El desatino de Telecinco en su año más feminista

·5 min de lectura

Este 2021 Telecinco se ha sumado al movimiento feminista más que nunca a raíz de la emisión de la docuserie Rocío, Contar la verdad para seguir viva que desde su estreno el pasado 21 de marzo se ha convertido en toda una declaración de intenciones. Si bien en la cadena de Fuencarral ya se había trabajado previamente en Con M de Mujer, sección de Sálvame que nació para concienciar sobre la violencia de género, lo cierto es que tanto Mediaset como, más específicamente, la productora La Fábrica de la Tele han hecho todo lo posible para que cale en la audiencia el mensaje de Rocío Carrasco y se hable en la televisión de feminismo con la misión de cuestionar los comportamientos machistas.

Sin embargo, aunque en las últimas semanas en la cadena se ha profundizado en los micromachismos y se ha llevado a cabo un activismo feminista con Carlota Corredera como abanderada de la causa, Telecinco ha tenido un desatino en el estreno de la segunda edición de La última cena. De un tiempo a esta parte se procura, con mano izquierda, afear las conductas machistas que florecen en los diferentes platós y se intenta incorporar el conocimiento sobre género en los debates, sin embargo, la puesta en escena del programa culinario ha quedado señalada negativamente por la presencia de varias chicos jóvenes en calzoncillos mientras los concursantes se han marcado el primer cocinado.

¿Qué sentido tiene esta imagen en el año más feminista de Telecinco?

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un vídeo de Twitter no disponible por tus preferencias de privacidad

El 22 de mayo de 2020 se estrenó en Telecinco La última cena, programa en el que varios colaboradores y rostros habituales de Sálvame compiten entre ellos preparando por parejas, durante tiempo limitado, elaboraciones que posteriormente son juzgadas. La primera edición, que coronó a Jorge Javier Vázquez y Belén Esteban como vencedores tras ganar el duelo a Terelu Campos y Víctor Sandoval, funcionó como un tiro por lo que para este 2021 la cadena ha dado una vuelta de tuerca al formato, renovando el casting y situando a Paz Padilla como maestra de ceremonias.

La primera entrega de La última cena ha anotado un 15.7% de cuota de pantalla y ha reunido a 1.105.000 espectadores de media mientras que Inocentes, la nueva serie de Antena 3, ha desembarcado débil en el prime time con un 9.1% de share. El recuerdo de Mila Ximénez, fallecida el pasado 23 de junio, ha impregnado este primer programa. Solo hace falta darse un paseo virtual por Twittter para comprobar cómo a los internautas les ha dado mucha nostalgia la anterior edición que marcó el último trabajo de la colaboradora quien, todo sea dicho, se coronó como la octava clasificada dando grandes momentos televisivos. Asimismo, Josep Ferré también ha sido muy aplaudido en la red del pájaro azul por su imitación a Anabel Pantoja.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un post de Instagram no disponible por tus preferencias de privacidad

Ahora bien, si hay algo que verdaderamente ha llamado la atención de este estreno en Telecinco es el comentado desatino que ha tenido la cadena en su año más feminista. De un tiempo a esta parte se ha subrayado que entienden el feminismo, básicamente, como el principio de igualdad de derechos de la mujer y el hombre, por lo que más de un espectador se ha preguntado por qué se ha puesto a dos chicos en calzoncillos detrás de los concursantes. Y no han sido los únicos puesto que en el arranque del programa la propia Paz Padilla ha aparecido bailando con cuatro jóvenes en paños menores.

Si bien, seguramente, las redes sociales hubieran ardido más ante la presencia de mujeres en tanga y sujetador, hay quien se ha quedado a cuadros con esta puesta en escena que pone de manifiesto el largo camino que aún queda por recorrer en materia de igualdad. Los dos jóvenes en cuestión que más tiempo han permanecido en plano se han dejado ver detrás de Isa Pantoja y Asraf Beno, quienes se han puesto manos a la obra en los fogones para cocinar a Cristina Cifuentes, Silvia Pantoja, Alba Carrillo, Lucía Dominguín y Rafa Mora y, ya de paso, lanzar pullas a Isabel Pantoja dejando caer que la benjamina vivía en una jaula de cristal en Cantora.

A estas alturas, el testimonio de Rocío Carrasco relatado en Telecinco ha servido para que la cadena haya contado en directo con expertas como Ana Bernal-Triviño y, sobre todo, para que proporcione voz a mujeres que han sufrido violencia machista, psicológica o vicaria. Sin embargo, no deja de resultar paradójico que la cadena haya pasado de ayudar a muchas personas a identificarse con el testimonio de Rociito a tirar del espectáculo con unos chicos en ropa interior.

Al final, y a juzgar por los comentarios vertidos en Twitter, quizás debería dar ejemplo desde la igualdad de géneros generalizada. Máxime si luego se vanagloria de ello.

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente