Las desavenencias del clan Pantoja salen a relucir el día de la muerte de doña Ana

·3 min de lectura

Ana María Martín, la madre de Isabel Pantoja, ha fallecido a los 90 años en la finca Cantora según ha adelantado en primicia El Español. La matriarca del clan ha muerto a los 90 años de edad apenas unos días después de ingresar de urgencia con un diagnóstico delicado en el Hospital Universitario de Puerto Real (Cádiz). Y es que en los últimos años la salud de la abuela de Kiko Rivera se había debilitado tras sufrir un ictus en octubre de 2019. Precisamente el DJ se ha convertido en uno de los protagonistas de esta pérdida puesto que no ha dudado en hacer públicas las desavenencias familiares.

SPAIN - SEPTEMBER 29: Ana Martin with her family, on January 6, 2014, in Cadiz, Spain
. (Photo By Europa Press Reportajes via Getty Images)
(Photo By Europa Press Reportajes via Getty Images)

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un post de Instagram no disponible por tus preferencias de privacidad

La madre de Isabel Pantoja ha fallecido rodeada de sus familiares más allegados como la propia tonadillera o su hijo Agustín Pantoja que este mismo miércoles celebrarán una incineración en el tanatorio de Jerez de la Frontera, en la más estricta privacidad de la familia. Se trata de un duro revés para el clan sobre todo si tenemos en cuenta que esta pérdida coincide en el tiempo con la boda de Anabel Pantoja y Omar Sánchez en la isla La Graciosa (quienes acaban de anunciar la cancelación del enlace) y que, además, Kiko Rivera ha soltado por su boca sapos y culebras tras enterarse de la muerte de su abuela por la televisión.

Lo cierto es que, como bien reconoció en 2019 Isabel Pantoja en el programa de Telecinco Volverte a ver, doña Ana ha sido mucho más que una madre para ella, es decir, también ha ejercido de guía y de consejera. La matriarca de una familia mediática que siempre ha permanecido en segundo plano muy pendiente de su hija pero también desarrollando una faceta protectora para su nieto Kiko Rivera. Por eso el DJ ha querido llorar su pérdida públicamente.

Lo que pasa es que el sevillano ha aprovechado la coyuntura para sacar a relucir las desavenencias familiares del clan Pantoja que se dividió drásticamente a raíz de la emisión de Cantora: La herencia envenenada en Telecinco. Es decir, si bien con la muerte de doña Ana empieza una nueva era para los Pantoja, Kiko Rivera ha puesto de manifiesto que será difícil acercar posturas con su madre y su tío Agustín Pantoja quien ha cuidado de su progenitora hasta el último momento en la finca gaditana.

En su perfil de Instagram, Kiko Rivera, que ya había emprendido el viaje a las Islas Canarias con Irene Rosales, al igual que su hermana Isa Pantoja y Asraf Beno, para acudir a la boda de su prima Anabel Pantoja con Omar Sánchez, ha dado muestras de que adoraba a doña Ana a pesar de que sus últimos años de vida han estado marcados por los desaires y las disputas familiares que provocaron que, de un tiempo a esta parte, la nonagenaria no pudiese disfrutar de sus nietos y sus bisnietos. Sin embargo, como insistimos, el DJ ha ido más allá con su mensaje de despedida mediático porque sabía que la salud de su abuela se había resentido pero ni por asomo se esperaba que le pudiera pasar algo ni mucho menos que le prohibieran darle un último adiós.

“Hoy te has ido y contigo se ha ido parte de mi vida. No sé qué hacer estoy perdido y en La Graciosa. Tuve mis dudas de venir pero al final arriesgué y perdí. Yaya de mi alma tantos meses sin verte y ahora ya no te veré nunca más. Mi abuela, a la que no dejan que vaya a despedirme por mierdas de problemas familiares. Órdenes expresas desde Cantora... No queremos que venga nadie. No sé nada sólo sé por la tele porque nadie me ha llamado para decirme nada. No sé qué se va hacer ni donde ni horarios ni absolutamente nada. Solo quiero que me dejen despedirme de mi abuela. No quiero saber de nadie más, todos los demás me importan una mierda. Porque son unos indeseables todos. Me quedare esperando y rezándote. Me quedare quieto y callado pensándote. Lo siento mucho, yaya. Pero tus hijos no me dejan despedirme, ni siquiera me han informado de tu estado”, ha publicado de forma contundente el primogénito de Isabel Pantoja. Un texto en el que no oculta su malestar y que, todo sea dicho, ha venido acompañado de unas fotografías junto a su abuela.

Asimismo Kiko Rivera ha añadido, en lo que se entiende como un ataque muy duro hacia su madre Isabel Pantoja y el resto de la familia, me siento roto, solo y desolado. Tú alma vive en mí y aunque no me pueda despedir de ti (lo hice en su momento) pero ahora lo necesito otra vez, siempre te llevaré en mi corazón. Descansa en paz yaya. Por siempre tu nieto favorito”.

En resumen, la muerte de doña Ana ha avivado los malos rollos entre el mediático clan así que todo apunta a que la pérdida de la madre de Isabel Pantoja hará correr ríos de tinta y generará un enorme contenido televisivo. Y es que, a juzgar por las palabras del DJ, muy frustrado por la falta de información por parte de sus seres queridos, no parece que el fatal desenlace de la matriarca vaya a acercar posturas con la tonadillera.

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente