Sí, también hay una depresión sonriente: qué es, síntomas y causas

Photo credit: Husam Cakaloglu - Getty Images
Photo credit: Husam Cakaloglu - Getty Images

¿Tú también has tenido o tienes una de esas amigas que parece que lo tienen todo, que siempre están felices y sonrientes, encantadas de haberse conocido, y al tiempo alguien te cuenta el pozo en el que andan sumergidas? Pues que sepas que este síndrome está a la orden del día y se empieza pensar en categorizarlo, o sea, bautizarlo.

"En psicología empezamos ya a hablar de la tiranía del positivismo, de esta tendencia a no reflejar las emociones negativas como la tristeza en esta sociedad que penaliza la contrariedad, o que se culpabiliza constantemente porque cree que no lo está haciendo bien. Las redes sociales han tenido mucho que ver en esto, porque nos hacen tender a desnaturalizarnos tratando todo el rato de sacar nuestra mejor versión: estamos absolutamente validados (o invalidados) por los "likes", cuenta Fátima Castaño, psicooncóloga de MD Anderson Cancer Center Madrid.

José Ramón Moreno, responsable de psicología de las organizaciones y del trabajo del Colegio Oficial de Psicología de Las Palmas, sí habla de un nombre científico: "depresión atípica". Y en ella, "hay un componente que dificulta su diagnótico, y es que ellos no son conscientes de ello, incluso racionalizan cómo se sienten. Cuando hay falta de inteligencia emocional, la historia se complica. Y es que nos han educado para tener una inteligencia académica, pero no nos han enseñado a saber cómo nos sentimos", detalla.

Sin embargo, algunos expertos como Ana de Paz, psicóloga de Psicopartner, dudan de que este tipo de personas de las que hablamos tengan una depresión real; la depresión con mayúsculas. "La depresión es una enfermedad muy grave que puede tener consecuencias fatales. Cuando alguien está fatal, no puede fingir; solo si se está a medias. Una cosa es estar triste, desencantada y poco motivada, y otra es estar deprimida", destaca De Paz.

La buena noticia es que la nueva corriente a cargo de muchas "celebrities" de haber visibilizado los problemas mentales han hecho que estos hayan podido "salir del armario". Así, las personas que se encuentran mal, pueden ver que no están solas y que lo que les ocurre no les está pasando sólo a ellas. Selena Gómez, Kylie Jenner, Hunter Schafer y hasta Bella Hadid han hablado abiertamente de cómo lo han vivido.

"Es cierto: aunque ahora se ve más que antes, proliferan famosos presumiendo de sus depresiones y sus enfermedades. Y es que la salud mental, igual que el feminismo, está de moda: Lady Di fue una de las pioneras en este sentido", apunta Ana de Paz.

Las razones por las que se esconde

Los trastornos mentales (y la depresión es uno de ellos) siempre han estado estigmatizados. "Quizá en los últimos 5 a 10 años un poco menos, pero la depresión es la dolencia mas estigmatizada porque vivimos en una sociedad muy productiva. Cuando alguien se coge una baja por depresión, en la empresa se comenta que el afectado se podría haber tomado unas vacaciones, pero lo cierto es que un médico lo ha considerado así. Sin embargo, es curioso: el trastorno de ansiedad no está mal visto porque tiene más que ver con el exceso de productividad", distingue Enric Soler, tutor de los estudios de Psicología de la UOC (Universitat Oberta de Catalunya), y experto en psicología de la salud y la calidad de vida.

Y la clave es que no queremos ser un problema para nadie; en esta sociedad, la tristeza se penaliza. "Es verdad que en la literatura y la música, en la ficción, la tristeza es poderosa y sugerente, pero cuando nos cuenta alguien un problema, nos ponemos nerviosas porque no sabemos qué hacer, no tenemos ni idea de cómo manejar la tristeza del otro, es una mezcla de empatía e impotencia, y miedo de que te pase a ti, a tu familia... El sufrimiento no agrada a nadie. Además, hay que tener en cuenta que nacemos con el instinto de superación, de superviviencia...", explica Ana de Paz.

Cómo detectar la depresión sonriente

Aunque las personas que están pasando por una depresión, sonriente o no, se nieguen a que se les note, "se ve en el físico: las personas que se encuentran bien están aseadas, se arreglan, su casa está limpia, cumplen con su trabajo y sus horarios, no beben ni fuman más de la cuenta... Un buen termómetro sería fijarse en si han adelgazado o engordado, si beben o fuman más, si están más irritables, si tienen broncas con todo el mundo, la casa patas arriba, o duermen mucho, o poco…", dice Ana de Paz.

Además, los ojos expresan la tristeza (en realidad, expresan todo), se nota la pesadez y el cansancio en brazos y piernas, y se es muy susceptible a la crítica y al rechazo.

Es importante reflexionar si estamos sintiendo el aislamiento, nos negamos a acudir a actos sociales o notamos que estamos haciendo una sobreexpresión de emociones positivas, artificiales o impostadas. Pero sobre todo, cuéntalo, aunque sólo sea un poquito. Si, en cambio, lo estás viendo en la de enfrente, lo importante es la comunicación, mostrarnos disponibles, validar, acompañar... Y actuar poniéndote en contacto con un profesional. Él te dará las pautas a seguir.