • Fumar, beber alcohol y consumir drogas también puede provocar un aborto.

  • Peso materno: tener sobrepeso o un peso bajo aumenta el riesgo de aborto espontáneo.

Tratamiento

Es importante saber que cuando un aborto espontáneo ha comenzado no puede detenerse, por lo que el feto y el líquido amniótico deben expulsarse. El tejido que se expulse por la vagina debe ser analizado para determinar si hay alguna causa que pueda ser tratable ante otro posible embarazo.

En el caso de que el tejido no sea expulsado por completo del cuerpo de forma natural (aborto incompleto), los médicos podrán recurrir a tratamiento quirúrgico (legrado) o medicamentos para favorecer la expulsión. Los expertos consideran que en las primeras semanas del embarazo el aborto farmacológico es más eficaz que el quirúrgico.

Es importante señalar que después de un aborto espontáneo no se deben mantener relaciones sexuales ni introducir nada en la vagina durante aproximadamente 2 semanas.

Como nota positiva se debe recurrir a las estadísticas: un 85 por ciento de las mujeres que sufren abortos espontáneos tienen después embarazos normales.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente