Dependencia emocional o que alguien te importe: la delgada línea que lo separa

dependencia emocional
¿Dependencia emocional o que alguien te importe?Edward Berthelot

Se llama Buenaventura del Charco Olea, pero es más probable que lo conozcas como @ventura.psicologo. Es uno de los psicoterapeutas y divulgadores más activos en las redes y acaba de publicar, por cierto, su nuevo libro: Hasta los cojones del pensamiento positivo (Planeta).

Y es que, al contrario que muchos otros divulgadores de psicología o salud mental, Buenaventura pretende centrarse de forma honesta a los problemas que nos abordan a diario, sin cubrirlos de confeti de colores ni purpurina.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Y con la misma claridad expone en su perfil de Instagram, con más de 40.000 seguidores que siguen a diario sus conversaciones, post y reflexiones con buena acogida.

Entre una de esas últimas reflexiones, aborda el problema de la dependencia emocional, con un post más que claro sobre las diferencias entre un claro problema de dependencia tóxica y enfermiza y el hecho de que la otra persona, te importe. Y es que la línea entre ambas cosas es tan delgada que conviene pararse y prestar atención a las pinceladas que el experto expone.

"En una cultura que teme el dolor y prefiere la sobreprotección con tal de no sufrir y que exacerba el individualismo de forma cercana a la patológica, se está demonizando que el otro tenga un impacto en nosotros, que deseemos algo de él, cuando eso es algo inherente en el vínculo afectivo", comienza diciendo en la publicación. Y añade: "Asumir el dolor y el riesgo de vivir la vida, incluidas las relaciones y dejar de juzgar y culpabilizar a las personas por procesos emocionales totalmente normales es, ahora, más importante que nunca".

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Entre esas diferencias que separan ambas formas de vínculo, está el control en esa relación o la forma en que priorizamos, como forma de coherencia.

Y no, si lo pasas mal porque lo pierdes, no quiere decir que tengas dependencia emocional de esa persona. Pero si estás dispuesto a hacer cualquier cosa por mantenerlo a tu lado, habemus problema...

Las señales que indican que tienes dependencia emocional

Además de ese "todo vale", el psicoterapeuta enumera algunas señales más que indican que estás ante un claro ejemplo de dependencia emocional.

  • Si sientes que necesitas que el otro esté en tu vida y para ello, harás cualquier cosa.

  • Si sientes que si pierdes el control en la relación, te desestabilizas.

  • Si utilizas al otro para tapar algún dolor emocional, algún déficit o algún miedo.

Ponte alerta si cumples algo de esta lista.