El truco (de los dermatólogos) para que los pelos no se enquisten

·6 min de lectura

Los tirones de la cera o la depilación con cuchilla pueden favorecer la formación de pelos enquistados bajo la piel. Te contamos cómo puedes prevenir su aparición y cuáles son los consejos de los especialistas para quitarlos sin causar heridas o cicatrices

Getty
Los métodos de depilación o factores genéticos pueden estar detrás de estas complicaciones. Si no quieres que te quede cicatriz, deja que sea el dermatólogo quien extraiga el pelo con la ayuda de una aguja esterilizada. (Foto: Getty)

Una vez que te depilas, lo normal es que los pelos crezcan de nuevo al exterior. Pero hay veces (da igual si usas cera, cuchilla o prefieres la crema) que se pueden volver a meter dentro y acabar infectándose generado bultitos rojos y pequeñas úlceras con pus.

Es lo que se conoce como ‘vello encarnado’ y pueden aparecer en cualquier parte del cuerpo como las piernas, las axilas, los brazos y la cara. Pero son especialmente molestos cuando aparecen en áreas más sensibles, como la zona púbica.

Y es que la obsesión por lucir siempre perfectas y la moda de la depilación integral está haciendo que nos depilemos mucho y demasiado, provocando el repunte de algunas enfermedades de transmisión sexual (el vello hace de barrera) y provocando casos de vulvodinia. Te contamos los pasos a seguir para un depilación más amable con tu piel.

Por qué se enquistan

Tenemos alrededor de 5 millones de folículos capilares esparcidos por todo el cuerpo. Cada uno de ellos contiene un cabello que crece a través de su piel. Incluso si eliminas el vello, seguirá creciendo a partir de estos folículos (a menos que te hagas la depilación láser, lo que daña los folículos para que no puedan producir vello).

Un pelo enquistado se forma cuando en vez de crecer fuera de su folículo y lejos de la piel vuelve a meterse para dentro, según la Clínica Mayo. Si esto pasa, el pelo se enroscará bajo la piel y puede verse como un pequeño aro con ambos extremos incrustados. Y es un problema porque puede inflamarse y hacer que salgan granitos rojos con pus que pican y duelen; incluso pueden provocar una infección bacteriana, hiperpigmentación y, si no lo solucionas bien, quedarán cicatrices permanentes.

El truco para que no vuelvan a aparecer está en una buena exfoliación de la piel, tanto antes de la depilación como después de ella. Puedes usar un guante o cepillo, así conseguirás eliminar la piel muerta y favorecer un crecimiento normal del vello. (Foto: Getty)
El truco para que no vuelvan a aparecer está en una buena exfoliación de la piel, tanto antes de la depilación como después de ella. Puedes usar un guante o cepillo, así conseguirás eliminar la piel muerta y favorecer un crecimiento normal del vello. (Foto: Getty)

"A veces cuando existe esta inflamación hay foliculitis o inflamación del folículo y es lo que causa la hinchazón y el dolor, y hay ese pus de por medio, explica el doctor Carlos Morales, especialista en Dermatología Estética y Tricología en el Hospital Universitario Ramón y Cajal y en Grupo de Dermatología Pedro Jaén, y miembro de la Academia Española de Dermatología y Venerología (AEDV).

“Existe una predisposición genética a esto, continúa el dermatólogo, y hay factores que lo favorecen, como la piel negra. También suelen enquistarse los pelos sobre todo en las zonas de los pliegues, como axilas, línea de barba, inglés, o en casos de obesidad. El tabaco también influye a la hora de que se nos enquisten los pelos. Y por supuesto los métodos de depilación como el rasurado o la cera".

Lo primero que debes hacer como hábito diario es mantener una correcta hidratación de la piel. Es algo muy importante para mantenerla sana, y en estos casos es conveniente para evitar la descamación que puede taponar el folículo piloso.

Un par de días antes de depilarte: exfolia tu piel desde los tobillos, realizando un masaje ascendente, con un producto específico mientras realizas movimiento circulares. Hazlo en seco, así conseguirás eliminar las células muertas y la primera capa de la piel, sacando los pelitos que se hayan quedado atrapados debajo. Y otra cosa, es mejor usar un producto que exfolie mediante arrastre en vez de químico para evitar irritaciones.

Justo antes de depilarte o afeitarte debes tratar tu piel rociándola con agua tibia o usando toallitas húmedas y no estaría mal, si eres propensa a las irritaciones y granitos, aplicarte una crema antibacteriana.

Tres días después de depilarte repite la operación. Además de cumplir con esta rutina (exfoliar, exfoliar y exfoliar), debes respetar un par de normas más:

  • Depilar el vello en la dirección de crecimiento.

  • Limpiar bien la zona después, con agua para eliminar cualquier resto de producto, y secarte con suavidad, sin frotar ni presionar la piel para evitar irritaciones.

  • Por último, cuando la piel esté completamente seca, aplica unas gotas de aceite hidratante para calmar la piel.

Tratamientos naturales

Si la aparición del pelo enquistado ya es una realidad, aquí tienes unos cuantos remedios naturales:

  1. Usa una piedra pómez para frotar en la zona afectada, eliminando así las células muertas de la piel.

  2. La infusión de manzanilla puede resultar muy beneficiosa al aplicarla directamente sobre la zona afectada. Posee propiedades antiinflamatorias y calmantes, y ayuda a abrir los poros de la piel.

  3. La miel de abeja es un potente antibiótico natural para evitar infecciones y disminuir la inflamación de la zona.

  4. La aspirina puede calmar el enrojecimiento y la inflamación de los granos. Su alto contenido en ácido salicílico, es muy útil para remover la piel muerta que obstruye el folículo.

  5. La sal de cocina es un excelente exfoliante que te ayudará a remover las células muertas que evitan a abertura del poro.

  6. El pepino también es una solución efectiva ya que posee propiedades calmantes y que disminuyen la inflamación.

Bajo ningún concepto

Si a pesar de toda esta atención algún vello se empeña en enquistarse, no se te ocurra sacarlo con pinzas, puedes provocar una infección al no estar esterilizadas o hacerte una herida que acabe siendo un recuerdo permanente en forma de cicatriz. Y por favor, tampoco intentes explotar el grano que haya surgido al enquistarse el pelo.

Lo ideal, si sale alguno de forma ocasional, “es aplicar antisépticos y una crema antiinflamatoria. Si se produce de forma repetida hay que acudir al especialista para que nos recomiende el tratamiento adecuado; especialmente cuando es frecuente y es causa de dolor o cuando deja cicatrices", concluye el Dr. Morales.

Así que ya sabes, busca algún producto con ácido acetilsalicílico para exfoliar en profundidad y liberar definitivamente el vello. El aceite de árbol de té es un muy buen antibacteriano natural, te ayuda a reducir la infección y a secar el granito inflamado para permitir que el cabello vuelva a salir. Bastará con la aplicación de una gotita y hacer un masaje con la ayuda de un bastoncillo. El aceite esencial de hamamelis también va muy bien para reducir las inflamaciones y las infecciones.

Más historias que pueden interesarte:

Poiquilodermia: la razón por la nunca debes rociar perfume (o aftershave) en tu piel antes de salir al sol

5 pasos para resetear la piel y prepararla para el verano

Vulvodinia: La razón por la que solo deberías eliminar el vello del área del bikini

Hacer esto por tu pareja o por verte sexy aumenta el riesgo de transmisión de ciertas enfermedades

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente